La Constituyente de Venezuela se escora hacia el chavismo radical

Diosdado Cabello, que fue número dos de Chávez, elegido para presidir la Asamblea Nacional

Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

caracas- El dirigente oficialista Diosdado Cabello fue elegido el martes como nuevo presidente de la plenipotenciaria e incontestable Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC), un cambio de mando que orientó a ese órgano, no reconocido por una parte de la comunidad internacional, hacia el chavismo más radical. El representante del ala dura del chavismo gobernante fue designado por aclamación por los más de 500 miembros de la ANC, todos afectos al oficialismo, y de entrada juró hacer “lo que tenga que hacer” para cumplir con su labor al frente de la Constituyente.

“Es un gran compromiso en el que se han metido ustedes”, bromeó al ofrecer su primer discurso y antes de citar para esta misma semana a los jefes de las comisiones de la ANC para debatir propuestas e ideas que atajen la severa crisis económica que padece el país. El considerado número dos del chavismo fue el único propuesto para asumir el cargo que dejó vacante la ahora vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, lo que transformó el debate por su postulación en una cadena de loas hacia Cabello que acabó sin votos en contra.

cercano a chávezCabello abandonó hace más de un año la silla que obtuvo hasta 2020 en el Parlamento, ahora dominado por la oposición, y fue uno de los impulsores de la ANC, que se instauró sin un referendo previo como indica la Constitución, razón por la que es acusada de fraudulenta por la oposición y buena parte de la comunidad internacional.

Por su cercanía con Chávez y su permanencia en la jerarquía del oficialismo, a Cabello se le ha conferido el título de “hombre fuerte” de la revolución. Fue el brazo ejecutor de polémicas decisiones, como la no renovación de la licencia al canal privado RCTV, y ha sido acusado de socavar la democracia en Venezuela, razón por que le han impuesto sanciones económicas la Unión Europea, Estados Unidos, Suiza, Canadá y otros países.

Ahora tendrá que ponerse al frente de un órgano que pronto cumplirá un año desde que fue instalado y que aún debe cumplir con su principal tarea: refundar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva carta magna. - Efe