Más de 2.800 agentes velarán por la seguridad en San Fermín

Se volverá a cerrar el Casco Viejo y el Ensanche con mobiliario urbano especial - En 2017 hubo 3 delitos contra la libertad sexual

EFE - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 14:11h

La consejera Beaumont, junto al delegado Jose Luis Arasti y la concejala Itziar Gómez.

La consejera Beaumont, junto al delegado Jose Luis Arasti y la concejala Itziar Gómez. (Gobierno de Navarra)

Galería Noticia

La consejera Beaumont, junto al delegado Jose Luis Arasti y la concejala Itziar Gómez.

PAMPLONA. Un total de 2.866 agentesvelarán por la seguridaddurante los Sanferminesde 2018 en un dispositivo "similar" al establecido el pasado año y con el que se pretende que "la verdadera protagonista sea la fiesta".

En concreto, el dispositivo está compuesto por 950 agentes de Policía Nacional;796 guardias civiles;720 policías forales y 400 agentes de la Policía Municipal de Pamplona, que garantizarán la seguridad durante las fiestas y ofrecerán la mejor atención posible a los ciudadanos durante unos días de gran afluencia de visitantes.

Todos los detalles del dispositivo han sido dados a conocer este miércoles por el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti;la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia del Ejecutivo foral, María José Beaumont;y la concejala de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, Itziar Gómez;en una rueda de prensa que han ofrecido tras la habitual Junta de Seguridad con motivo de las próximas fiestas de San Fermín.

Según han detallado, el delito más habitual que se comete en San Fermín es el hurto, por lo que, en consonancia con lo previsto otros años, se ha establecido un dispositivo especial de prevención. En este sentido, los distintos cuerpos policiales instan a la ciudadanía y a los visitantes a tomar una serie de precauciones mínimas para evitar los robos.

Entre ellas, no portar objetos de gran valor durante las fiestas, llevar el dinero en los bolsillos delanteros o en bolsos cruzados, y denunciar con celeridad cualquier sustracción. Este dispositivo especial prevé también la puesta en marcha de controles preventivos de robos en viviendas.

Otro de los frentes de actuación es el relativo al tráfico y consumo de drogas. La vigilancia se refuerza en establecimientos y lugares donde dicho consumo es más habitual, así como en las estaciones de autobús y de tren. También se intensifican los controles de drogas y de alcohol durante las 24 horas del día, con especial incidencia en las entradas y salidas de la ciudad. Así, se refuerza la presencia policial en los accesos a la ciudad tanto por cuestiones de seguridad vial como para la detección de posibles elementos terroristas, así como para la incautación de sustancias estupefacientes o de procedencia ilegal.

Al igual que en 2017, este año se va a repetir el cerramiento del Casco Viejo y el Ensanche, con mobiliario urbano especial (bolardos, jardineras...);la presencia de los conocidos como 'naranjitos' y vehículos policiales en los momentos más importantes de la fiesta. En cuanto al dispositivo del encierro, y tras el sabotaje causado en los corrales del gas y en varios agujeros en los que se encaja el vallado del encierro de los Sanfermines, reivindicado por el Frente de Liberación Animal, se ha decidido adelantar el tiempo de colocación de las cámaras de alta definición en el recorrido de la carrera.

AGRESIONES SEXUALES

Por otro lado, la prevención y detección de cualquier conducta que atente con la libertad sexual de la ciudadanía es otro de los objetivos prioritarios durante las fiestas, un delito que "nos preocupa este año más si cabe", ha señalado el delegado del Gobierno. Según ha indicado, están preocupados por el "impacto" que pueda tener en la calle la reciente puesta en libertad de los miembros de 'La Manada', condenados a nueve años de prisión por un delito de abuso sexual en los Sanfermines de 2016, y ha recordado que ya ha habido varias protestas en los últimos días, que han transcurrido "de forma pacífica y sin incidencia".

Arasti ha confiado en que "este mismo clima se respire también durante las fiestas", pese al "malestar y la indignación social" que existe. "Respetamos el derecho de las personas a expresar su opinión libremente, pero espero que sea siempre de manera pacífica y respetuosa y que en ningún caso afecte al buen desarrollo de la fiesta", ha aseverado.

Por su parte, la concejala de Seguridad Ciudadana del Consistorio pamplonés, Itziar Gómez, se ha referido a la iniciativa que circula en redes sociales para que las mujeres vistan con camisetas negras en el chupinazo y al llamamiento para que las mujeres no acudan a las fiestas y ha considerado que ambas iniciativas son "un error". Frente a ello, ha defendido que hay que "promover y reivindicar" una presencia activa de las mujeres durante las fiestas. El delegado del Gobierno en Navarra ha querido dejar claro que "se está trabajando para prevenir y perseguir" las agresiones sexuales y ha pedido a la ciudadanía que denuncie si es testigo de una agresión o si alguien pide ayuda. "Tenemos que ser capaces de expresar de forma pacífica y respetuosa que no vamos a permitir que las mujeres sean violentadas y que nuestra fiesta ni ampara ni justifica los excesos de quienes vienen a los Sanfermines pensando que todo vale", ha remarcado.

"COORDINACIÓN" ENTRE POLICÍAS

Por otra parte, los tres representantes institucionales han puesto de manifiesto la "colaboración" y "coordinación clara" que existe entre los diferentes cuerpos policiales para velar por la seguridad de los ciudadanos durante las fiestas y poder "cubrir todos los flancos". En este sentido, la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia del Ejecutivo foral, María José Beaumont, ha asegurado, tras "imputarse al 112 que evita llamar a la Policía Nacional y a la Guardia Civil", que "no existe ningún problema de coordinación, ni desde el 112 ni desde la Policía Foral con el resto de policías actuantes en Navarra".