El Casco Antiguo, una apuesta de futuro

Por Joxe Abaurrea - Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:27h

Galería Noticia

Una de las primeras actuaciones relevantes que realizó el actual equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Pamplona-Iruña allá por agosto de 2015 fue la de decretar una suspensión del otorgamiento de licencias en el ámbito de la hostelería. La expansión sin control, los efectos que esto ocasionaba sobre la calidad de vida vecinal y la pérdida de entramado comercial lo exigían. Tras un proceso de debate ciudadano se estableció una nueva normativa que busca reequilibrar la necesaria convivencia entre las diferentes actividades económicas y la pervivencia del Casco Antiguo como barrio con su vecindario, dotaciones y vida propia.

Más tarde, tras otro proceso de debate ciudadano, se han implantado una serie de medidas de control de accesos a este barrio para recuperar una situación de seguridad y calidad que estaba en riesgo por el exceso de vehículos que transitaban por sus calles, en muchos casos sin una justificación razonable. Y se han acercado las líneas de autobuses urbanos más importantes para mejorar el acceso a través del transporte público.

Ahora mismo estamos inmersos en otro debate ciudadano, tras una suspensión del otorgamiento de licencias en relación a los apartamentos turísticos y hotelería en general en el ámbito de este barrio. Se ha propuesto una normativa reguladora, se han recibido numerosas alegaciones y queda para el otoño el capítulo conclusiones y decisiones;que sigue buscando, como en los casos anteriores, mejorar la calidad de vida y preservar el carácter de barrio del Casco Antiguo.

Además, tras los Sanfermines, comenzarán las obras para construir un espacio cubierto en el patio de San Francisco tras años de demanda insatisfecha. Antes se amplió también a las mañanas la apertura de la biblioteca pública y la apertura sin limitaciones del Palacio del Condestable. Además durante el verano se llevarán a cabo las obras de derribo del edificio de muebles Apezteguía y el acondicionamiento de la nueva plaza abierta que unirá la plaza de Santa Ana y el Rincón de la Pellejería. Lugar donde toma fuerza el huerto urbano de la Piparrika recién creado con una dinámica vecinal muy importante. Y se ha habilitado un local para aparcar y guardar las bicicletas de forma segura en la calle Descalzos.

En otro orden de cosas, se ha puesto en marcha en esa misma calle la Oficina Municipal de Vivienda y en el edificio que esta oficina deja libre en la calle Mayor se establecerá una oferta residencial de convivencia para jóvenes o emprendedores que dispondrá de un espacio para la investigación e innovación en materias sociales, medioambientales o culturales. Cerca, en esa misma calle, se abrirá pronto la primera oficina de turismo accesible que atenderá de forma novedosa a este público con diversidad funcional en un esfuerzo por alcanzar desde esa perspectiva la igualdad de todas las personas. En otoño se pondrá en marcha el nuevo comedor social en la calle del Carmen. Y esperamos financiación extraordinaria para comenzar la rehabilitación de dos edificios con sello passiv house para realojos del vecindario del barrio en el entorno de las calles Descalzos y Jarauta.

También en la calle Mayor se proyecta, con finalización de las obras de rehabilitación para marzo de 2019, un espacio comunitario en el antiguo edificio del Palacio de Redín y Cruzat. Un espacio para la autogestión vecinal con unas potencialidades enormes que ya se viene utilizando de forma parcial a la espera del fin de las obras que se iniciarán al arranque del otoño. Y el parque de la Takonera se apunta a la renovación con mejoras en las calles interiores, juegos innovadores, espacio de hostelería y aulas de talleres infantiles en la zona de Vistabella;al que se suma el proyecto de recuperación peatonal mediante una intervención de urbanismo táctico de la antigua calle rodada del Bosquecillo.

Somos conscientes de que queda mucho camino por recorrer, que no hemos conjurado todas las dificultades que tiene el barrio y que siguen existiendo importantes necesidades. Pero el trabajo y el esfuerzo que se está realizando de la mano del vecindario es grande. Y llegarán los resultados. Porque para este Ayuntamiento el Casco Antiguo debe ser un barrio, especial, pero un barrio más de la Ciudad, equilibrado y de calidad. Por eso es para este Ayuntamiento una apuesta de futuro.

Concejal de Ciudad Habitable