Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Laparra pide un nuevo modelo de asilo y refugio en España ante las "deficiencias importantes" existentes

Navarra recibe 539 refugiados desde el año 2015, una cifra "manejable, reducida y asumible"

EP - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 17:05h

GRA470. PAMPLONA, 16/03/2016.- Pamplona se ha sumado al resto de ciudades españolas en su rechazo al acuerdo Unión Europea-Turquia sobre los refugiados, albergando una concentración en la que ha pedido un voto en contra del mismo, por considerarlo "i

Protesta en Pamplona sobre las políticas migratorias europeas. (EFE/Jesús Diges)

Galería Noticia

GRA470. PAMPLONA, 16/03/2016.- Pamplona se ha sumado al resto de ciudades españolas en su rechazo al acuerdo Unión Europea-Turquia sobre los refugiados, albergando una concentración en la que ha pedido un voto en contra del mismo, por considerarlo "i

PAMPLONA. Navarra ha recibido desde el año 2015 a un total de 539 refugiados, una cifra "manejable, reducida y asumible". Las solicitudes de protección internacional han pasado de las 26 del año 2015, a las 134 registradas en lo que va de año en la Comunidad foral.

Así lo ha detallado el vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Miguel Laparra, quien ha apostado por un nuevo modelo de asilo y refugio en España ante las "deficiencias importantes" existentes en la actualidad "en cuanto a la capacidad de actuación y el acceso a la información" por parte del Ejecutivo foral.

En comisión parlamentaria, a petición propia, Laparra ha presentado el protocolo de atención en Navarra a las personas refugiadas o en proceso de asilo, un protocolo que tiene como objetivo "reforzar los procesos de inclusión y de acogida, unificar procedimientos y desarrollar todos los mecanismos de coordinación".

El vicepresidente ha remarcado que el asilo y refugio es "una cuestión de derechos humanos, que tiene que ver con un núcleo muy esencial de los mismos y que atañe a compromisos internacionales de primer orden". Por ello, ha considerado que se trata de un tema que "debemos atender con la máxima seriedad", ya que, "nos jugamos en Europa uno de los elementos esenciales de la propia construcción europea".

Tras remarcar que existen "más de 70 millones de personas desplazadas en el mundo, una cantidad que se incrementa cada año a un ritmo significativo", el vicepresidente se ha referido a los datos en Navarra, donde "los flujos de llegada de personas refugiadas han sido muy asumibles", con cuantías "claramente manejables".

En concreto, desde la 'crisis de refugiados', a partir del año 2015, han llegado a la Comunidad foral un total de 539 personas, "cifras manejables, reducidas y asumibles por el sistema que nos hemos dotado".

No obstante, según ha indicado, a Navarra le afecta "obviamente" el sistema estatal en cuanto a todo el procedimiento de recepción, tratamiento y resolución y así de las 134 solicitudes de refugio que ha recibido la Comunidad foral en lo que va de 2018, "sólo hay cuatro solicitudes aprobadas y 18 denegadas", ha remarcado.

Según ha expuesto, se trata de una proporción "altísima" de solicitudes pendientes de tramitación y ha explicado que "la lentitud del proceso de tramitación es peor en Navarra que en otros sitios del Estado".

Además, el vicepresidente de Derechos Sociales ha detallado que las solicitudes de refugio y asilo crecen en Navarra, de tal modo que se ha pasado de tan solo 26 solicitudes de protección internacional en el año 2015, a las 134 que van ya en el año 2018, "una progresión muy notable en el tiempo".

Asimismo, ha puesto de manifiesto que las dos entidades gestoras del programa, Cruz Roja y CEAR, han atendido a las 539 personas que han llegado desde el año 2015, de las cuales, a 15 de junio, 374 permanecen en el programa, de ellas, 152 unidades familiares y 138 menores.

En cuanto a las salidas, ha explicado que se han registrado 92 abandonos voluntarios, "una cifra importante pero claramente una minoría", de tal modo que son "muchas más las personas que completan el programa, que no lo abandonan". Además, de las 181 personas que han llegado con capacidad de trabajar, 98 se han insertado laboralmente, un 53%.

"ESFUERZO" DEL GOBIERNO FORAL

En su intervención, Laparra ha puesto en valor el "esfuerzo importante" que se ha hecho desde Navarra en la construcción de un sistema de acogida que "no existía previamente y que hemos tenido que desarrollar estos años". Ha considerado importante "mantener y reforzar la coordinación con las entidades locales y de iniciativa social" y ha destacado que el protocolo supone "un buen instrumento para seguir profundizando".

En su opinión, es importante "insistir en la necesidad de seguir desarrollando un sistema de asilo y refugio en Europa, también a nivel estatal". Y, en este sentido, ha reivindicado "un nuevo modelo de asilo y refugio de gestión estatal que tendría que conseguir desarrollar la capacidad de acogida;un dispositivo administrativo con más medios y una tramitación más rápida de las resoluciones;y una normativa más flexible que reduzca las denegaciones".

Respecto al rol que debe tener Navarra en el nuevo modelo, Laparra ha afirmado que "debe pasar por un reconocimiento de la capacidad de incidencia en la política estatal por parte de las comunidades autónomas" y "concretarse la participación en la toma de decisiones". Además, ha reclamado "la gestión directa de los recursos para la acogida y la propia relación con las entidades gestoras".

EL "DRAMA" DE LOS REFUGIADOS

Tras la exposición del consejero, Mónica Domenech, de UPN, ha remarcado que "estamos hablando de derechos humanos" y que "ningún ser humano es ilegal". "No tener autorización de residencia supone una irregularidad administrativa, pero nunca es un delito. Es imprescindible que se habiliten vías legales y seguras con urgencia", ha declarado.

Por su parte, la parlamentaria de Geroa Bai Isabel Aramburu ha puesto de manifiesto el "drama" de los refugiados y ha valorado positivamente el protocolo presentado y todas las acciones desarrolladas por el Gobierno foral para "hacer frente a las necesidades de personas que han sufrido ya vulneraciones de sus derechos más básicos".

En representación de EH Bildu, Asun Fernández de Garaialde, ha afirmado que la coalición abertzale no comparte y le preocupa "muchísimo" la línea en la que trabaja la Unión Europea y también con los planteamientos que se están haciendo a lo largo de esta semana con "una reforma restrictiva del derecho de asilo a migrantes y refugiados con el objetivo de limitar la entrada".

Desde Podemos, Mikel Buil ha considerado que teniendo en cuenta la "crisis civilizacional que estamos viviendo", que Navarra haya acogido a 529 personas supone "una cifra ridícula". Según ha expuesto, aunque se habla de "racismo y xenofobia, en realidad lo que hay de fondo es la aporofobia, la fobia a los pobres". "Es hora de dejar claro que la miseria no se pega y que principalmente la estamos generando desde Occidente", ha argumentado.

La socialista Ainhoa Unzu, por su parte, ha afirmado que España "no ha estado a la altura de las circunstancias en los últimos años, ni muchísimo menos" y ha opinado que "se ha desatendido de manera sistemática todos los llamamientos de acogida de refugiados". Frente a ello, ha defendido que "es más que evidente que esto ha cambiado" y que el Gobierno de Pedro Sánchez "ha demostrado que se ha dado un giro en la dignidad de este país".

La parlamentaria del PPN Ana Beltrán ha considerado que "ahora mismo lo que debe primar por encima de todo es la humanidad" y ha censurado las "actitudes intolerantes del presidente Trump y el Gobierno italiano". "Tenemos que poner cabeza e intentar convencer al resto de la Unión Europea que hay que hacer una política migratoria basada en la solidaridad y ordenando de una forma que sea beneficiosa para las personas que vienen y el país que las acoge", ha planteado.

Finalmente, José Miguel Nuin, de Izquierda-Ezkerra, ha pedido al Gobierno central "un cambio profundo" del sistema de refugio y asilo ante el "colapso" en el que, en su opinión, se encuentra instalado el que está en marcha y su "evidente falta de mínima respuesta de esta cuestión, que es de derechos humanos".