Mugatik

En mi descargo

Por Aingeru Epaltza - Martes, 26 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Todos tenemos algún momento en nuestro pasado del que no nos sentimos orgullosos. Es el caso de mis corridas sanfermineras. En mi descargo puedo decir que, como del tabaco, de eso ya me quité hace años. Del cigarro, sin embargo, a veces me acuerdo. Del coso, sólo por cosas que nada tienen que ver con la tauromaquia. Mi afición, como la del 90% de los espectadores locales de la Monumental pamplonesa, tenía fecha y lugar fijos. La única corrida que he visto fuera de nuestra capital me pareció inaguantable y tediosa. Y tampoco mis últimas experiencias taurinas aquí fueron para echar cohetes. Abandonar el tendido de sol te da mucha claridad de ideas, tanta como para reparar en lo que realmente ocurre en la arena. Algún día decides que ni la calidad de la merienda ni la de la compañía compensan el precio de la entrada por un espectáculo que, por muchas luces con que lo vistan, es oscuro, sangriento y medieval. Hoy se me ocurren 180 formas más divertidas y/o provechosas de pasar una tarde sanferminera. Algunas, incluso, se podrían llevar a cabo en la misma plaza sin menoscabo para las arcas de la Meca. Asiron se imagina los Sanfermines sin corridas, pero no sin encierros. Desde diferentes sectores le han advertido que eso no es posible. ¿Seguro que no? Las vacas de Macua recorren media Navarra repartiendo a derecha e izquierda sin ver el acero al final del recorrido. Y toros con nombre y apellido se labran fama asesina pateando una y otra vez los pueblos de la Comunidad Valenciana. Son opciones a tener en cuenta si algún día decidimos que nuestra idiosincrasia o nuestro lugar en el mapa se verían radicalmente perjudicados sin la carrera que protagonizan los astados. Por lo demás, también se me ocurren 180 cosas más divertidas y/o provechosas que hacer en Sanfermines a las 8 de la mañana. Joseba, si quieres te cuento.

Últimas Noticias Multimedia