Sanferminetako Kantu Zaharren Bazkaria

Baluarte acogerá el 13 de julio, viernes, la ya tradicional comida vinculada al kantu zaharra.
Un evento en el que la gastronomía y la música se fusionan al ritmo de la fiesta

Fernando F. Garayoa Unai Beroiz - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un momento de la primera edición del ‘Sanferminetako Kantu Zaharren Bazkaria’, celebrado en 2016.

Un momento de la primera edición del ‘Sanferminetako Kantu Zaharren Bazkaria’, celebrado en 2016.

Galería Noticia

Un momento de la primera edición del ‘Sanferminetako Kantu Zaharren Bazkaria’, celebrado en 2016.

pamplona- El próximo 13 de julio, Baluarte acogerá, como es tradicional, en viernes, la tercera edición del San Fermin Kantu Zaharren Bazkaria.Un evento en el que la gastronomía y la música se funden en un intenso abrazo festivo y que ya se ha convertido en uno de los actos, ajenos al programa oficial, con calado propio y visos de convertirse en referencia ineludible de las fiestas en Iruña.

Los bonos para el San Fermin Kantu Zaharren Bazkaria, que comenzará a las 14.00 y terminará sobre las 20.30 horas, ya están a la venta al precio de 55 euros (12 euros para los niños, en taquilla) y se pueden adquirir a través de la web de Baluarte y en las taquillas del auditorio. El aforo está limitado a 600 personas. El bono incluye la comida y el cancionero.

Ángel Mariezkurrena es el alma de este evento a la par que su impulsor, promotor y creador. Una persona que, a base de horas de trabajo y una pasión sin medida, está consiguiendo que, año tras año, los kantu zaharra vuelvan a estar más que presentes no solo en las principales fiestas y ciudades de Euskal Herria sino en la mente y los corazones de las generaciones talluditas y también de las más jóvenes. El propio Ángel apunta que, respecto a la edición del pasado año, “mantenemos los gigantes (comparsa de Barañáin) y el mismo equipo de músicos, aunque cambiamos el plantel de cantantes. Como novedad, también contaremos con una buena ración de mexicanas de la mano de Chuchín Ibáñez. Y tampoco faltarán, como en las dos primeras ediciones, los dantzaris de Leitza y los joaldunak de Zubieta, que son los que retoman esa actitud ancestral de expulsar los malos espíritus, porque en realidad esto es una fiesta y lo que queremos es pasarlo bien y olvidar los malos ratos”.

Respecto al cancionero, “cada año vamos sacando algunas canciones e introducimos otras, con una base que se mantiene. En total se cantarán unas 30 canciones, aunque el cancionero que cada asistente se lleva a casa incluye más de 130. Cada pueblo o localidad tiene su propio estilo a la hora de afrontar los kantu zaharra, pero los Sanfermines te obligan a que, desde el principio, las canciones sean mucho más alegres;eso no quita para que se mantengan los temas típicos o las baladas, solo que en lugar de hacerlas seguidas, se intercalan”.

Para aquellos que nunca han disfrutado de un comida o cena con kantu zaharra, apuntar que se trata de un evento festivo en el que la música es la protagonista pero no solo desde el escenario, ya que la participación de todos los asistentes se convierte condiciónsine qua non. “Conforme la gente llega se va sentando por cuadrillas de forma aleatoria, algo muy importante ya que una de las cosas más interesantes del kantu zaharra es la armonía y la relación que surge entre personas que no se conocen pero que acuden con un mismo objetivo, el de pasarlo bien. Es un evento en el que, aunque solo sea por un día, debes olvidarte de tus problemas o de tus ideas políticas para, entre todos, dar forma a las canciones y la fiesta. Antes de empezar a comer el primer bocado ya se entona el Eukal Herrian Euskaraz;siempre lo hacemos así porque es una canción muy significativa y alegre, con palabras que unen. Posteriormente, las canciones se van encadenando unas con otras, mientras los platos desfilan por la mesa. Entre Aitor Ibarra, el director musical, y yo, somos los que vamos eligiendo los temas”. Una vez concluida la comida, ya en la sobremesa, el espectáculo continúa con el apoyo sobre el escenario de los diferentes músicos y artistas, hasta que a las 20.30 horas “terminamos con canciones como el Agur Zuberoa, Xalbadorren heriotzean o Bake mina, con las que la gente se pone de pie, se agarran del brazo en una gran cadena humana”.

Cabe resaltar que, aunque el 90% de las canciones sean en euskera, no es necesario saberlo para acudir al kantu zaharra. “Es como lo que me sucede a mí al escuchar canciones en inglés, idioma que no sé, pero utilizó la imaginación... Hay mucha gente que viene a los kantu zaharra y no sabe euskera, pero va leyendo en el cancionero y utilizan la imaginación, una herramienta fundamental para pasárselo bien. Nuestra cultura no tiene fronteras y los kantu zaharra, aunque no seas euskaldun o aunque vengas de otro país, es un evento perfecto para acercarte a ella, conocerla y disfrutarla. Los navarros tenemos un espíritu de alegría y de hermandad, y eso se nota”.

Artistas participantes

Músicos: Chema Garcés (bajo), Joxerra Mitxelena (guitarra), Oscar Mindegia (percusión), Francisco Santxotena (acordeón), Aitor Ibarra (trompetista y ayudante de organización y dirección musical).

Cantantes: Juanpa Agirre, Jon Gurrutxaga, Jaione Olazabal con sus hijos y Chuchín Ibañez y sus mariachis.

Tradición: También participarán los dantzaris de Leitza, los joaldunes de Zubieta y la comparsa de gigantes de Barañáin. Desde la organización apuntan que no se descarta alguna sorpresa.