Emisión imposible

Las noticias serán cosa de tronistas

Por Javier Arizaleta - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Las migraciones han dejado dos informaciones que hablan por sí solas del momento en el que nos encontramos. Una de ellos la protagonizan los niños separados de sus padres en las fronteras de USA: una política con ecos demócratas que ha usado Trump pero cuyas imágenes han conseguido que, al parecer, vaya a dar marcha atrás. La otra es la campaña publicitaria de la marca de ropa Benetton utilizando las imágenes de los migrantes del Aquarius. Un par de fotos icónicas desde luego, pero que rozan todos los límites legales y deontológicos. Es cierto: hablar hoy de deontología en plena tormenta de noticias falsas y publicidades encubiertas es como asustarse porque nos lean el cuento de Caperucita roja. Pero ojo que estos días de Mundial se podría colar cualquier cosa. Ya lo han hecho con la condena de prisión a Urdangarin o en Mediaset al cargarse el único programa crítico (Las mañanas de Cuatro) que la cadena tenía contra el poder y encima han patinado: la audiencia se les ha ido en bloque a La Sexta. No pasa nada. Las cifras del fútbol lo tapan todo. El partido Islandia-Argentina lo siguieron el 99,6% de los islandeses, una cifra que deja alucinados y envidiosos a quienes trabajan en el mundo de la televisión y su obsesión es la de construirnos mundos ficticios paralelos con los que atrapar nuestra atención para cobrarnos una pasta por ellos o colocar unos anuncios. Y digo lo de los anuncios porque el martes Antena3estrenó El cuento de la criada, una serie que ya se había visto en las cadenas de pago pero que aquí se vio gratuitamente superando sendos cortes de publicidad de siete minutos. Con todo, fue lo más visto de ese día después, claro está, de los partidos de fútbol. Un dato que indica que a la televisión convencional le quedan todavía unos cuantos telediarios. Eso suponiendo que en el futuro inmediato, estas mismas cadenas no acaben calzándose sus informativos aprovechando la próxima Eurocopa o algo así. Tranquilos: las noticias ya las darán sus tronistas.