Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

José Luis Arasti apuesta por “tender puentes” con el Gobierno foral

El nuevo delegado del Gobierno central resalta que el “clima de entendimiento beneficiará a todos”. Anuncia que recuperará la Unidad de Violencia de Género y no escatima las críticas a su antecesora

Javier Encinas Oskar Montero - Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 10:47h

Ana Ollo y Ainhoa Aznárez conversan mientras Carmen Alba saluda a su sucesor en el cargo, José Luis Arasti, el nuevo delegado del Gobierno central en Navarra.

Ana Ollo y Ainhoa Aznárez conversan mientras Carmen Alba saluda a su sucesor en el cargo, José Luis Arasti, el nuevo delegado del Gobierno central en Navarra. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Ana Ollo y Ainhoa Aznárez conversan mientras Carmen Alba saluda a su sucesor en el cargo, José Luis Arasti, el nuevo delegado del Gobierno central en Navarra.

“El compromiso del Gobierno central con el TAP es absoluto;trabajaremos por seguir avanzando con esta obra” “Tenemos por delante la tarea de la convivencia y la normalización desde el respeto a la pluralidad y la libertad”

PAMPLONA.- El nuevo tiempo político abierto en Madrid, que ha propiciado el relevo en la Delegación del Gobierno de España en Navarra, se dejó sentir ayer en el discurso de José Luis Arasti, quien desde ahora es el responsable de esta institución. No así en la asistencia al acto, copada por cargos de UPN y PP -que aplaudieron sus palabras, pese a que contenían una indisimulada crítica a su propia gestión-, además de representantes de UGT, CCOO, la patronal CEN, el poder judicial, las universidades, los mandos militares y policiales, el Defensor del Pueblo, Javier Enériz, y la presidenta de la Cámara de Comptos, Asun Olaechea.

En un salón repleto de protagonistas de lo que fue el llamado régimen, la presencia del cambio fue compartida por la consejera Ana Ollo y la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez.

Buena parte de la intervención de Arasti se dirigió precisamente hacia el Gobierno de Navarra. Después de una etapa marcada por el ninguneo de la delegada saliente, Carmen Alba, al Ejecutivo que preside Uxue Barkos, Arasti reiteró su propósito de “tender puentes con el Gobierno foral y posibilitar una comunicación fluida y bidireccional que redunde en beneficio de todos los navarros y navarras”.

el tren y el canalNada que ver con el pasado bien reciente, en el que el derrocado Gobierno del PP tenía en UPN a su principal interlocutor en Navarra, mientras negaba al Ejecutivo foral la posibilidad de acordar un plan para el desarrollo del corredor ferroviario de alta velocidad, por citar sólo un ejemplo.

“La comunicación debe ser bidireccional con todas las instituciones, con la ciudadanía en general y, de manera más intensa, con el Gobierno foral”, dijo Arasti, que puso de relieve las “inversiones compartidas entre Navarra y el Estado de alto interés para el presente y futuro de nuestra tierra”.

Entre ellas, mencionó el Tren de Altas Prestaciones. “Saben que el compromiso del Gobierno central con esta infraestructura es absoluto”, subrayó el nuevo delegado del Gobierno central, que anunció el compromiso de trabajar “conjuntamente con los ejecutivos central y foral para seguir avanzando en esta obra.”

Al mismo nivel situó el Canal de Navarra, “otra obra irrenunciable que habrá que abordar de manera bilateral”.

“En estas y otras cuestiones de interés mutuo, confío en contar con el apoyo del Gobierno de Navarra”, continuó Arasti desde la fundada esperanza de que “las relaciones entre ambas instituciones sean más fluidas y cordiales que con el anterior Gobierno”.

Precisamente hacia la gestión y la actitud del Ejecutivo del PP no escatimó las críticas. Habló de que la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa “ha puesto fin a una etapa de sombras que se ha saldado con el descrédito de las instituciones”, que ahora se proponen “regenerar”. Y recordó los “años durísimos en los que la ciudadanía ha sufrido recortes en servicios, peor calidad de vida y retrocesos en derechos”, que hay que “ir recuperando poco a poco”.

No se detuvo ahí Arasti en sus críticas a la acción institucional del PP, al que afeó que la Unidad de Violencia de Género haya estado “sin cubrir en esta Delegación durante los tres últimos años”. Un asunto “capital” para el PSOE, cuyo reto es reforzar.

También se marcó el objetivo de “profundizar en la coordinación y colaboración entre cuerpos policiales”, que “será preciso abordar en los próximos meses”.

memoria históricaAraiz dejó para el final de su discurso lo relativo a la memoria histórica y a la reciente. “Tenemos por delante la tarea de la convivencia y la normalización, desde el respeto a la pluralidad y la libertad de opinión”, señaló tras celebrar que es el primer delegado que accede al cargo una vez desaparecida ETA. En este punto sí reconoció el trabajo de todos los que le han precedido en el cargo y de quienes “han trabajado a pie de calle porque han sido pieza esencial en el fin del terrorismo”. Además, expresó su “compromiso con la aplicación de la Ley de Memoria Histórica”.

Arasti, que estuvo arropado por familiares, se puso desde ya “al servicio de la ciudadanía”, a la que animó a que le traslade “sus consideraciones”.

asistentes: la oposición, al copo

Esparza, Chivite y Beltrán. Pese a que el relevo en Moncloa que ha propiciado la llegada de Arasti a la Delegación se produjo con el apoyo de los partidos de izquierdas y el rechazo de la derecha, a su toma de posesión sólo asistieron los portavoces parlamentarios de la oposición. Además de su compañera María Chivite (PSN), estuvieron presentes Javier Esparza (UPN) y Ana Beltrán (PPN). No lo hicieron por problemas de agenda ni Uxue Barkos, presidenta del Gobierno foral -en su lugar estuvo la consejera Ana Ollo-, ni el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, pese a que Arasti sí le mencionó por error en el saludo inicial. - J.E.

Últimas Noticias Multimedia