Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Navarra cierra 2017 con las cuentas saneadas, 631 millones de tesorería y más inversión por habitante

Crece la asignación en sanidad, educación y política social
Primer ejercicio con superávit desde 2008

Andoni Irisarri Unai Beroiz - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

pamplona- Navarra ha hecho del 2017 el año de la consolidación financiera de la Comunidad Foral. El Gobierno presentó ayer el proyecto de Ley de Cuentas Generales correspondiente al pasado año con unos datos que mejoran los del ejercicio anterior y que ratifican por la vía de los hechos la efectividad de las nuevas políticas fiscales con las que el Ejecutivo ha conseguido, en apenas tres años, corregir la deriva a la que se encaminaban las arcas forales. Son muchos los datos y los indicadores que evidencian la recuperación de la buena salud financiera de Navarra, después de Gobiernos de UPN caracterizados por los recortes en los servicios públicos, por disparar la deuda y por poner en riesgo la viabilidad económica de la Comunidad Foral a base de reformas fiscales electoralistas que no podían garantizar el estado del Bienestar. Pero ahora la situación es diferente: Navarra terminó 2017 con 631 millones de tesorería;con superávit en las cuentas por primera vez desde 2008;invirtiendo más en gasto social que el año pasado;y pagando menos intereses por la deuda gracias a las renegociaciones de préstamos. Y todo se ha hecho, además, cumpliendo escrupulosamente con todas las exigencias de estabilidad presupuestaria y deuda pública que obligan tanto Madrid como Bruselas.

Aspectos clave de “unas cuentas saneadas”, como celebró Mikel Aranburu, consejero de Hacienda, que no han llegado porque sí. “El 2017 ha sido un año extraordinario porque los ingresos han superado los gastos”, indicó el titular de política financiera. Por un lado, porque la recaudación ha seguido mostrando un “buen comportamiento”, con un aumento de 226 millones más que en 2016 a través de impuestos directos (1.726 millones en total), sobre todo en IRPF (102,9 millones), Sociedades (98,8), Loterías (10), y impuesto de producción de energía eléctrica (con 8,2 millones más que en 2016). También los indirectos (1.932 en total) han ido a mejor, con 225 millones más que en 2016. Pero sobre todo lo que se ha notado ha sido el efecto de “la regularización definitiva del quinquenio 2015-2019” del Convenio Económico, firmado el pasado 27 de diciembre de 2017.

Entonces, y tras un año de negociaciones con el Estado, Navarra hizo valer un minucioso documento confeccionado por la Hacienda Foral que demostraba que en los últimos años se estaba pagando más de lo que correspondía a través de la aportación. El Estado terminó reconociendo esa realidad, por lo que a Navarra volvieron más de 200 millones. Eso explica el incremento del 274% de las transferencias corrientes en 2017. Es decir, que el resultado de las buenas cuentas del año pasado responde a una mezcla de política fiscal responsable y acierto negociador.

Predecir si esta tónica se mantendrá en el futuro es complicado. “El escenario presupuestario no es muy claro”, asumió Aranburu, que ve que cada vez los ingresos y los gastos corrientes se estrechan más. “Es decir, que una gestión presupuestaria prudente, equilibrada, como la que creo que estamos haciendo, lo que va a atender siempre es a no incurrir en déficit, pero tampoco necesariamente en superávit”, indicó. Por eso “la tendencia será mantener una tesorería suficiente como para acometer las necesidades de financiación a corto plazo sin tener que recurrir a los mercados financieros”.