Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Pactan 11,5 años de cárcel por asesinar al novio de su exmujer en un bar de Burlada

Fernando Osés Ezpeleta, de 53 años, acepta un delito de asesinato tras acuchillar el 31 octubre de 2017 a George Coconasu, de 37
Se le aplica atenuante por drogas e indemnizará a la hija del fallecido

Enrique Conde | Unai Beroiz - Martes, 26 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El acusado, sentado en primer término en el banquillo, aceptó ayer los hechos.

El acusado, sentado en primer término en el banquillo, aceptó ayer los hechos.

Galería Noticia

El acusado, sentado en primer término en el banquillo, aceptó ayer los hechos.

pamplona- La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra condenó ayer de conformidad entre las partes a 11 años y seis meses de prisión a Fernando Osés Ezpeleta, un vecino de Pamplona de 53 años, por el asesinato de George Coconasu, de nacionalidad rumana y de 37 años de edad, en el bar La Nogalera de Burlada el 31 de octubre del pasado año. Coconasu era la actual pareja de la exmujer del condenado y ambos se encontraban juntos en el momento en el que se produjo el apuñalamiento mortal. Osés se encuentra en prisión desde que fue encarcelado dos días después de los hechos. El juicio, previsto con jurado popular y que iba a celebrarse durante cinco sesiones con la presencia de 35 testigos y de cinco peritos, no va a ser necesario que se celebre. De hecho, pese a que la conformidad se alcanzó el viernes a mediodía, la Audiencia pudo avisar con tiempo a los candidatos a jurado (más de 30 personas de las que iban a resultar seleccionadas nueve, con dos suplentes) para que no acudieran ayer a la vista.

El acuerdo se alcanzó entre la defensa, que ejercía el abogado Eduardo Ruiz de Erenchun, y la fiscal Paula Penas, una vez que la semana pasada la abogada sevillana que representaba a la hija del fallecido (fruto de un matrimonio anterior) se retirara del procedimiento. El Ministerio Público pedía de inicio 22 años de cárcel.

El crimen se produjo sobre las 21.30 horas del 31 de octubre de 2017, cuando George Coconasu estaba con su pareja sentimental, sentado en un banco del interior del bar La Nogalera, de espaldas a la fachada del mismo, mientras esperaba su turno para jugar el billar. Fue entonces cuando una persona desde el exterior le dio una puñalada en el pecho a través de la ventana que tiene el local a la calle Nogalera “sin mediar ningún tipo de discusión o altercado previo”, señaló en su día el auto judicial de ingreso en prisión del hoy condenado, quien se entregó a la Policía al día siguiente de los hechos.

un escueto arrepentimientoEl acuerdo alcanzado señala que el acusado, en el momento de la comisión de los hechos, tenía gravemente alterada las facultades interactivas y volitivas debido a su trastorno de personalidad y el consumo de sustancias psicotrópicas y alcohol. Se le aplicó por ello una atenuante muy cualificada que rebajó su condena, además de que se le aplicaba la agravante de disfraz debido a que llevaba cubierta la cara en el momento de cometer los hechos.

El asesino también deberá cumplir diez años de libertad vigilada y un alejamiento de 300 metros de su exmujer, junto al pago de 60.000 euros de indemnización a la hija del fallecido. En una breve intervención, el condenado, que estuvo acompañado de algunos familiares, solo intervino para aseverar: “Estaba muy mal y no me acuerdo de nada. Lo siento”.

En el escrito de acusación se relata que el acusado estuvo casado hasta abril de 2017 con su mujer, que luego inició una relación sentimental con George Coconasu, relación de la que el acusado tuvo conocimiento a principios del mes de octubre de 2017 y con la que, desde un principio, se mostró contrario y se negó a aceptar. A partir de dicho momento, el procesado mantuvo diversas conversaciones a través de WhatsApp con su hija y con su mujer sobre este asunto mostrando su disconformidad y realizando constantes reproches a su expareja, a la que llamaba “guarra” y le mandaba mensajes como “si no, no te puedo decir lo que te puede pasar”, “te vas a enterar qué palos te esperan” y “otras cosas en la vida que un asqueroso rumano”. Así, el 31 de octubre del año pasado el acusado tomó la decisión de acabar con la vida de George Coconasu y así lo hizar saber en distintos mensajes de WhatsApp que envió ese mismo día a varias personas.

MENSAJES AMENAZANTESEntre otros, a las 19.49 horas, envió uno que decía: “Quiero matar, no te pongas en medio”;a las 19.44 horas mandó otro a su hija que decía: “Tengo ganas de matar o matarme, lo siento, voy a por hp”, a las 20.39 horas escribió “hoy no vivo o vive” y a su exmujer le mandó uno a las 18.19 horas diciendo “esta noche es la de los hp”, “Muerte” y a las 18.21 horas envió “quieres que le mate”. Sobre las 21.40 horas, una hora después de que remitiera el último whatsapp, el acusado se dirigió al bar La Nogalera de Burlada y, tras colocarse un gorro en la cabeza y tratar de ocultar su rostro con un pañuelo para evitar ser identificado, se acercó a una de las ventanas del bar que estaba abierta. Inmediatamente, el acusado se asomó por la ventana al interior del bar y utilizando un cuchillo que llevaba para tal fin, “le asestó desde atrás una puñalada en el tórax a la víctima, que estaba sentado de espaldas a la ventana y cayó al suelo, marchándose seguidamente el acusado”.