El centro de salud de Lodosa se somete a una prueba de hermetismo

Es un control indispensable para ser calificado como ‘Edificio Passivhaus’

María San Gil - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Puesta en marcha de los ventiladores en el centro de salud de Lodosa.

Puesta en marcha de los ventiladores en el centro de salud de Lodosa. (CEDIDA)

Galería Noticia

Puesta en marcha de los ventiladores en el centro de salud de Lodosa.

lodosa- El centro de salud de Lodosa fue ayer por la mañana escenario de la primera prueba de control de hermeticidad con tres ventiladores en Navarra, un riguroso análisis denominado Blower Doorque sirve para calcular los niveles de hermeticidad y estanqueidad del edificio. Y es que hay que recordar que el inmueble lodosano pretende ser el primer centro sanitario en obtener la calificación Passivhaus y, como condición indispensable, debe pasar este test.

La empresa navarra Ingeniería Hobeki fue la encargada de efectuar las pruebas pertinentes;se trata de la primera vez que se hacen en la zona norte y la sexta en el estado.

Nora Arija, arquitecta técnica ingeniera de edificación, y Arkaitz Solabarrieta, ingeniero, se acercaron hasta Lodosa para llevar a cabo los análisis, que constaron de dos fases;por un lado se abrieron todas las puertas interiores, se cerraron los conductos exteriores y se pusieron en marcha los ventiladores para comprar la ausencia de fugas de aire;y, por otro lado, midieron la preparación de los equipos.

“Con el soplado en el edificio se han realizado otras pruebas que ayudan a asegurar que el edificio dispone de la hermeticidad al viento y al aire deseados. De esta manera, se consigue un edificio eficiente y saludable”, explicaban.

Los expertos en la materia concluyeron que el centro de salud de Lodosa superó este primer examen para aspirar a ser certificado como Edificio Passivhaus, sello prestacional que certifica que cumple con los estándares de eficiencia energética más extendidos y exigentes del mundo.

gran inversiónEl Gobierno foral va a destinar 2,87 millones de euros a este inmueble, que tendrá forma de ‘L’, en una superficie útil de 1.322 metros cuadrados y cuyas obras comenzaron hace meses.

La Zona Básica de Salud de Lodosa atiende a una población de cerca de 11.000 personas, repartidas en cinco localidades (Lodosa, Mendavia, Sartaguda, Sesma y Lazagurría).