Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
día mundial de las personas refugiadas

“Los refugiados son personas, no números”

los expertos abogan por visibilizar y humanizar el drama vital de millones de migrantes políticos y económicos

Un reportaje de Joana Lizarraga. Fotografía Javier Bergasa - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Manuel Martorell, Javier Galparsoro e Igor García.

Manuel Martorell, Javier Galparsoro e Igor García. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Manuel Martorell, Javier Galparsoro e Igor García.

“Estamos atajando las consecuencias de la migración, pero el problema real son las causas ” “Si no ponemos historias humanas a los números se pierden en la memoria” “Ser refugiado implica levantarte un día y tener que elegir entre un ataúd o una maleta”

Las cifras de desplazados y refugiados se han duplicado en la última década hasta llegar a la friolera de 68,5 millones de personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares.

El pasado año Europa acogió a más de 704.000 refugiados y España recibió 31.120 solicitudes de personas en busca de asilo lo cual dobló el número registrado en 2016.

Aun así, hay a quien le sigue sorprendiendo la escasez de iniciativas para abrir vías legales seguras a la hora de recibir a los desplazados.

La presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, presentó ayer una conferencia que llevó por título El drama de los refugiados, en el ángulo muerto con motivo del Día Mundial de los Refugiados en la que incidió en que “las políticas migratorias deberían ser garantías de derecho, no políticas de muerte”. La presidenta de la cámara parlamentaria argumentó que la militarización de las fronteras “nunca ha evitado que la gente migre, solo ha producido que la gente muera”. Sin ir más lejos, a nivel estatal, el pasado año 200 personas perdieron la vida en la frontera sur del país. “Cerrar las vías legales y después lamentarse de las muertes en las fronteras se llama hipocresía”, concluyó Aznárez.

La conferencia organizada a instancias de la Asociación Médicos sin Fronteras tuvo como protagonistas a Igor García Barbero, periodista, miembro de la Unidad de Emergencias de Médicos Sin Fronteras y experto en el éxodo de los rohingya;Manuel Martorell, periodista navarro especializado en Oriente Medio y el pueblo kurdo, y Javier Galparsoro, abogado y presidente de CEAR-Euskadi. Nagore Eskibel, delegada de Médicos Sin Fronteras en Navarra, fue la encargada de moderar la ponencia.

javier galparsoro

Abogado (CEAR Euskadi)

“No existe el efecto llamada, solo la decisión salida”

Javier Galparsoro lleva tiempo preguntándose si la crisis la tienen los migrantes o, por el contrario, la tienen el resto de europeos por no hacer más al respecto.

“Ser refugiado implica levantarte un día cualquiera y tener que tomar una elección: el ataúd o una maleta. No existe nada parecido al efecto llamada, solo hay decisión salida”, aseguró Galparsoro de forma tajante. Este incidió en la falta de elección a la hora de migrar o de decidir a dónde ir que sufren los “aspirantes a ser refugiados”, que solo llegan a ser refugiado legalmente cuando, tras muchas trabas y tiempo, un país reconoce esa condición.

Por otro lado, la criminalización de la ayuda humanitaria fue otra de las inquietudes que planteó el abogado y presidente de la Comisión de Ayuda al Refugiado de Euskadi. Este rescató la historia de los tres bomberos sevillanos que fueron detenidos por “tráfico de personas en grado de tentativa” cuando acudieron al rescate de inmigrantes que huían de la guerra de Siria en el mar Egeo: “Como persona siento verdadero bochorno y como abogado me produce preocupación teniendo en cuenta el delito de omisión de socorro que nos piden que incumplamos”, admitió.

Después de reflexionar acerca de las decisiones políticas de la Unión Europea, Javier Galparsoro no tuvo miedo en declarar que pasa de ser europeo a considerarse “euroescéptico” y, por último, “eurófobo”.

igor garcía barberó

Periodista y miembro de MSF

“68,5 millones de rostros con historias piden refugio”

En un mundo frenético en el que las noticias se superponen unas a otras con gran rapidez “se genera mucha información y poco conocimiento”. La solución que García Barberó propuso fue la de poner rostro a las millones de personas que son golpeadas por la violencia y se ven en la situación de marcharse con lo puesto.

Como periodista, este miembro de Médicos Sin Fronteras cree que las portadas de los medios deberían “generar debate para que las políticas tengan en cuenta a las personas, no a los números”.

A Igor también le resultó paradójico el término “efecto llamada” porque “los gobiernos no responden a esa llamada con soluciones”. El periodista vio más correcto bautizarlo como “efecto llamada perdida que no hace caso a los problemas del mundo actual”.

Por último, el periodista se dirigió a sus compañeros de profesión y les pidió que no sean “turistas fugaces” en las vidas de los refugiados, sino que los traten con empatía y respeto.

manuel martorell

Periodista e historiador

“Vemos esta crisis como si no fuera nuestra responsabilidad”

Para Manuel Martorell uno de los principios básicos del drama de los refugiados es “el derecho de volver a casa con cierta estabilidad para recuperar, en medida de lo posible, su vida anterior y la situación social de los migrantes”. En 2017, de los 68,5 millones de desplazados que hubo, solo 5 millones de ellos consiguieron volver a sus países de origen en buenas condiciones.

Coincidiendo con Javier Galparsoro, Martorell creyó que cerrar los ojos ante este drama es el mayor dilema al que se enfrenta la sociedad: “Lo que más me preocupa, además de las oleadas de refugiados, es que solo estamos atajando con las consecuencias en vez de tratar de resolver el verdadero problema que son las causas”.

El periodista y doctorado en historia admitió que “no se puede pretender resolver la crisis en dos días” pero apeló a que cada uno procure ayudar desde su posición en la sociedad.

A pesar de que no esté en la mano de todos solucionar el problema, Martorell tuvo claro que es igual de importante “no contribuir en la creación del problema haciendo como si la crisis no fuera nuestra responsabilidad”.

etiquetas: navarra, refugiados