Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Unos 4.000 navarros son diagnosticados de cáncer o precáncer cutáneo al año

El servicio de Dermatología del Complejo ve más de 100 casos de melanoma cada año
La tasa de este cáncer de piel en mujeres en Navarra es “algo más alta que la media estatal”

M. Pérez - Itxaso Mitxitorena - Iban Aguinaga - Lunes, 25 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:14h

Imagen de archivo de una joven aplicando crema a un chico mientras toman el sol en el pantano de Alloz.

Imagen de archivo de una joven aplicando crema a un chico mientras toman el sol en el pantano de Alloz. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Imagen de archivo de una joven aplicando crema a un chico mientras toman el sol en el pantano de Alloz.

“Si tiene unas manchas o lunares todos iguales y de repente hay uno diferente;es un signo importante”

pamplona- Unos 4.000 pacientes al año son diagnosticados de algún tipo de cáncer cutáneo o precáncer en las primeras consultas del servicio de Dermatología del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN). Así lo estimó el jefe del servicio, Ignacio Yanguas Bayona, quien manifestó que “el 20% de nuestra consulta, que es mucho, tiene que ver con el daño del sol en la piel del ciudadano, que es mucha carga asistencial”. Así, contabilizan unos 1.300 casos de cáncer de piel, de los cuales más de 100 son de melanoma, y el resto serían precáncer o queratosis actínica. Para prevenir este tipo de patologías, el dermatólogo recomendó, en primer lugar, “disminuir la exposición al sol, que es el agente nocivo en este caso, porque tiene radiación ultravioleta” y, en segundo lugar, autoexplorarse la piel con la ayuda de un espejo para que, “si le sale algo, sea capaz de detectar el cambio y comentárselo a su médico”.

El cáncer de piel, según explicó Yanguas, se divide en dos grandes grupos: el melanoma, que “es el derivado de los lunares”, menos frecuente pero “el más maligno”, y el cáncer cutáneo no melanoma. En este sentido, señaló que “en Navarra se ven aproximadamente algo más de 100 melanomas al año”, de manera que la tasa ajustada -que es la que nos permite comparar con otras poblaciones- es de 10,9 mujeres afectadas por 100.000, siendo “algo más alta que la media estatal”, que rondará las 8-9 casos por 100.000. El especialista achacó esta diferencia al hecho de que el Registro del Cáncer en la Comunidad Foral “funciona muy bien y recoge exhaustivamente todos los datos;por la insolación que se recibe aquí, que en casi toda la comunidad es bastante alta;y por el tipo de piel habitual, que también es claro”. En cuanto a los hombres, la tasa es inferior, situándose en 7,3 por 100.000 varones;una cifra en este caso similar a la media del Estado (7 por 100.000). Sin embargo, la tasa ajustada de cáncer cutáneo no melanoma es “bastante alta -105,8 por 100.000 en varones y 94,9 en mujeres-, bastante más alta que muchas otras regiones del país”, si bien no en todos los registros regionales contabilizan este tipo de tumor. Respecto a los registros de cáncer, explicó que se cuenta el primero de cada tipo que presenta una persona, si bien en los de piel es frecuente que a un paciente se le extirpen varios a lo largo de la vida. De hecho, puso de ejemplo que el 44% de los individuos a los que se les extirpa un carcinoma basocelular tendrá otro en el plazo de tres años.

aumenta la incidenciaEl especialista constató que, según todas las estadísticas, tanto nacionales, como europeos y mundiales, reflejan un aumento continuo del cáncer cutáneo por varios factores. Primero, porque “hemos cambiado nuestra relación con el sol”, pasando de no tomarlo a hacerlo “de manera generalizada aunque no trabajes en el campo”;segundo, porque “vivimos muchos más años” y empiezan a aparecer muchos más cánceres de personas con más de 70 años por la radiación acumulada;tercero, porque “cada vez tenemos más pacientes inmunodeprimidos por diferentes motivos, por trasplantes u otras enfermedades graves, que ahora la medicina tiene tratamientos para ellos pero les provoca una inmunosupresión y un aumento del cáncer cutáneo”;y cuarto, por la disminución de la capa de ozono, explicó.

No obstante, la casuística se puede reducir si se sigue el ejemplo de Australia, que con las tasas más altas de este tipo de tumores, cuando “la administración tomó conciencia de que era un problema de salud pública y empezaron a adoptar medidas de concienciación a la población, de fotoprotección, tanto con ropa, con cremas o protegiendo los patios de los colegios con toldos, etc, demostró que la tasa de cáncer cutáneo se ha parado, se está estabilizando y probablemente empiece a disminuir. Es decir, si tomas medidas para dejar de recibir radiación ultravioleta, puedes frenar el aumento del cáncer cutáneo”.

prevenciónEn cuanto a la prevención, Yanguas expuso que hay dos frentes de batalla. Por un lado, la prevención primaria, que tiene que ver con reducir la exposición al sol y, de alguna manera, “no correr riesgos”. Así, entre otras medidas, está rehuir del sol de mediodía;evitar quemarse, sobre todo en la infancia-adolescencia;aplicar fotoprotectores de forma generalizada de, por lo menos, el factor 30, y repetirlo cada 2 ó 3 horas de exposición solar;así como vestirse adecuadamente, con sombrero... En definitiva, sostuvo que “hay que cambiar la cultura del bronceado por una relación con el sol más saludable”.

Por otro lado, está la prevención secundaria. El jefe del servicio de Dermatología del CHN recomendó, como sucede con las mamas en las mujeres, autoexplorarse la piel, ayudado por un espejo, para conocer las manchas que uno tiene, llegar a las zonas donde uno no se ve habitualmente, como las pantorrillas, las plantas de los pies, la espalda, y buscar lo que denominan “el signo del patito feo, que es aquello que es diferente a sus otros hermanos en la piel. Si tiene unos lunares o unas manchas de unas características todas iguales y de repente hay una que es diferente, eso es un signo importante. Una mancha diferente al resto del cuerpo hay que prestarle atención y un médico decidirá si eso merece la pena ser examinado con más profundidad o no”. Esta primera fase de exploración “es responsabilidad de cada uno” y repercute de modo “importante” en la salud.

Respecto del tratamiento, que fundamentalmente es la cirugía, destacó que el CHN tiene un comité de cáncer melanoma, en el que dermatólogos, cirujanos plásticos, anatomopatólogos, oncólogos y medicina nuclear deciden “cuál es el tratamiento adecuado para cada paciente”. Así, destacó que “ahora hay unos tratamientos que utiliza el servicio de Oncología que han cambiado de manera muy importante el pronóstico de unos pacientes. Antes, en el melanoma avanzado era un pronóstico muy malo y ahora hay una esperanza”.

Apunte

Cáncer de piel. Engloba a enfermedades muy distintas, pero los dos grandes grupos son el melanoma y el cáncer cutáneo no melanoma. El jefe del servicio de Dermatología del CHN, Ignacio Yanguas, explicó que el primero, que es un cáncer “potencialmente agresivo y que es muy importante cogerlo a tiempo porque puede tener consecuencias muy graves para la salud del que lo padece”, sería “un lunar oscuro, con color negro habitualmente, que ves que crece y que es diferente a sus hermanos, el síndrome de patito feo”. Para ello, utilizan la regla del ABCDE, de manera que si la mancha o lunar es asimétrico, tiene bordes irregulares, presenta más de un color -si tiene azul o rojo es un signo de alarma evidente-, el diámetro supera los 6 milímetros y hay alguna evolución en su crecimiento, se trata de una lesión sospechosa y debe consultarla con su médico de Atención Primaria. El cáncer de piel no melanoma “no tiene en general una mortalidad alta pero obliga a hacer cirugías de tamaño importante, a veces en la cara”, apuntó Yanguas, quien describió que es “más bien una úlcera que no cura, que cada vez es más grande o un crecimiento carnoso”.

la frase

ignacio yanguas “buscar el bronceado es un tema puramente estético”

El dermatólogo Ignacio Yanguas sostuvo que “buscar el bronceado es un tema puramente estético”. De hecho, consideró que “puede ser que ningún bronceado sea saludable, porque quiere decir que ha generado algún daño en su DNA celular al exponerse a la radiación ultravioleta”. Tras reconocer que necesitamos “algo de sol” para sintetizar la vitamina D, afirmó que para ello “no es necesario tomar grandes baños de sol”.

tasas ajustadas

Melanoma de piel

Hombres 7,3 casos por 100.000

Mujeres 10,9 casos por 100.000

Tumor de piel no melanoma

Hombres 105,8 casos por 100.0000

Mujeres 94,9 casos por 100.000