Gaz Kalo reconoce a 80 jóvenes gitanas por continuar sus estudios

Junto a la Asociación Santa Lucía de Peralta, celebraron ayer la fiesta de fin de curso

María San Gil - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los alumnos reconocidos, durante la fiesta de fin de curso.

Los alumnos reconocidos, durante la fiesta de fin de curso. (MARÍA SAN GIL)

Galería Noticia

Los alumnos reconocidos, durante la fiesta de fin de curso.

Peralta- La Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra Gaz Kalo y la Asociación Santa Lucia de Peralta reconocieron ayer, en su fiesta de fin de curso, el esfuerzo de 80 mujeres y jóvenes gitanas. Asistieron más de 100 personas, entre ellas, Ander Domblás, del departamento de Educación;Agustín Otazu, jefe de sección de Inclusión Social y Atención a las Minorías;y Juan Carlos Castillo, alcalde de Peralta.

“Hace unos años no conseguíamos encontrar a chicas y chicos que acabaran Secundaria, ahora estudian Grado Medio, Grados Superiores e incluso universitarios, y también hay mujeres casadas que retoman la formación”, señalaron los promotores, que recalcaron que todo esto es gracias a la implicación de las familias, a las asociaciones gitanas y a los programas que se desarrollan en Gaz Kalo, apoyados por el departamento de Derechos Sociales, Salud, Educación, y el apoyo de ayuntamientos como el de Peralta, así como la colaboración y trabajo en red con los Servicios Sociales, centros educativos o de salud. La jornada contó con la actuación de las más peques de la Asociación Santa Lucia, y de los hermanos Lorena y Bruno Jiménez.

“En los últimos años las instituciones europeas insisten en que las asociaciones gitanas sean protagonistas en el impulso de políticas en el ámbito local, autonómico, estatal y europeo, y exigen un tratamiento político nuevo, riguroso, consecuente, que evite los errores del pasado y que no admita manipulaciones. Para Gaz Kalo es importante que la historia y la cultura del pueblo gitano se reconozcan y aparezcan donde siempre tuvieron que estar: en la escuela y el sistema educativo, espacio donde se adquieren los derechos y deberes de la ciudadanía y donde se desarrollan capacidades para conocer, comprender y respetar la diversidad y las diferentes culturas que formamos parte de esta sociedad. Este es nuestro sueño, esta es la escuela que nos gustaría que se encontrasen los niños y las niñas cuando estudian para el mañana”. Jornadas como ésta, insistieron, “nos ayudan a poner en valor referentes de estudiantes gitanos que animen a otros alumnos a seguir formándose.