Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El autor del crimen de Burlada en octubre de 2017 acuerda con la Fiscalía 11 años y medio de cárcel

La Fiscalía solicitaba en un principio 22 años de prisión por un delito de asesinato y la defensa del acusado se ha adherido a las modificaciones introducidas - El pamplonés Fernando Osés Ezpeleta, de 53 años de edad, acabó con la vida de George Coconasu, novio de su exmujer

EP - Lunes, 25 de Junio de 2018 - Actualizado a las 11:11h

Agentes de la Policía Foral y Municipal en el exterior del bar La Nogalera mientras los servicios médicos atienden a George Coconasu después de sufrir una cuchillada en el pecho, suceso por el que falleció horas después.

Agentes de la Policía Foral y Municipal en el exterior del bar La Nogalera mientras los servicios médicos atienden a George Coconasu después de sufrir una cuchillada en el pecho, suceso por el que falleció horas después. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Agentes de la Policía Foral y Municipal en el exterior del bar La Nogalera mientras los servicios médicos atienden a George Coconasu después de sufrir una cuchillada en el pecho, suceso por el que falleció horas después.George Coconasu.Varios sanitarios, atendiendo a George Coconasu. Frente a ellos, la ventana por la que se produjo el ataque.

PAMPLONA, La Sección Primera de la Audiencia Provincial, de conformidad entre las partes, ha condenado hoy a 11 años y seis meses de prisión al vecino de Pamplona acusado del asesinato de George Coconasu, de nacionalidad rumana, en un bar de Burlada en octubre del pasado año.

El juicio, previsto con jurado durante cinco sesiones, no ha llegado a celebrarse al haber alcanzado las partes un acuerdo en el que la defensa se ha adherido a las modificaciones introducidas por la fiscal, que en un principio solicitaba 22 años de prisión.

El pamplonés Fernando Osés Ezpeleta, de 53 años y presunto autor del crimen en un bar de Burlada donde apuñaló al novio de su exmujer, se enfrentaba a una petición de la Fiscalía de 22 años de cárcel por un delito de asesinato con alevosía con la agravante de uso de disfraz.

El acuerdo hoy alcanzado señala que el acusado, en el momento de la comisión de los hechos, tenía "gravemente alteradas las facultades interactivas y volitivas debido a su trastorno de personalidad y el consumo de sustancias psicotrópicas y alcohol".

Además, también se ha modificado la atenuante de intoxicación.

El condenado también deberá cumplir diez años de libertad vigilada y un alejamiento de 300 metros de su exmujer, además de abonar un total de 60.000 euros de indemnización a la hija del fallecido.

El condenado, en una breve intervención, ha aseverado: "Estaba muy mal y no me acuerdo de nada. Lo siento".

Antes de llegar a un acuerdo, estaba previsto que la vista oral se desarrollara a lo largo de cinco sesiones, y debía comenzar con la elección de los nueve miembros del jurado y los dos suplentes.

En el escrito de acusación que presentó el Ministerio Público se relataba que el acusado estuvo casado hasta abril de 2017 con su mujer, que luego inició una relación sentimental con George Coconasu, relación de la que el acusado tuvo conocimiento a principios del mes de octubre de 2017 y con la que, desde un principio, se mostró contrario y se negó a aceptar.

A partir de dicho momento, el procesado mantuvo diversas conversaciones a través de WhatsApp con su hija y con su mujer sobre este asunto mostrando su disconformidad y realizando constantes reproches a su expareja, a la que llamaba "guarra" y le mandaba mensajes como "sino no te puedo decir lo que te puede pasar", "te vas a enterar que palos te esperan" y "otras cosas en la vida que un asqueroso rumano".

Así, el 31 de octubre del año pasado el acusado tomó la decisión de acabar con la vida de George Coconasu y así lo hizar saber en distintos mensajes de WhatsApp que envió ese mismo día a varias personas.

MENSAJES AMENAZANTES Entre otros, a las 19.49 horas, envió uno que decía: "Quiero matar, no te pongas en medio";a las 19.44 horas mandó otro a su hija que decía: "Tengo ganas de matar o matarme, lo siento, voy a por hp", a las 20.39 horas escribió "hoy no vivo o vive" y a su exmujer le mandó uno a las 18.19 horas mandó "esta noche es la de los hp", " Muerte" y a las 18.21 horas envió "quieres que le mate". Sobre las 21.40 horas, una hora después de que remitiera el último whatsapp, el acusado se dirigió al bar La Nogalera de Burlada y, tras colocarse un gorro en la cabeza y tratar de ocultar su rostro con un pañuelo para evitar ser identificado, se acercó a una de las ventanas del bar que estaba abierta.

Inmediatamente, el acusado se asomó por la ventana al interior del bar y utilizando un cuchillo que llevaba para tal fin, "le asestó desde atrás una puñalada en el tórax a la víctima, que estaba sentado de espaldas a la ventana y cayó al suelo, marchándose seguidamente el acusado". A consecuencia de los hechos, la víctima sufrió una herida inciso punzante en la zona pectoral y otras dos en el espacio intercostal producidas por un arma blanca de hoja monocortante tuvo entrada en la zona cefálica y trayecto descendente.

Afectó a la aorta, provocando la rotura de la misma y el fallecimiento de George Coconasu, de 37 años, por shock hipovolémico a las 23.10 horas. El acusado, según la Fiscalía, debía indemnizar a la hija del fallecido con 60.000 euros.