la polémica con el 'ecce homo' estellés

Los daños en el San Jorge se estudiarán en Patrimonio Histórico mediante rayos X

La parroquia de San Miguel de Estella-Lizarra se hará cargo de los costes de restitución y restauración

Julen Azcona - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El San Jorge original, antes de la intervención.

El San Jorge original, antes de la intervención. (Cedida)

Galería Noticia

El San Jorge original, antes de la intervención.La imagen de San Jorge, tras la polémica restauración.La figura de San Jorge, tras la actuación.San Jorge, tal y como ha quedado.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

estella-lizarra- Los primeros pasos hacia la reparación del San Jorge se iniciaron ayer en Estella-Lizarra tras la reunión que mantuvo la Dirección General de Cultura (Príncipe de Viana) con el arzobispado de Pamplona-Tudela, la parroquia de San Miguel y uno de los autores de la desgraciada restauración.

La talla del siglo XVI se trasladará a Cordovilla, donde quedará en manos del Servicio de Patrimonio Histórico. El San Jorge dormirá en sus almacenes y será analizado al detalle en sus laboratorios, a través de una serie de acciones encaminadas, en la medida de lo posible, a su reparación. El coste de este procedimiento correrá a cargo de la parroquia de San Miguel.

El primer paso será un estudio radiológico: una lectura de rayos X con el fin de ver el estado del núcleo de la pieza y vislumbrar así qué capas originales se han conservado más allá de la escayola y la pintura. “Esta técnica nos permite detectar la pintura antigua, ya que tiene restos de plomo”, explicó Carlos Martínez, director del Servicio de Patrimonio Histórico.

Como curiosidad, la policromía del San Jorge corresponde a un repolicromado realizado en el siglo XVIII. Debajo de este se conserva, presumiblemente, la policromía original tardomedieval del 1500. Desde entonces hasta hoy no ha habido apenas pérdidas en la policromía, apenas un 15%.

Sin embargo, técnicos cercanos a la reparación aseguran que ahora, tras la desafortunada intervención, ha podido sobrevivir alrededor de un 15%. Se trata de una estimación basada en la documentación fotográfica consultada y de la que informaron las asociaciones ACRE y GEICC.

Una vez arranque la labor en el laboratorio, Carlos Martínez no supo concretar cuánto tiempo será necesario para llevar a cabo el análisis, aunque espera que no les lleve mucho. “No queremos que esto se extienda, aprovechando además que es un tema de preocupación pública, que está en la calle”.

Tras el estudio, el siguiente paso será “retirar lo que se ha añadido y restaurarlo con los criterios actuales y científicos”, según el director de Patrimonio Histórico.

El encuentroDurante la reunión de ayer, la comunicación entre partes fluyó de forma adecuada. “Están dispuestos a hacer todo lo posible para resolver la situación”, afirmó Martínez, refiriéndose a los responsables de la intervención. “Y mostraron la máxima disposición a colaborar en todos los niveles”.

El director recordó que, sin ir más lejos, durante la visita técnica que tuvo lugar el pasado 7 de junio los dueños del taller de manualidades de Estella-Lizarra se mostraron “dispuestos a aportar toda la información” sobre su intervención en el San Jorge, como los tipos de materiales que usaron o las técnicas que llevaron a cabo. “Así se facilitará la retirada de las capas nuevas”.

Tras la visita, Martínez relató que encontró a los responsables de la fallida restauración “muy afectados por la situación. Para ellos ha supuesto una tensión muy fuerte;están desolados”. El director de Patrimonio Histórico cree que lo que ha sucedido es “un error”, y señala que es “bueno” que haya disposición por cooperar.

Reacciones GEIIC (Grupo Español del International Institute for Conservation) se sumó a la denuncia de ACRE (Asociación Profesional de Conservadores Restauradores de Bienes Culturales de España) contra la intervención llevada a cabo en la escultura.

Así, ambas asociaciones reclaman la necesidad de que las actuaciones de conservación y restauración del Patrimonio Cultural estén “proyectadas, dirigidas y realizadas por profesionales con formación académica superior y con la experiencia y criterios necesarios”.

Poniendo el foco en el ámbito sancionador, las asociaciones se remitieron al Código Penal y a la Ley Foral Navarra de Patrimonio Cultural. Esta última normativa protege a bienes como el San Jorge, tanto de quien no informe al Departamento competente como de quien actúe sin la formación y titulación correspondientes, produciendo daños al Patrimonio Cultural.