Joël Dozzi director del servicio de energía verde del ayuntamiento de pamplona

“La comercializadora va a poder ofrecer desde 2020 tarifas sociales y evitar que haya cortes de luz en Iruña”

La nueva Operadora de Energía gestionará toda la energía que necesita la ciudad al año y, en una segunda fase, podrá suministrar a personas en situación de pobreza energética. Mientras tanto, se avanza hacia el autoconsumo en edificios y pisos municipales

Ana Ibarra Iñaki Porto - Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:27h

Joël Dozzi, director del servicio de energía verde del Ayuntamiento de Pamplona.

Joël Dozzi, director del servicio de energía verde del Ayuntamiento de Pamplona. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Joël Dozzi, director del servicio de energía verde del Ayuntamiento de Pamplona.

pamplona- Pamplona se ha convertido en la segunda ciudad del Estado después de Barcelona en disponer de una herramienta pública para gestionar toda la energía que necesita el Ayuntamiento al año. La propuesta presentada por el grupo municipal Aranzadi acaba de ser aprobada en Pleno de forma definitiva. La nueva entidad gestionará toda la energía que necesita la ciudad al año (edificios y alumbrado), entorno a 26 Gigavatios, que ahora suministran dos empresas (Eulen y On Demand Facilities) con un coste de 4,1 millones de euros. A partir de 2019 estará en condiciones de suministrar la electricidad necesaria para el alumbrado público y edificios municipales. En una segunda fase, su objetivo será garantizar el abastecimiento a vecinos que se encuentren en situación de pobreza energética.

¿El gran reto es que la nueva comercializadora municipal podrá vender energía a terceros?

-Es lo interesante de esta empresa municipal, la posibilidad de vender a familias, empresas...

¿Para cuando será posible suministrar energía a las 3.000- 4.000 viviendas en situación de pobreza energética que se estima hay en la ciudad?

-Se podría hacer una vez que la OEP haya hecho los trámites y el plan de negocio para abrir la venta a terceros (consumidores privados). El primer año de actividad el OEP cubre únicamente los consumos del Ayuntamiento (y por supuesto todos los años). Este primer año de actividad debería ser 2019. Calculamos que, como muy pronto, podemos abrir la venta de energía a particulares en situación de pobreza energética, en 2020.

¿Se podría llegar a comprar esa energía a cooperativas energéticas?

-La OPE no puede salvo que la cooperativa también sea productora de energía, y entonces se puede considerar la misma fórmula que con otro productor, con contratos bilaterales, al igual que con la MCP.

¿Va a utilizar inicialmente el biogás de Góngora?

-La idea es aprovechar la energía producida por la MCP a través un acuerdo entre la OEP, el Ayuntamiento y la Mancomunidad, sin pasar por el mercado eléctrico (“pool”). Al comienzo de su actividad la OEP comprará energía a través de un representante de mercado experimentado.

¿La empresa podría transformarse en una cooperativa?

-Este punto se ha analizado en el estudio jurídico de la comercializadora. Existen formas de conseguirlo. Sabemos que en Andalucía existe un proyecto de ley de cooperativa pública y en que Navarra lo está trabajando también. De todos modos, es importante que, una vez creada la plantilla de la empresa, se busquen fórmulas para democratizar la gestión de la misma: abrirla a la ciudadanía (cooperativa pública) para que no dependa únicamente del poder político.

¿Qué otras comercializadores existen y qué servicios prestan? El caso de Barcelona.

-En BCN se ha modificado los estatutos de una empresa pública municipal TERSA, que ya lleva desde hace siete años la gestión de las instalaciones fotovoltaicas municipales, para poder operar como comercializadora de electricidad. En Cádiz la comercializadora es mixta (pública y privada)

¿Qué posición tendrá Pamplona con esta nueva herramienta?

-Se crea una empresaad hoccomo operador energético municipal. Una de sus funciones es la comercialización de energía eléctrica 100% verde tanto para el Ayuntamiento como para terceros. La ley permite de momento vender a terceros en una proporción de 80%/20%. En cantidad de energía sería 26 GWh para el Ayuntamiento y unos 6,5 GWh para terceros. Ese ratio lo establece la ley. En cantidad de energía hablamos de 26 GWh (consumos del Ayuntamiento) /6,5GWh (consumos de clientes privados). Otro objetivo es desarrollar una política justa de suministro para consumidores vulnerables. Es decir, lograr que no haya cortes de luz, tarifas sociales, atención al consumidor, relación directa con los servicios sociales del Ayuntamiento... Además, se quiere gestionar la instalación fotovoltaica actual y procurar su extensión, usando el patrimonio a disposición del Ayuntamiento, y comercializar la energía producida. También se quiere facilitar la instalación de energía verde por parte de ciudadanos, ciudadanas y agentes sociales. A su vez, se pretende reinvertir parte de los ingresos generados en programas para paliar la pobreza energética.

¿26 Gigawatios con un coste de 3,1 millones es el gasto en farolas y edificios municipales?

-En alumbrado son 2,8 millones, y 1,3 en edificios públicos.

Se prevé un ahorro de 154.000 euros al año. ¿Cómo será posible?

-Es un ahorro desde el primer año de actividad. Puede variar un poco en función del precio de la energía cada año pero ese condicionante es el mismo para todas las comercializadoras. El precio del mercado es el mismo para todas. La principal diferencia con las privadas es el margen de beneficio económico. Las privadas tienen un margen de beneficio industrial para generar ganancias, cubrir sus costes, inversiones y amortizaciones pero, sobre todo, para repartir beneficios a sus accionistas. Esta es la verdadera realidad económica del oligopolio. La OEP es una empresa pública cuya obligación primero es cumplir su función de servicio público.

¿Qué posibilidades se abren? ¿Hasta dónde podemos llegar para ser más autosuficientes?

-Lo primero de todo es entender que recuperamos la energía como un servicio público universal y garantizando los derechos de todas las personas de tener energía eléctrica en su domicilio. Luego, la OPE es una oportunidad real e importante de control de la energía en la ciudad: suministros, renovables y pobreza energética (el suministro de energía como un servicio básico). También debe contribuir a impulsar a medio y largo plazo una ciudad sostenible. Y, en término de autonomía energética -depende en parte de la OEP- , la estrategia de ciudad pasa por invertir y apostar por las renovables y apostar en medidas de ahorro y eficiencia energética en los edificios (aislamiento, envolventes térmicas, ventilación, edificios de consumo casi nulo y Passivhaus, etc).

¿En qué momento se podrá ir directamente al mercado?

-Cualquier entidad lo puede hacer, el Ayuntamiento también. La OEP lo va a hacer a través del representante del mercado, al menos al principio. Vender a terceros no lo puedes hacer con la compra directa al mercado.

Para lograr una mayor autosuficiencia, ¿qué medidas se han adoptado y cuáles están ya en marcha?

-La autosuficiencia es una combinación de medidas. Por ejemplo, invertir en fotovoltaicas. Ya tenemos 25 instalaciones fotovoltaicas en funcionamiento para la producción de electricidad (instaladas antes del 2011 aprovechando las primas a las energías renovables). La electricidad producida se vende en el mercado eléctrico. 22 están sometidas al régimen de primas y 3 no. La producción anual oscila entre 200 y 220 MW hora con unos ingresos anuales de unos 60.000 euros. También tenemos en funcionamiento 14 instalaciones solares térmicas para la generación de agua caliente gracias a la radiación solar, que producen al año 350 MW/h.

¿Qué inversiones se prevén?

-Este año 2018 invertiremos en 3 nuevas instalaciones fotovoltaicas (producción de electricidad) en modalidad de autoconsumo. Es decir, se consume todo lo que se produce directamente en el edificio, y el excedente de electricidad producido en verano se puede poner a la venta en el mercado eléctrico. Cuando el OEP sea operativa, se desarrollará las vías adecuadas para que pueda comercializar los excedentes directamente, sin pasar por el mercado eléctrico central (estatal). Las tres nuevas instalaciones son: colegio Bernat Etxepare (potencia: 20 kWp) , colegio público Doña Mayor (potencia instalada: 15 kWp), biblioteca pública de la Txantrea (potencia: 15 kWp). El presupuesto es de 120.000 €. Asimismo, vamos a convertir al menos 1 de las 3 instalaciones existentes -de las que no tienen primas - a autoconsumo. Y no debería superar los 5.000€. También vamos a impulsar el autoconsumo de energía eléctrica solar desde el sector privado, gracias a una linea de ayudas para particulares (familias) para la instalación de placas fotovoltaicas en viviendas particulares, y en modo autoconsumo. El presupuesto previsto es 20.000 €. Se financia el 50% (material, instalación…). Estamos considerando también la opción de hacer una instalación de autoconsumo compartido en un bloque de viviendas sociales de propiedad municipal. Es decir, la energía eléctrica solar producida se compartiría entre las viviendas del bloque. Es un proyecto en desarrollo.

¿Sería posible llegar a abastecer a toda la ciudad a futuro?

-A corto plazo no. A largo plazo, el objetivo es poder abastecer cuantas más viviendas sea posible en la ciudad. Será una de las labores estratégica y de planificación de la nueva plantilla del OEP.

¿Qué beneficios tendrán las viviendas que tengan contrato en su momento con la OEP?

-Tarifas transparentes, la posibilidad de que sean progresivas (en función de los consumos), tarifas “sociales” para familias en situación de vulnerabilidad o pobreza energética, la garantía de no cortar el suministro de energía : CERO CORTE DE LUZ, dicho de otra manera, GARANTÍA DE SUMINISTRO BÁSICO, y una atención al consumidor de mejor calidad que las empresas privadas.