Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Crónicas del Apocalipsis

Navarra sobrevive un año más

SE ACABA EL CURSO SIN QUE SE CUMPLA LA PROFECÍA APOCALÍPTICA. | Pero que nadie pierda la esperanza, queda un año todavía. y va a ser divertido

Por Ibai Fernandez - Lunes, 25 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:14h

que tampoco es que el curso político haya dado para mucho, pero hay que reconocer que al menos ha tenido sus momentos de originalidad. Como cuando al ilustrado alcalde de Marcilla le dio por saludar a la presidenta con un Gumorninde andar por casa porque no sabía euskera, y luego resultó que tampoco sabía inglés. O como cuando los jubilados del viejo régimen montaron con Sanz, Ayesa y Ancízar a la cabeza una plataforma para hablar del “futuro” de Navarra. Que 65 años de cargos y recargos dan como para poder dar unas cuantas lecciones al pueblo llano.

Hemos visto cosas que nunca creerías. Naves ardiendo más allá de Orión, a UPN dando clases de ética política y al PP hablando de fiscalidad confiscatoria mientas metían a medio partido en la cárcel por corrupción. Aquí además todo ha ido por elevación. Como cuando empiezas una carrera al sprint sin darte cuenta de que estás en una maratón. Y como a este ritmo para que te hagan caso tienes que superar la burrada anterior, pues a veces se les ha acabado yendo un poco de las manos.

Extremista, radical, totalitario, Frankenstein, terrorista y demás lindezas le han ido cayendo semana sí y semana también al Gobierno foral los últimos diez meses. Al presidente de la patronal incluso le dio por llamar al Gobierno “bolchevique” y “radical” por subir dos puntos el impuesto a las empresas. Es que no se ha librado ni la AVT, que vino a un acto organizado por el Ejecutivo autonómico y el PP les acusó de “blanquear a ETA”.

Cualquier excusa ha sido buena para anunciar el Apocalipsis. Ya sea la reforma fiscal (“Quieren una Navarra pobre para que sea colonia de Euskal Herria”, que dijo Javier Esparza);la Ley de Policías (“Intentan politizar la Policía Foral para echar a la Guardia Civil”, Ana Beltrán);e incluso para la reforma del mapa local;(“Detrás de esto hay un proyecto de euskaldunización en nuestra Comunidad”, Javier García). Y por supuesto el euskera, que “trae a los de fuera”.

Navarra no solo no ha desaparecido arruinada en manos de los vascos, sino que ha mejorado todos sus indicadores socioeconómicos

Tras un año anunciando la llegada del TAV, va y ahora la única garantía es un papel firmado por un registrador de l

Algunos, como Javier Taberna, han acabado matizado un poco su delirio, y han pasado de anunciar la fuga del 60% de las empresas de Navarra a admitir que, bueno, que vale, que la cosa va bastante bien aunque el mérito es de otros. Que uno no cumple 31 años en el sofá de la Cámara de Comercio haciendo el ridículo todos los días.

Otros en cambio han optado por agarrase a su propia caricatura. Como Julio Pomés, Don Quijote de Navarra, que empezó el curso diciendo que “Navarra camina, sin saberlo, hacia su integración en el País Vasco, porque, autónoma, no será económicamente sostenible”, y ha acabado denunciando “el adoctrinamiento obsesivo para fomentar una actitud proclive a la integración de la Comunidad Foral en el País Vasco”. Entre medias Navarra ha renovado el Convenio, ha recuperado el superávit y ha mejorado los datos de desempleo y deuda. Pero qué más dará. Ya les puede cagar la mosca en la herida que no los sacas del barro.

Porque una vez que arrancas, parar es difícil. Y te pasa como a Ana Beltrán, que por criticar al Gobierno foral acabas diciendo que ni lo de Italia con los inmigrantes ni lo de Trump con los niños, que el fascismo es “lo que estamos sufriendo en nuestra comunidad desde que tenemos a una presidenta abertzale doblegada además a los pies de Bildu-Batasuna”. Y tan ancha.

O como al PSN, que después de dos semanas criticando al Gobierno foral por cuestionar la sentencia del caso Alsasua se ha puesto el primero contra la liberación de La Manada. O como a UPN, que después un año anunciado que llega el tren con inversiones de miles de millones ahora exhibe como garantía unos papeles firmados por un registrador de la propiedad que se ha ido a veranear a Santa Pola, más preocupado por el Mundial que por las promesas que ya no podrá incumplir.

Porque aquí el único que de verdad ha cambiado en todo este tiempo ha sido Rajoy, que se ha ido a su casa sin hacer ruido dejando a su partido en medio de una guerra interna de lo más entretenida. Y cuya principal aportación al debate político en Navarra ha sido la visita de Pablo Casado, que ayer vino a decirnos que aquí estamos “enfermos” y que por eso tiene que “sanarnos”. Lo mismo aprovecha el verano para sacarse el título de Medicina, que es el único que le falta.

Desde luego, algo tendrán que hacer, porque después de tres años aquí no hay ni Apocalipsis ni caos ni destrucción. Nada. Ni siquiera un mínimo amago. Y así, por mucho empeño que le pongas, no hay quien haga oposición. Suerte que queda un curso entero y algo inventarán. Va a ser divertido, eso seguro.