Bienvenida la Ley de Residuos de Navarra

Por Eva García Balaguer - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Navarra se ha convertido en una de las regiones más avanzadas en la gestión de residuos y estamos de enhorabuena. El próximo lunes 25 de junio vamos a celebrar en el Parlamento Foral la aprobación de nuestra primera ley de residuos: la Ley Foral de Residuos y su Fiscalidad, una norma pionera, motor de cambio hacia la economía circular y en la lucha contra el cambio climático, una urgencia de la que somos cada vez más conscientes.

La Ley navarra de Residuos propone un enfoque actual, que centra los esfuerzos en la reducción en base a la prevención, y pone freno a la eliminación. Por encima de todo, es una respuesta coherente y avanzada a uno de los problemas ambientales más acuciantes: la esquilmación de recursos y el impacto ambiental y sanitario que produce la incorrecta gestión de los residuos.

Fundamentada en dar protagonismo a la prevención, la reutilización y el reciclaje, la ley propone medidas concretas para evitar la utilización de los productos y envases de un solo uso, y promueve así la innovación en materiales y productos biodegradables, o que permitan su mejor valorización posterior.

La nueva ley responde a los principios y retos planteados desde Europa y que la ciudadanía navarra ha hecho suyos. El trabajo de personas y entidades durante dos años de participación nos permite afirmar que en Navarra estamos preparados y concienciados, y por eso podemos anticiparnos a los plazos marcados por las directivas europeas.

En estos momentos en que la marea mundial de plásticos nos devuelve la verdadera dimensión del problema, estamos convencidas de que vamos a sumar más, tanto interna como externamente. Otros han permanecido en la duda, o la inmediatez del rédito político no les ha permitido ver la transcendencia del tema. Seguro que también otros territorios nos acompañarán en este camino. En todo caso, estamos preparados para su aplicación, tanto de la ley como del propio Plan (PRN 2017-2027), y para superar los obstáculos que vayan surgiendo, con el mismo espíritu que nos ha llevado hasta aquí con éxito.

Con esta ley, Navarra ya ha cambiado el rumbo. La Ley contempla instrumentos fiscales para desincentivar la eliminación de residuos. Con ello se contribuye a generar recursos para avanzar en la prevención, garantizando que lo recaudado servirá para reforzar e impulsar los objetivos de prevención, y de potenciar la reutilización el reciclaje y la valoración de los materiales.

El impuesto que establece la Ley grava la eliminación según la cantidad generada y la capacidad contaminante de cada residuo. Es decir, que pagarán más los comportamientos más irresponsables. Por el contrario, aquellas entidades, empresas o personas que centren sus esfuerzos en la reutilización, el reciclado y la valorización de materiales reduciendo la cantidad depositada en el vertedero, pagarán menos. Hoy pagamos igual quienes lo hacemos bien y quienes lo hacemos mal. Es necesario por tanto revertir esta situación, por razones ambientales y por compromiso con las generaciones futuras, a las que no podemos dejar esta pesada herencia sin resolver.

Es una ley novedosa que, además de cuestionar el modelo de consumo de usar y tirar, avanza en la organización administrativa de la gestión de los residuos, mejorando nuestra fórmula actual y buscando el compromiso y el trabajo conjunto de entidades locales, supramunicipales y gobierno. Por eso, la Ley propone un nuevo ente de gestión de residuos que ejerza con eficiencia la necesaria coordinación y sea el apoyo principal para los entes locales primando el interés general y la gestión pública.

La ley es el fruto de mucho trabajo y podemos felicitarnos. Gracias a todas las personas que habéis querido participar en su proceso de elaboración y cuyas importantes aportaciones han sido en todo momento valoradas y contrastadas. Juntos hemos hecho posible esta ley, abriendo el camino hacia una nueva gestión de residuos, sin poner en peligro el medio ambiente ni la salud humana, y en la que el compromiso de todos y de todas nos hará avanzar.

La autora es directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno de Navarra