Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El alcohol sigue siendo la principal causa de atención de Proyecto Hombre en la Comunidad foral

La Fundación realizó 1.234 intervenciones en 2017: 390 a usuarios y 844 a familiares, 302 nuevas demandas, un 3 % más - La "gran mayoría" eran hombres (86%), frente a un 14,0% de mujeres, con una edad media de 39

EFE - Martes, 26 de Junio de 2018 - Actualizado a las 12:33h

Cada vez más jóvenes sufren un problema de alcoholismo.

Cada vez más jóvenes sufren un problema de alcoholismo. (Foto: Borja Guerrero)

Galería Noticia

Cada vez más jóvenes sufren un problema de alcoholismo.

PAMPLONA. La memoria de 2017 de la Fundación Proyecto Hombre refleja que el alcohol continúa siendo la principal sustancia referida por las personas usuarias de la entidad como motivo de la demanda de sus servicios, seguida de cocaína, anfetaminas y cannabis, aunque con diferencias "significativas" entre hombres y mujeres.

La memoria ha sido presentada en rueda de prensa por el director de la Fundación, Alfonso Arana;la directora del centro de atención ambulatoria de adicciones ALDATU, Cristina Illescas;y la directora de la comunidad terapéutica 'Proyecto Hombre', Pepa Palacios.

En ella se indica que entre los hombres los estimulantes como la cocaína y las anfetaminas representan el mayor número de demandas (un 44,4%), mientras que entre las mujeres el alcohol es la droga principal en tres de cada cuatro admisiones a tratamiento (75%).

En cuanto al número total de personas atendidas en 2017, Palacios ha indicado que la Fundación realizó 1.234 intervenciones: 390 a usuarios y 844 a familiares por lo que, con 302 nuevas demandas recibidas, la actividad creció un 3% con respecto a 2016.

De las 302 nuevas demandas, 30 corresponden a un servicio de atención individual en el Centro Penitenciario de Pamplona, 213 a nuevas admisiones a tratamiento, y el resto a solicitudes de información.

Respecto al perfil de las personas atendidas, la "gran mayoría" eran hombres (86,0%), frente a un 14,0% de mujeres, con una edad media de 39,15 años, aunque ente las mujeres la media se situó en 41,68 años.

"Mantenemos la impresión de que las mujeres acceden más tarde al tratamiento y presentan un mayor deterioro", ha advertido Palacios, que ha destacado "una clara mejoría" en la situación laboral de las personas atendidas con respecto a los años precedentes, ya que se ha reducido "significativamente" el porcentaje de desempleados.

"No obstante, continuamos observando unos altos niveles de desocupación, motivo por el cual impulsamos el servicio de inserción sociolaboral", ha explicado, y añadido que en 2017 atendieron en esta modalidad a 100 personas.

Por otro lado, Arana ha remarcado que la fundación se encuentra inmersa en un proceso de negociación con el Gobierno de Navarra para establecer un nuevo sistema de relación a partir de la Ley Foral de Conciertos Sociales y Sanitarios.

"Esperamos que antes de acabar 2018 podamos llegar a alcanzar un acuerdo de convenio que garantice el equilibrio de la Fundación a varios años", ha apuntado.

En cuanto a las principales preocupaciones y retos de futuro, Proyecto Hombre se plantea atender los problemas asociados a las nuevas formas de Juegos de Azar y a las Apuestas.

En este sentido Arana ha destacado que asisten "a un gran aumento de las tasas de juego, caracterizada por nuevas formas de jugar, principalmente mediante juegos de azar "online" (ruletas y casinos virtuales) y apuestas deportivas".

Según ha explicado, se trata de un tipo de juego que "está afectando a personas más jóvenes" y se están empezando a recibir "cada vez más demandas de tratamiento por abuso y/o juego patológico, motivo por el cual la Fundación Proyecto Hombre Navarra ofrece un Programa de Tratamiento específico del Juego Patológico".

Como segundo reto, ha apostado por la adopción de una perspectiva de género en la atención a las drogodependencias y otras adicciones ya que, aunque la gran mayoría de las personas atendidas son hombres, tienen "la impresión de que existe un número importante de mujeres que no acceden al tratamiento" y las que acuden lo hacen "con mas edad y un mayor deterioro que los hombres".

El desafío, a su juicio, es "ofrecer un tratamiento que satisfaga sus necesidades particulares, diferentes de las de los hombres", y para ello ha subrayado que los programas cuentan con actividades específicamente dirigidas a las mujeres aunque aún deben "seguir mejorando en el futuro".