la carta del día

Municipios compuestos

Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 10:47h

Ante las informaciones que están trasladando desde diferentes ámbitos sobre la postura de la asamblea de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, y como representantes de ayuntamientos compuestos, nos vemos en la necesidad de expresar nuestra opinión desde la perspectiva de un tipo de entidad con características particulares.

Un ayuntamiento compuesto agrupa diferentes poblaciones, concejos. Las competencias y servicios que hay que prestar a la población en este tipo de entidades están repartidas entre el ayuntamiento y los concejos.

Los concejos tienen las competencias de la administración y conservación de su patrimonio, la conservación, mantenimiento y vigilancia de los caminos rurales de su término, el otorgamiento de licencias urbanísticas conforme al planeamiento, previo informe preceptivo y vinculante del ayuntamiento, la limpieza viaria, el alumbrado público, la conservación y mantenimiento de cementerios, el archivo concejil y las fiestas locales. El resto de competencias son propias del ayuntamiento.

La realidad de los 62 ayuntamientos compuestos, que agrupan 348 concejos, es muy diversa y no solo por su situación geográfica, sino por sus diferentes sistemas organizativos de cooperación entre concejos y ayuntamiento.

Entre las propuestas de la reforma que ha presentado el departamento de Administración Local, se articula un sistema de relación concejo-‐ayuntamiento que va a posibilitar, bajo el respeto al principio de autonomía local, el ejercicio compartido de competencias cuando la disponibilidad de recursos materiales y humanos en las administraciones concejiles no permita llevar a cabo las labores mínimas exigidas de forma autónoma. Se supera así la dificultad de asegurar la certeza de continuidad de los concejos.

Y no solo la continuidad de los concejos. No hay que olvidarse que algunosde los que ahora enarbolan la bandera de la defensa del municipalismo, proponían hasta hace poco la desaparición de los concejos y también los ayuntamientos de menos de 2.000 habitantes.

Este proyecto de ley tiene margen de mejora, sobre todo en definición económica, pero creemos que es el momento de poner los cimientos de la Administración local Navarra del siglo XXI. Es el momento también de plantearnos si queremos o no hacer una apuesta por la pervivencia de nuestros pueblos. Si queremos o no crear las condiciones para que no sigan despoblándose, asegurándonos la prestación de unos servicios de calidad también en el entorno rural.

Entendemos que no podemos dejar pasar esta oportunidad. Son varias legislaturas en las que se ha intentado hacer la reforma local. En ésta al menos ha habido un proceso participativo en el que todos y todas hemos aportado y enriquecido el documento que se propone.

Por lo que desde aquí queremos mostrar nuestro apoyo al Anteproyecto de Ley Foral de Reforma de la Administración Local en Navarra.

Los autores son: Ezekiel Martin Muxika, alcalde del valle de Atetz;Ramiro Urra Marcotegui, alcalde del valle de Yerri;María Isabel Cañada Zorrilla, concejal del valle de Arce y presidenta de la Mancomunidad RSU Irati;Esther Lakasta Perez-Ilzarbe, alcaldesa de Basaburua;Juan Miguel Zudaire, concejal del Ayuntamiento de Metauten y del concejo de Zufia;Amaia Mauleon, concejala del Ayuntamiento de Navascues