A la contra

Amoral

Por Jorge Nagore - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

No tengo complejo en reconocer no saber dónde exactamente está Palencia. No mientan: ustedes -la mayoría- tampoco lo saben. Nos hacemos a la idea de por dónde puede caer y que no está ni en Cataluña ni en Andalucía ni en varios sitios más, pero la ubicación exacta, con qué provincias limita, ni idea. Si a mí me sueltan hoy en Palencia después de haberme leído unos cuantos papeles en el viaje soy capaz de decir que el palenciano es un idioma de puta madre. Pablo Casado es de Palencia. Hay que respetar por tanto a Palencia e incluso, si me apuran, hay que respetar a Pablo Casado. ¿Que es un ignorante mentiroso? No es nada novedoso eso en política. ¿Que hay que ser muy tarugo para afirmar que el euskera no es un idioma de Navarra? No lo dijo por taruguez, sino porque esa afirmación agrada a miles de personas. Lo realmente peligroso y moralmente una escombrera es que pise Navarra exclusivamente para hacerse una foto en el cuartel de la guardia civil de Alsasua, aprovechándose como una hiena de una desgraciada situación que supone una tragedia para varias personas y decenas de familias. Hacerse una foto en beneficio exclusivamente propio -a nadie más beneficia el hecho- cuando hay personas sentenciadas a más de 10 años de cárcel es repulsivo. Decir que no le dan pena las familias de presos que tienen que hacer cientos de kilómetros no hace sino aumentar esa repulsión, añadiendo que quienes sí le dan pena son las familias de los asesinados que van a visitarlos en los cementerios. Como si sentir pena por estos últimos invalidara sentir otras penas. Un idiota moral más, apenas uno más pero de los millones que campan por el país alardeando de ignorancia, chulería, cuatro frases hechas, tres principios intercambiables y, eso sí, una ambición desmedida por la que seguro que ha olvidado hasta de dónde es y por tanto no tiene reparo en despreciar de dónde son los demás.