Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El presidente del tribunal discrepa de la excarcelación: “Las medidas son ineficaces para evitar la fuga”

José Francisco Cobo aboga por prorrogar la prisión incondicional durante 2 años y medio

Jesús Morales Javier Bergasa - Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 10:46h

El magistrado José Francisco Cobo da lectura a la sentencia condenatoria de ‘La Manada’, el pasado 26 de abril.

El magistrado José Francisco Cobo da lectura a la sentencia condenatoria de ‘La Manada’, el pasado 26 de abril. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

El magistrado José Francisco Cobo da lectura a la sentencia condenatoria de ‘La Manada’, el pasado 26 de abril.

“Es indiscutible la gravedad del delito y la afectación de bienes relevantes como la libertad sexual”

PAMPLONA- “Con el máximo respeto que me merece la opinión mayoritaria de mi compañero y compañera de Sala, me veo en la obligación de mostrar mi discrepancia”. Así se inicia el voto particular del magistrado José Francisco Cobo Sáenz, presidente de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, que considera que las medidas adoptadas por sus colegas para que La Manada eluda la prisión provisional “no permiten conjurar eficazmente” el riesgo de fuga y además pueden resultar “ineficaces” para garantizar la protección de la víctima.

El magistrado, que aboga por ampliar la prisión provisional de los cinco condenados por un periodo máximo de 2 años y medio a contar a partir del próximo 7 de julio, afirma que “el pronunciamiento condenatorio de los procesados a la pena de prisión de nueve años, impuesta en nuestra sentencia 38/2018 de 20 marzo, colma las exigencias constitucionales que en cuanto al presupuesto habilitante para la adopción y el mantenimiento de la medida cautelar personal a la que están sometidas dichas personas”. En este sentido valora que “la propia entidad de la condena representa un dato que no se puede desdeñar” y “constituye un relevante punto de partida indispensable para realizar la ponderación entre la garantía constitucional que exige la efectividad del derecho a la libertad personal y otros fines constitucionalmente notables”.

Al respecto, señala que “teniendo en cuenta las características y gravedad del delito por el que han sido condenados los acusados y ponderando las circunstancias del caso y las personales de dichos procesados, se revela como razonable y proporcionado la prórroga” de la medida de prisión provisional “con carácter incondicional”, dado que “es indiscutible la gravedad del delito, expresada en el contenido de la pena impuesta, y la afectación a bienes jurídicos especialmente relevantes como lo es en este caso la libertad e indemnidad sexual”.

Además, el magistrado asegura que “los datos que pueden evaluarse, en función de lo actuado sobre la estabilidad domiciliaria de los procesados, disponibilidad de medios para poder desarrollar su vida, integración en su contexto familiar y convivencial extenso…, no permiten conjurar eficazmente el riesgo de que los procesados se sustraigan a la acción de la justicia y las medidas a tal efecto propuestas en la decisión mayoritaria se pueden revelar ineficaces”.

Cobo duda igualmente de la efectividad de las prohibiciones impuestas a los cinco miembros de La Manada, a quienes se les restringe la entrada en la Comunidad de Madrid y comunicarse con la víctima por cualquier medio. “Las medidas establecidas con esta finalidad en la decisión mayoritaria pueden resultar ineficaces para la consecución del designio propuesto”, asevera en su voto particular, en el que únicamente coincide con sus compañeros en que el caso de los supuestos abusos de Pozoblanco no son un argumento para alegar que hay un riesgo de reiteración delictiva. “Ciertamente no se puede establecer ninguna presunción en contra de los procesados y tal eventualidad, no puede derivarse, de los datos que obran en autos acerca de las actuaciones seguidas en relación con hechos de aparente relevancia penal”, señala el magistrado, que recuerda que en esa causa no está implicado Ángel Boza.

Por todo lo expuesto, para el presidente de la Sección Segunda de la Audiencia “resultaba procedente acordar como así se hace en la decisión mayoritaria, la prórroga de la prisión provisional, pero configurada por las razones expuestas de modo incondicional” y “no condicionada al pago de una fianza como se ha decretado finalmente”.