visibles e impactantes, sorprenden al visitante

Murales que hablan de vida

Los valles pirenaicos de Erro, Aezkoa, Salazar, Roncal y Almiradío de Navascués dan color y forma a sus reivindicaciones a pie de carretera

Un reportaje de Marian Zozaya Elduayen - Lunes, 25 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:14h

El del Valle de Roncal, en el centro polivalente del Polígono de Burgui. Fotos: Mendixut

El del Valle de Roncal, en el centro polivalente del Polígono de Burgui. Fotos: Mendixut

Galería Noticia

El del Valle de Roncal, en el centro polivalente del Polígono de Burgui. Fotos: MendixutAbaurregaina, imagen para el recuerdo con la tarea hecha en el valle de Aezkoa.Manos a la obra bajo el sol en el Valle de Erro. Fotos: P. CarballoUna casa particular sostiene en Güesa la reivindicación del Salazar.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Primero le dieron voz a su reivindicación y después le pusieron color en grandes paredes blancas de los valles pirenaicos, transformadas en un soporte que da visibilidad a su lucha “por un Pirineo posible y vivo”.

La iniciativa vecinal de pintar un mural descriptivo en los cuatro valles -Aezkoa, Erro, Roncal y Salazar y en el Almiradío de Navascués-, cuajó entre la población de todas las edades bajo el lema: Aquí pintamos todos, ¿te vienes?

Con este fin convirtieron soleadas mañanas en días de fiesta con especial significado para los pueblos. “Saber que al mismo tiempo que tú, en la otra punta del Pirineo, alguien está haciendo lo mismo, suscita mucha alegría”, expresa Joseba Martínez, de Pirinioan Lan eta Bizi, uno de los colectivos convocantes junto a Pirineo Bizirik y Txantxalan.

En la campaña los tres grupos desde hace tiempo por un Pirineo vivo, cada uno aglutinando a las localidades a las que pertenecen, han logrado unirlas en una sola voz, en la lucha y la defensa de su firme deseo de seguir habitándolas y de trabajar en ellas. Eso sí, menos habitantes pero con los mismos derechos y servicios, para sacudirse el sentimiento de ser tratados “como ciudadanos de segunda” por políticas de mirada rentabilista.

Porque el Pirineo “no quieres ser sólo una postal, si no un lugar donde poder vivir y trabajar con los mismos derechos y servicios que el resto de Navarra”, reza el manifiesto de cabecera de Txantxalan.

Su defensa conjunta llegó al Parlamento, fue objeto de ponencias y debates y acercó a políticos de todas las siglas hasta sus pueblos para recoger testimonios de primera mano. Pero había que seguir: la idea era “visibilizar las reivindicaciones de nuestra zona y lograr cohesión entre los pueblos”, que los vecinos se sigan implicando y que las instituciones no olviden su convicción”, recalcan desde Bizirik Gaude.

Elementos representativosPensaron entonces en hacer algo diferente y así, tras un debate conjunto, surgió la idea de dar color a un sentimiento común, materializado en los cinco murales. Según el diseño del artista vinculado a Aurizberri, Ismael Muñoz, con elementos representativos de todos los pueblos -tipología de las casas, animales o montes-, y un lema común: Pirinioa Aurrera!, cada uno firmado con el nombre de su valle correspondiente, colocados en paredes visibles desde la carretera.

El de Navascués fue el primero, el 26 de mayo. Le siguieron en junio Salazar y Roncal, Erro y Aezkoa. Paredes públicas, con la colaboración de Ayuntamientos y Nasuvinsa, también privadas, como en el caso de Güesa (Salazar). Manos grandes y pequeñas, implicación de las escuelas, como en Roncal. Paredes que dan color al entorno, murales de grandes medidas (8 x 2 metros) en auzolan, dibujos y colores para un día inolvidable de fiesta, en mañanas de domingo y de largo abrazo en el Pirineo.

El mensaje luce permanente para insistir en la convicción de que el Pirineo se mueve, goza de gran calidad de vida y se proyecta hacia el futuro con realidades palpables que hablan de esfuerzos cotidianos de sus habitantes.

El mensaje se difundirá también en las redes porque durante la realización de cada mural se han grabado imágenes para realizar un vídeo. Imagen de fiesta y símbolos de una causa que no se acaba. Los pueblos pirenaicos no se rinden. Ahí están sus murales, impactantes, como una sola voz que pide futuro para el Pirineo.

en corto

5 murales. Visibles, impactantes, sorprenden en las carreteras de los valles de Aezkoa, Erro, Roncal, Salazar y Almiradío de Navascués.

la frase

Joseba Martínez “Nos sentimos orgullosos de vivir aqui”

En el Pirineo han dado color a este sentimiento con un debate conjunto.