La versión moderada de la reforma migratoria de Trump, rechazada por la Cámara

Los republicanos consideran poco duro el proyecto contra la inmigración ilegal

Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Manifestación en Washington a favor de la reunificacion de las familias inmigrantes.

Manifestación en Washington a favor de la reunificacion de las familias inmigrantes. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Manifestación en Washington a favor de la reunificacion de las familias inmigrantes.

washington- La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha rechazado la llamada ley de compromiso, la versión moderada de la reforma migratoria con la que se pretende dar cobertura a los dreamers, los inmigrantes que llegaron ilegalmente al país siendo niños.

Los congresistas rechazaron ayer el borrador por 301 votos en contra y 121 a favor, a pesar de que la votación se retrasó una semana para sumar nuevos apoyos que permitieran dar luz verde al proyecto de ley, según informa la cadena norteamericana CNN. Los republicanos consideran que el proyecto no es lo suficientemente duro para la inmigración ilegal;mientras que los demócratas una solución poco razonable.

Estaba previsto que la propuesta fracasara de todos modos debido a la división en las filas republicanas, que ostentan la mayoría de la cámara baja, y a que ningún demócrata respalda la ley de compromiso. Además, la retirada del juez conservador moderado Anthony Kennedy del Tribunal Supremo de EEUU otorga a Trump la oportunidad de nombrar a su sustituto y afianzar aun más la mayoría conservadora de la máxima instancia judicial del país. En el último año, esa mayoría ha propiciado varias sentencias a favor de grupos religiosos y de la derecha.

Los congresistas ya descartaron la semana pasada una versión más dura de la reforma migratoria conocida como ley Goodlatte por su autor, el presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, Bob Goodlatte.

Los dos proyectos están pensados para proteger a los dreamers, a quienes amparaba el programa gubernamental DACA, que fue derogado por el Gobierno de Donald Trump el pasado mes de septiembre sin dar una alternativa. Los dos borradores limitan la acción del DACA, porque acaban con ciertos visados, pero ofrecen un estatus legal a los dreamers. La diferencia es que la ley de compromiso brinda un camino hacia la ciudadanía estadounidense y la ley Goodlatte cierra definitivamente esta vía.

Este resultado en la Cámara de Representantes supone una derrota personal para Trump, que con la iniciativa Goodlatte esperaba obtener 25.000 millones de dólares adicionales para construir su anunciado muro en la frontera con México para frenar la inmigración ilegal, el tráfico de armas y drogas, y el terrorismo, tal y como prometió en campaña electoral.

“La Cámara de Representantes debe aprobar la dura pero justa ley sobre inmigración, conocida como ‘ley Goodlatte’, en la votación de esta tarde, aunque los demócratas no la aprueben en el Senado. Aprobarla demostrará que queremos unas fronteras más fuertes, seguridad, mientras que ellos quieren fronteras abiertas, crimen”, urgió horas antes en Twiiter.

decepción de trumpDespués de la votación, el magnate neoyorquino expresó su decepción por la falta de acuerdo entre los propios republicanos y les pidió aprobar ya una de las dos propuestas que hay en el Congreso o que elaboren una nueva con la intención de aprobarla. Trump se ha comprometido a firmar la ley que le entreguen las dos cámaras.

Trump, que ha dejado de lado la decisión de separar a los menores de sus familias al firmar un decreto que autoriza la presencia de estos en los centros de detención junto a sus padres, está sometido a una gran presión, nacional e internacional, por su polémica política de Tolerancia Cero de la inmigración ilegal. - E.P.

en cifras

30

La Justicia de Estados Unidos ha obligado al Gobierno de Donald Trump que reunifique, en un plazo de 30 días, a los centenares de menores separados de sus padres tras cruzar la frontera de México.

2.300

Más de 2.000 menores migrantes han sido separados de sus padres a su llegada a la frontera con México, una medida que el presidente derogó el miércoles en respuesta a dichas críticas.