Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Desalojado un hombre que había ocupado una vivienda en Añorbe

El varón, de 32 años, defiende su derecho a vivir en el inmueble “hasta que lo dictamine un juez”

Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 10:46h

Fachada de viviendas en Añorbe donde se produjo el desalojo.

Fachada de viviendas en Añorbe donde se produjo el desalojo.

Galería Noticia

Fachada de viviendas en Añorbe donde se produjo el desalojo.

pamplona- Agentes de la Policía Foral consiguieron en la madrugada de ayer que una persona que había ocupado un inmueble en Añorbe depusiera su actitud después de la intervención de los policías especializados en solucionar incidentes mediante la negociación policial. Los hechos se conocieron a las 21.47 horas tras la llamada a SOS-Navarra de varios vecinos que alertaban de una alteración de la convivencia en una vivienda de la calle Fuente Txitxar.

Informaban que un varón de 32 años había entrado por una terraza a la casa en la que vivía como okupa golpeaba las paredes del inmueble y, según la Policía Foral, amenazó con quemar la casa, algo que fue negado por el propio desalojado. La patrulla de seguridad ciudadana solicitó la presencia del equipo de negociación para intentar su entrega antes de una posible entrada por la fuerza, en caso de riesgo para su integridad o de terceras personas.

Puesto que el hombre se encaramó posteriormente al tejado, las patrullas perimetraron la vivienda y desalojaron preventivamente las casas colindantes. A las 00.46 horas, tres horas después, el hombre salió de la vivienda gracias al convencimiento de los negociadores.

versión del desalojadoNo obstante, el hombre desalojado, Alejandro Valle, ofreció una versión diferente a la del cuerpo autonómico. “Nunca dije que fuese a quemar la casa y los golpes en la pared fueron por intentar tapar todos los accesos a la vivienda. Mi intención únicamente era proteger mis muebles y mis pertenencias”, aclaró. Alejandro sufrió un desalojo hace cinco años, momento en el que decidió instalarse, junto a su hija de 8 años, en la vivienda de la calle Fuente Txitxar, que era propiedad del Banco Popular y estaba en obras. “Yo la reformé y vivía con normalidad”, apuntó.

Pese a que remarcó el “buen trato” de Policía Foral, denunció que “no hay sentencia firme, ni siquiera el banco ha amenazado con desahuciarme”. “Yo voy a seguir reclamando mi casa hasta que no decrete el desalojo un juez. - D.N.