la carta del día

Un poco de pedagogía: repintar no es restaurar

Por Txutxo Iturbide Elizondo - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

ante el intento fallido de restauración (por ser elegante en los términos) del San Jorge de la iglesia de San Miguel de Estella, el primer impulso al que todo conservador-restaurador (CR) sucumbe, es al de ponerse el parche en el ojo, el cuchillo en la boca y despedazar dicha intervención, pero estoy convencido que el público en general desconoce por qué nos ponemos de este humor. Intentaré ser breve dado el espacio del que dispongo.

Un CR es una figura profesional específica y reconocida con una formación completa y exhaustiva a sus espaldas. En contra de lo que mucha gente tiende a pensar, no somos artistas;abarcamos conocimientos de arte, historia, química, iconografía… El CR forma parte de un equipo interdisciplinar (historiadores de arte, químicos…) y antes de echar la mano sobre una pieza, se requiere de un proceso sosegado de reflexión y de unos estudios previos y más ante una escultura del calado que nos ocupa. Es necesario conocer la historia de la pieza, vicisitudes, iconografía, posibles intervenciones anteriores y una serie de analíticas para dilucidar los materiales constitutivos de la obra, estucos, aglutinantes, pigmentos, barnices…

Aunque esta escultura la he visto en directo, de eso hace ya muchos años y tan sólo me atrevo a hablar por las fotos que se han ido publicando estos días. Se habla en el vídeo de la intervención de un caballo gris azulado. Si se hubiera hecho un estudio iconográfico no se diría nada semejante. La iconografía nos remite a San Jorge en un caballo blanco, si el caballo parece gris puede ser por suciedad, por un barniz deteriorado o sencillamente por el tipo de pigmento utilizado en su policromía original, si se utilizó el blanco de plomo, pigmento muy común en la época, debería saber que este pigmento se degrada ennegreciéndose. Pero insisto, para ello habría que hacer un estudio previo y no mirar una fotografía. La embocadura del caballo es de plata, igualmente debería saber que este material se degrada ennegreciendo y dicha degradación es irreversible;lo mismo ocurriría con el yelmo y demás partes de la armadura así como supongo que habría partes de oro. La escayola no es un material utilizado en restauración;eso está bien para los escayolistas y para inmovilizar fracturas.

Y por último, el CR tiene alergia al pincel. Jamás repintamos. Eliminamos todo aquello que distorsiona la correcta lectura del bien y que lo está dañando, pero no le añadimos nada nuevo ni interpretamos la Historia con modas del momento.

Por favor, dejen la restauración en manos de profesionales;esto no es un hobby. Nuestro patrimonio depende de ello.

El autor es conservador-restaurador y escritor