el origen de las últimas desavenencias

Otra bronca de Aranzadi e I-E con el equipo de Gobierno, ahora por la Casa de Mujeres

EH Bildu y Geroa Bai mantienen una partida para el proyecto feminista, pero sus socios quieren destinar medio millón de euros y plantean negociar con la oposición una enmienda al presupuesto

Kepa García - Martes, 26 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Joseba Asiron e Itziar Gómez, de EH Bildu y Geroa Bai.

Joseba Asiron e Itziar Gómez, de EH Bildu y Geroa Bai. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Joseba Asiron e Itziar Gómez, de EH Bildu y Geroa Bai.

pamplona- Aranzadi e I-E han vuelto a evidenciar las divergencias existentes en el seno del cuatripartito en asuntos de la gestión municipal, aunque a diferencia de las anteriores ocasiones, los dos socios minoritarios se mostraron ayer abiertamente dispuestos a negociar con la oposición una enmienda que permita rechazar la propuesta presupuestaria que presentarán sus socios mayoritarios, EH Bildu y Geroa Bai, sobre las inversiones financieramente sostenibles.

Son 6 millones de euros que el Ayuntamiento va a poder disponer de forma adicional gracias a la liquidez que arrojan las cuentas municipales, cuyo destino en lo que se refiere a una partida concreta -el proyecto de la Casa de Mujeres que impulsa Aranzadi- está en el origen de las últimas desavenencias internas.

Se pudo comprobar ayer durante la comisión de Presidencia celebrada a primera hora de la mañana, donde la concejala de Igualdad Laura Berro defendió una iniciativa para que se destine medio millón de euros a ese proyecto, cuando sus socios han previsto una partida de 30.000 euros para la redacción del proyecto, que todavía se encuentra en fase embrionaria, y han ofrecido mientras tanto un espacio municipal para el colectivo que impulsa la Casa de Mujeres.

La intervención de la edil de Aranzadi estuvo fundamentalmente dirigida a EH Bildu y Geroa Bai, a los que reclamó más implicación con la igualdad y la lucha de las mujeres en forma de más presupuesto, a menos, según dijo, de que sean unos “hipócritas”.

En este ambiente tan poco cordial, Edurne Eguino desveló públicamente que el acuerdo que se anunció la semana pasada sobre la citada propuesta no había sido consensuada entre los socios de gobierno. “Ahora no hay acuerdo ni unanimidad en el cuatripartito como debiera ser. Es lamentable. Como equipo de Gobierno deberíamos presentar un proyecto con garantías de aprobarla en el pleno. No tengo problema en decirlo”, comentó en su primera intervención la edil de I-E.

La oposición no desaprovechó la situación que se les acababa de presentar. El socialista Eduardo Vall, siempre beligerante con cualquier iniciativa procedente de la bancada ubicada a la izquierda de su grupo, fue el primero en mostrarse dispuesto a negociar. En este acercamiento incluso pasó por alto las implacables críticas que en su día lanzó a Berro por vetar la presencia de las concejalas en el proceso participativo -se llegó a aprobar una declaración en tal sentido- y aunque consideró algo elevada la cifra de 500.000 euros, dijo que hay tiempo para negociar la cuantía definitiva.

Más directa fue Ana Elizalde, que abiertamente preguntó a las portavoces de Aranzadi e I-E si estaban dispuestas a dar un paso más, es decir, si negociarían con la oposición una enmienda para rechazar la propuesta de los socios mayoritarios del equipo de Gobierno. Antes de que recibiera un ‘sí’ a su pregunta, comentó que había una guerra en el cuatripartito y valoró la creación de la Casa de Mujeres de Aranzadi para impulsar el movimiento feminista.

Por parte de EH Bildu intervino Patricia Perales, que reiteró el compromiso del Ayuntamiento con la iniciativa y recordó que ya hay una partida, si bien consideró necesario disponer de la redacción del proyecto. En cualquier caso, afirmó que las diferencias se sitúan en los ritmos y planteó la posibilidad de habilitar un local municipal -citó Geltoki- mientras el proyecto se va definiendo.

Itziar Gómez, portavoz de Geroa Bai, mencionó que la propuesta de la Casa de Mujeres fue incluida en el acuerdo programático a instancias de su formación y dijo que en la acción de gobierno hay que tener en cuenta las necesidades de la ciudad, no un aspecto concreto de la gestión, en alusión a la edil Berro.

La propuesta de Aranzadi e I-E fue rechazada en comisión. Solo contó con los dos votos a favor de sus representantes, EH Bildu y Geroa Bai votaron en contra -las dos formaciones presentaron una enmienda que no fue admitida por Aranzadi- mientras que UPN y PSN se abstuvieron.

voto en contra en la JOBHabrá que ver qué sucede en el Pleno del martes de la semana que viene, cuando la propuesta será presentada para su aprobación y si en estos días se produce alguna negociación que pueda alterar la actual mayoría. De momento, en la Junta de Gobierno Local que se celebró por la tarde después de comisión Aranzadi e I-E votaron en contra.