Café bebido

A lo loco

Por Reyes Ilintxeta - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

si quieres abrir una peluquería, por ejemplo, tendrás que hacer un estudio de mercado y asegurarte muy bien de que lo que vas a ofrecer es lo que la clientela necesita y está dispuesta a pagar, porque si no te puedes encontrar con que te vas al garete porque tus clientes tienen una media de 70 años, pasan de teñirse el pelo de verde y de la manicura francesa y además no pueden pagar los 100 euracos que tú les quieres cobrar cada vez que les pones la mano encima. Todo esto que es tan obvio a simple vista parece que no lo es cuando se trata de grandes proyectos pagados con dinero público. Un ejemplo es el de los trenes de alta velocidad. Esta semana el Tribunal Europeo de Cuentas ha dado a conocer un informe demoledor que dice que las líneas de alta velocidad en Europa, y en especial en España, son “caras”, poco eficaces en sus conexiones, los “sobrecostes y los retrasos son la norma en lugar de la excepción” y los trenes registran una falta notable de pasajeros.

Explica que España ha recibido 14.000 millones de euros de fondos comunitarios desde 1994 y está a la cabeza del continente en porcentaje de cofinanciación, un el 26% del total, cuando la media europea es del 11%.

Y suma y sigue. Afirma que en todo el estado sólo hay una línea que tiene un uso eficiente, la Madrid-Barcelona, pero aún y todo los analistas constatan que ocurren cosas extrañas como que la alta velocidad no está conectada con los aeropuertos de ambas ciudades, pero sí con el de Ciudad Real.

Este informe llega la misma semana en la que se ha adjudicado el tramo Villafranca-Peralta del TAV de 5 kilómetros por 55 millones de euros. Nos sale a 11.000 euros el metro, más de lo que cobran muchos pensionistas en todo el año. Y suma y sigue.

En fin. ¡Feliz verano!

Más sobre Café bebido

ir a Café bebido »