Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Ongi etorri, Sáhara

94 NIÑOS Y NIÑAS SAHARAUIS LLEGARON AYER A | Berriozar para disfrutar de un verano en familia y desconectar del día a día de los campamentos de refugiados.

Un reportaje de Unai Yoldi Hualde - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los niños y niñas saharauis, a su llegada a Berriozar.

Los niños y niñas saharauis, a su llegada a Berriozar. (Cedida)

Galería Noticia

Los niños y niñas saharauis, a su llegada a Berriozar.Una niña saharaui se abraza con su familiar de acogida.Amaia y Olatz Lakarta, en uno de los viajes al Sáhara.

Tras más de doce horas de viaje y casi un año de espera, 94 niños y niñas saharauis llegaron ayer a Navarra para disfrutar del verano en familias de acogida. Todos ellos vienen de los campamentos de refugiados de Tinduf, ubicados en el sureste del Sáhara Occidental, en unas tierras cedidas por el Gobierno argelino después de que los saharauis tuviesen que abandonar sus ciudades en 1975. Se trata de una zona de puro desierto, temperaturas muy altas (entre 40 y 50 grados) y que, además, en 2015 sufrió graves inundaciones que destrozaron las casas de muchas familias.

Ahora, poco a poco algunas familias han ido recuperando sus hogares, pero la vida en los campamentos es bastante dura. “La ayuda internacional se ha reducido mucho y hay problemas con la luz y la comida. La mayoría de familias están comiendo una vez cada dos o tres días y en muchos campamentos no tienen luz”, explica Carol García, representante de la Asociación Navarra Amigos del Sáhara (ANAS), una plataforma que desde hace más de veinte años organiza viajes de niños y niñas saharauis para que vivan durante el verano alejados del día a día de los campamentos de refugiados. Su objetivo: concienciar a las familias navarras de la situación de las personas refugiadas, para así “despertar un sentimiento de solidaridad con personas que están sufriendo injustamente”.

Carol viajó el pasado viernes hasta Tinduf y, tras pasar dos días en los campamentos, el lunes volvió a hacer las maletas para regresar con los niños a Navarra. Concretamente, llegaron ayer a Berriozar, una localidad que colabora desde hace años con ANAS y cede varios espacios para recibir a los pequeños. “En Berriozar siempre ha habido mucha solidaridad y muchas de las familias de acogida son del pueblo”, apunta Carol. Además, el Ayuntamiento de la localidad ofrece a los niños la entrada a las piscinas municipales de manera gratuita durante todo el verano.

hasta el 25 de agostoLos saharauis que han viajado hasta Navarra tienen entre 9 y 12 años y se quedarán hasta el 25 de agosto cuando volverán a Tinduf. La mitad llega por primera vez y la otra mitad repite de otros años. “Depende de la edad a la que viajen pueden llegar a venir tres o cuatro años, siempre y cuando ellos estén contentos con la familia y viceversa”, señala la representante de ANAS.

Cada una de estas familias, además de acoger a un niño, abona 500 euros para sufragar todos los gastos del viaje desde el Sáhara hasta Pamplona. Aun así, el número de familias de acogida se ha mantenido bastante constante desde que ANAS organizó estos viajes por primera vez en 1997. “Hay años que vienen más y otros que vienen menos, dependemos de las plazas de los aviones pero siempre son en torno a 100 niños”, aclara Carol.