La energía fotovoltaica tiene poca incidencia en la ciudad

La instalación de placas solares, que cuenta con subvenciones,
“crece despacio”

Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:27h

pamplona- En principio, sólo a una persona que trabaja desde casa le puede salir a cuenta eso de instalar una placa solar en su tejado para darle algún mordisco a la factura de la luz. Y es que un particular que paga, por poner un ejemplo, 600 euros al año en concepto de electricidad, podría ahorrar hasta 130 euros a lo largo de esos 12 meses. Una cifra razonable teniendo en cuenta que si el coste de un par de placas asciende a unos 1.500 euros -se pueden adquirir en Leroy Merlín aunque lo más común es acudir directamente al instalador-, amortizaría esa suma en poco más de 11 años. Eso en el caso de que no se beneficiara de ninguna subvención porque si además viviera en Navarra, las cifras podrían reducirse a la mitad.

“Sale rentable, aunque hay que tener en cuenta que toda la energía que genera el panel debe ser consumida. No se acumula: si pones la placa pero no usas la energía no ahorras nada”, señala Julio Pascual, miembro de Aperna. Por eso la fotovoltaica es una renovable que tiene sentido, sobre todo, en las empresas, hoteles, residencias y hospitales, en los que el consumo es prácticamente fijo durante todo el día.

Pero asumen que en Pamplona está creciendo “muy poco a poco, y a penas tiene incidencia”. Existen, además, dos mercados diferenciados, ya que no es lo mismo instalar un par de placas en casa que hacerlo a gran escala. “Para las plantas solares normalmente no existen demasiadas pegas a nivel estatal. Ahora se va a producir una crecida considerable, se van a instalar más y sin subvenciones”, vaticinan los miembros de la entidad.

Explican que antes existían unas “primas”, ciertas ayudas para su instalación, que al ser eliminadas provocaron un descenso de instalaciones. “Ahora, como ha bajado el precio, son competitivas y se están implantando cada vez más. En España se va a duplicar de aquí a dos años”.

Desconocimiento Lamentan que exista “mucho desconocimiento” en este campo, alimentado sobre todo por falsas creencias. “Es una tecnología que ha evolucionado muy rápido. Alguien que no se actualiza puede pensar que las placas solares valen millonadas, y eso era verdad, pero hace diez años”, explican los expertos, que asumen que ahora “salen rentables. Además España fue uno de los países líderes en energías renovables, con mucha potencia eólica instalada, empezó a desarrollar la fotovoltaica cuando era cara, la solar termoeléctrica... Hasta que llegó la crisis. Todo ese desarrollo quedó prácticamente congelado hasta ahora, que se acerca 2020 y hay que cumplir con Europa”.

Las comunidades están subvencionando al sector, en Navarra la ayuda es del 30% para las instalaciones de autoconsumo y a partir de ahora podría llegar hasta el 50%. Se espera que se empiece a instalar, aunque en los casos en los que sea aprovechable”, explican. Pero lo mejor, señalan, es que se apoye la evolución tecnológica “y no que se instale sólo porque está subvencionada. Lo ideal es que una tecnología sea rentable por sí misma”, apunta Javier Samanes. - V. Urieta