Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

‘La Manada’, por primera vez en el juzgado desde su puesta en libertad

Los cinco condenados pasaron el fin de semana en casa recibiendo a amigos

Lunes, 25 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:14h

'El Prenda'y Alfonso Jesús Cabezuelo, este lunes en los juzgados de Sevilla.

'El Prenda'y Alfonso Jesús Cabezuelo, este lunes en los juzgados de Sevilla. (EFE)

Galería Noticia

'El Prenda'y Alfonso Jesús Cabezuelo, este lunes en los juzgados de Sevilla.José Ángel Prenda, en los juzgados de Sevilla.Ángel Boza, el tercero de los integrantes de 'La Manada'en presentarse en los juzgados.José Ángel Prenda, este lunes.Alfonso Jesús Cabezuelo.Alfonso Jesús Cabezuelo ha sido el primero de los componentes de la manada que se ha presentado hoy ante al juzgado de guardia de SevillaAlfonso Jesús Cabezuelo ha sido el primero de los componentes de 'La Manada'que se ha presentado hoy ante al juzgado de guardia de SevillaEl militar de 'La Manada', Alfonso Jesús Cabecero, sale del juzgado de Sevilla entre insultos: "Estoy un poco agobiado"El Prenda, captado por las cámaras de 'Antena 3'.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

SEVILLA. Los cinco condenados por la Audiencia de Navarra a nueve años de cárcel por un delito de abuso sexual con prevalimiento contra una joven en los Sanfermines de 2016 han firmado ya este lunes en la sede de los Juzgados de Sevilla para cumplir con su obligación de firmar semanalmente una vez que fueron puestos en libertad provisional.

El primero en llegar minutos antes de las 9,30 horas ha sido el militar Antonio Jesús Cabezuelo, puesto en libertad provisional bajo fianza por la Audiencia de Navarra la pasada semana. Tras presentarse en el juzgado, el joven ha sido recogido en el aparcamiento aledaño y se ha marchado en una motocicleta entre insultos. Ha declarado que se siente "un poco agobiado".

Tras él, pasaba también por las instalaciones judiciales del Prado de San Sebastián José Ángel Prenda, sobre las 10,45 horas, saliendo cinco minutos después y marchándose de las instalaciones en una moto cuyo conductor le esperaba.

La salida de Prenda se producía rodeado por el tumulto de los medios de comunicación apostados a las puertas del juzgado, quienes le preguntaban si se encontraba tranquilo y bien, a lo que éste ha respondido afirmativamente.

A continuación, hacía su aparición Ángel Boza pasadas las 11,30 horas, sin querer realizar declaraciones, al igual que el guardia civil Antonio Manuel Guerrero, quien llegaba una hora después en coche hasta el Prado de San Sebastián, saliendo con gafas de sol unos diez minutos más tarde. El último en acudir a firmar ha sido Jesús Escudero, a las 12,45 horas, que abandonaba cinco minutos después los juzgados también en moto.

Los cinco condenados se encuentran en Sevilla desde el pasado sábado después de que abandonaran un día antes los centros penitenciarios en los que se encontraban recluidos.

Los encausados, según el auto de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra en la que ordenaba su puesta en libertad, establecía como obligación para los condenados comparecer todos los lunes, miércoles y viernes ante el juzgado de guardia de su residencia y cuantas veces fueren llamados por la Audiencia de Navarra, así como comunicar cualquier cambio de domicilio o teléfono.

Cabe recordar que, además de la fianza de 6.000 euros, la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha dictado varias medidas cautelares para los cinco acusados.

En concreto, tendrán que designar un domicilio donde puedan ser hallados, así como un teléfono de contacto, con advertencia expresa de que en el caso de no ser localizados en tales domicilios de inmediato se expedirá la correspondiente requisitoria.

También se fija para ellos la prohibición de salir del territorio nacional sin autorización judicial, con obligación de hacer entrega del pasaporte de que disponga ante el tribunal dentro de los cuatro días siguientes a su puesta en libertad, así como la prohibición de obtenerlo en el futuro.

De la misma manera, les impone la prohibición de entrar en la Comunidad de Madrid y la prohibición de comunicación con la víctima.

En este sentido, los cinco miembros de 'La Manada' podrán esperar en Sevilla a que se resuelvan los recursos de apelación contra la sentencia que los condenó a nueve años de cárcel por un delito de abuso sexual con prevalimiento. Tanto las defensas de 'La Manada' como el Ministerio fiscal y las acusaciones particular y populares presentaron recursos de apelación a la sentencia conocida el pasado mes de abril.

Corresponderá decidir sobre estos recursos a la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), que podría pronunciarse a partir del mes de septiembre. Posteriormente cabría recurso contra el Tribunal Supremo.

Los cinco miembros de La Manada viven su primer fin de semana en libertad en Sevilla recibiendo a amigos y familiares.

Las primeras horas de los cinco agresores fuera de la cárcel han sido para reencontrarse con familiares y amigos y para volver a rehacer sus vidas después de que hayan sido condenados a 9 años de prisión por abusar sexualmente de una joven en los Sanfermines de 2016.

Desde que llegaron a Sevilla el sábado por la mañana, se han mantenido sin salir de casa, evitando el contacto con la prensa y con nadie que no sean amigos y familiares, teniendo a su abogado como único contacto con el exterior. Hoy, en una hora no definida, los cinco tendrán que presentarse en el juzgado de guardia de Sevilla por primera vez, como tendrán que hacer mientras estén en libertad provisional los lunes, miércoles y viernes de cada semana.

Así lo ha dispuesto la sección segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, que decretó la libertad provisional mientras se resuelven en el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) los recursos que todas las partes del proceso presentaron contra la sentencia inicial que los condenó por abuso y no por agresión sexual.

vuelta a su vida normalEl único que ha reaccionado ante los medios de comunicación ha sido el considerado cabecilla de La Manada, José Ángel Prenda. Ayer en el exterior de su casa se dirigió a los periodistas allí congregados pidiendo más intimidad: “¿No os vais a cansar, de verdad? Qué pasada”, fueron sus palabras ante los medios que fueron recogidas por las cámaras de Antena 3, en un momento en el que salía de su casa para tirar la basura, con el rostro serio y evitando la mirada.

Tras pasear durante media hora, regresó a su domicilio, donde durante todo el fin de semana ha sido visitado por amigos y familiares que incluso festejaron la libertad del miembro de La Manada.

Además, ante las preguntas de los periodistas en relación a si se arrepiente de lo sucedido, El Prenda guardó silencio: “Yo dije lo que tenía que decir en el juicio, y no voy a decir nada más”, explicó ante las cámaras. De esta manera, sigue la recomendación de sus abogados y pide a los medios que le dejen hacer vida normal y no le pregunten más por el caso que le condena a nueve años de cárcel, a la espera que el TSJN resuelva los recursos presentados por las partes. Además, las dos primeras noches que ha pasado en libertad ha salido de fiesta.

La misma tónica han seguido los otros cuatro condenados en su primer fin de semana fuera de la cárcel, rodeados de amigos y familiares y hoy también acudirán al juzgado de guardia de la capital hispalense, uno de los requisitos para su puesta en libertad provisional el pasado viernes, además de otras medidas complementarias como la prohibición de entrar en la Comunidad de Madrid, la retirada del pasaporte y se les ha prohibido también viajar fuera de España sin que medie una autorización judicial, con el fin de impedir que puedan darse a la fuga.

Además, su presencia en las calles no ha sido bien recibida por la sociedad, como ocurrió en Cadreita, donde los jóvenes se reunieron con sus familiares, lo que provocó malestar entre los vecinos. Tanto fue así que incluso se desplazaron patrullas de Policía Foral para evitar cualquier altercado. - D.N.