Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Mis clientes tienen los mismos derechos que el resto de personas”

Agustín Martínez Becerra asegura que los condenados serán “ciudadanos libres” si el Supremo les declara inocentes

Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 10:46h

SEVILLA- El abogado de cuatro de los cinco miembros de La Manada, Agustín Martínez Becerra, se mostró ayer “sorprendido” por que las fuerzas políticas se hagan eco del rechazo de “la calle”, siendo ésta la que parece que “dicta las resoluciones judiciales”, y afirmó que sus clientes “son conscientes de que van a tener una situación muy complicada, pero es algo muy lamentable porque estas personas a día de hoy tienen las limitaciones que fija el auto, pero los mismos derechos que el resto de las personas”, lamentó.

En declaraciones a los periodistas en Sevilla, el letrado dijo que “es algo que se debería respetar y permanecer pendientes a las resoluciones judiciales que dicten los tribunales porque si el Tribunal Supremo indica que son culpables tendrán que cumplir una condena, pero si considera que son inocentes no tendrán que cumplir esa condena y serán ciudadanos perfectamente libres”.

En este contexto, señaló que “todo el mundo” tiene derecho a criticar y a hacer valoraciones, si bien pidió que se hagan desde la “responsabilidad y el conocimiento de los hechos y contenidos de las resoluciones. Ayer nos encontramos con que determinados políticos y grupos de opinión establecían que no estaban de acuerdo con la resolución que, ni tan siquiera habían leído”, criticó, y recomendó “mirar si los argumentos de contrario que se exponen son suficientemente válidos como para resolver de una determinada manera y de no ser así exponer cuáles son los criterios que se tenían en contra”. De cualquier forma, rechazó la “negación por la negación”, así como “la admisión de que una resolución no es justa simplemente porque no gusta”, ya que a su parecer resulta “muy tercermundista”. - E.P.