Respaldo unánime del Parlamento al Arena

Los grupos políticos apuestan por rentabilizar su multifuncionalidad con una programación que combine cultura y deporte

Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Fotografía tomada ayer del Navarra Arena, con el frontón a la izquierda y la pista ‘central’ a la derecha.

Fotografía tomada ayer del Navarra Arena, con el frontón a la izquierda y la pista ‘central’ a la derecha. (Foto: Patxi Cascante)

Galería Noticia

Fotografía tomada ayer del Navarra Arena, con el frontón a la izquierda y la pista ‘central’ a la derecha.

pamplona- La Comisión de Cultura, Deporte y Juventud visitó ayer las instalaciones del Reyno de Navarra Arena, una obra incluida dentro del Plan Navarra 2012 con un coste estimado de 64 millones y que consta de dos pistas multifuncionales con capacidad para 10.000 y 1.500 espectadores, respectivamente, además de un frontón con 3.000 asientos.

Los miembros de la Comisión que asistieron fueron Cristina Altuna, Luis Casado, Mónica Doménech UPN), Consuelo Satrustegi (Geroa Bai), Asun Fernández de Garaialde (EH Bildu), Carlos Couso, Fanny Carrillo (Podemos-Ahal Dugu), Guzmán Garmendia (PSN) y Javier García (PPN).

La delegación del Parlamento fue recibida por Josu Janices, subdirector del Instituto Navarro de Deporte y Juventud, Javier Larumbe, arquitecto-técnico del INDJ, y Pablo Aguinaco, asistente técnico de Nasuvinsa. El objeto de la visita, según apuntó Javier García fue “comprobar el estado de las instalaciones antes de su anunciado estreno, previsto para el mes septiembre”, tras la licitación en los dos últimos ejercicios de trabajos de obra y equipamiento por importe de casi siete millones de euros.

Los Parlamentarios recorrieron las distintas dotaciones y espacios del Reyno Arena, comprobando el “casi acabado” de las obras y la “multifuncionalidad” de un recinto que, concebido en base a una “estrategia escénica”, trasciende el uso meramente deportivo. Entre las particularidades del pabellón se encuentra lo que Janices calificó como “tercer espacio”, un encofrado que alberga un conjunto de gradas a desplegar en función de lo que el espectáculo requiera. “Es difícil encontrar un Arena con tantas posibilidades en unas dimensiones tan reducidas”, constató.

En sus respectivas intervenciones, los portavoces de UPN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu, PSN y PPN se congratularon por la inminente la apertura de la instalación y abogaron por conjugar cultura y deporte en el marco de una gestión atractiva en lo ceremonial y equilibrada en lo económico.

Javier García (PPN) recordó que su grupo “lleva tiempo reclamando un empleo útil y rentable de esta insfraestructura, disponible desde hace ya unos cuantos años”.

Cristina Altuna (UPN) reconoció que “el objetivo ahora es que la gente disfrute del Navarra Arena. La apertura es una buena noticia. Hay que rentabilizarlo, se está comprobando que el impacto económico en la ciudad puede ser importante”.

Para Consuelo Satrustegi (Geroa Bai), “el Gobierno de Navarra está rescatando esta instalación con una apuesta valiente y responsable”.

Asun Fernández de Garaialde (EH Bildu) destacó la “gestión directa, a través de la sociedad pública NICDO. Siempre estuvimos en contra de esta infraestructura, pero había que buscar la mejor solución para ponerla en marcha. Sorprende, no obstante, que después de haber dado la obra por concluida hace bastante tiempo, haya que haber invertido tanto dinero para equiparla y adecuarla a la normativa”.

A juicio de Carlos Couso (Podemos) el Navarra Arena “sigue siendo para nosotros una infraestructura sobredimensionada e, incluso, innecesaria. Pero a hechos consumados, el Gobierno de Navarra se ha visto en la tesitura de obrar el milagro y dar vida a lo que no era sino un sarcófago o un mausoleo inútil”.

Guzmán Garmendia (PSN) hizo suya la idea de “sacar el mayor partido deportivo y cultural al Navarra Arena. Sería bueno que el Osasuna Magna jugase aquí. Rentabilizar esto va a ser difícil, pero hay que hacer lo posible por lograr la mejor cuenta de explotación, reduciendo, si es posible, los 900.000 euros anuales que cuesta el mantenimiento”. - D.N.