La presa de Santa Engracia se arreglará en otoño

Una de las opciones es instalar un mecanismo hinchable que permita regular el caudal del Arga

Kepa García - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- El Ayuntamiento arreglará en otoño la presa de Santa Engracia, cuyo derrumbe parcial ha provocado algunas quejas ciudadanas por la desaparición de la lámina que permitía mantener el caudal del río Arga y las actividades de un club de remo.

Tras haber confirmado el 2 mayo que se iba a proceder al arreglo provisional, el concejal delegado de Ciudad Habitable Joxe Abaurrea comentó ayer que se están analizando varias opciones y que la voluntad desde el principio ha sido reparar la presa, dejando para más adelante el debate social pendiente sobre el plan fluvial de Pamplona.

El asunto volvió al debate municipal a raíz de una iniciativa presentada por el grupo socialista en la comisión de Urbanismo, en la que se recogían las propuestas del Club de Remo Navarra para conservar la presa. La declaración fue aprobada por unanimidad y establece la inclusión de las obras de reparación en el proyecto de modificación presupuestaria correspondiente a las inversiones financieramente sostenibles, que se aprobará el martes que viene en el Pleno.

Antes de proceder al arreglo, el Ayuntamiento deberá enviar el proyecto de intervención a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) que tendrá que dar la autorización al tratarse de una obra en el cauce fluvial, mientras que el Gobierno de Navarra, como depositario de las competencias medioambientales, deberá hacer su propio informe.

La rotura de la presa, posiblemente como consecuencia de las fuertes avenidas registradas en la cuenca, provocó la desaparición de la lámina de agua que permitía los entrenamientos del Club Náutico y el descenso del caudal. La presa presenta un boquete de entre tres y cuatro metros de anchura en medio de la estructura. Fue levantada en el siglo XIII, está construida en piedra de sillería y mide 65 metros de largo con una altura aproximada de dos metros.

Presa hinchableDesde el primer momento los técnicos municipales, con la directora del área de Ecología Urbana Camino Jaso a la cabeza, abogaron por un arreglo provisional. Previamente, hubo que comprobar la titularidad de la presa, ya que solo al titular le corresponde decidir dónde se quiere intervenir, cómo se quiere hacer y para qué, además de asumir el coste si finalmente recibe autorización.

Según comentó Abaurrea, una de las propuestas que se están estudiando plantea la colocación de una presa hinchable que permita regular el cauce, como la que existe en el río Oria en Tolosa.

A la comisión de Urbanismo acudieron varios representantes del Club Náutico de Navarra, entre ellos su presidente José Miguel Urra que mostró su confianza en una solución duradera.