La Mancomunidad aplica un Plan de Saneamiento y sube las tasas

Intervención llevaba cinco años alertando a los partidos de la “urgencia” de adoptar medidas

Fermín Pérez-Nievas - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Una vecina de Tudela tira varios cartones al contenedor.

Una vecina de Tudela tira varios cartones al contenedor. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

Una vecina de Tudela tira varios cartones al contenedor.

tudela- La Mancomunidad de Residuos de la Ribera está inmersa desde principios de año en un Plan de Saneamiento ante el deterioro de sus cuentas desde el año 2013 que han desembocado en que en 2017 se cerraran con un déficit de 265.671 euros. En la asamblea del pasado noviembre se aprobó acometer este plan, que implica una subida de las tasas en 2018 y 2019 de un 5% y un 3% (un incremento que no se ha hecho público), y una “reducción drástica de los gastos”. Desde el departamento de Intervención de la Mancomunidad se indicó, en la asamblea celebrada el pasado miércoles, que las medidas fiscales adoptadas (incremento de las tasas) se “completaron el año pasado con un reajuste en los servicios a la baja”.

Al mismo tiempo indicaron que existía un “déficit estructural en la Mancomunidad” por el que desde hacía años se estaban registrando más gastos que ingresos. De esta manera, este año los riberos pagarán en la tasa de basura de la Mancomunidad 56,5 euros, en lugar de los 53,8 euros de 2017, lo que elevará el total por encima de 103 euros (el año pasado eran 100,12 euros), ya que a esa cantidad hay que sumar lo que se paga al Consorcio de Basuras.

Desde la CUP, Patricia Lorente, puso en evidencia que en estos últimos años se habían empleado 5 millones del remanente de tesorería por lo que preguntó al presidente Tomás Aguado si había habido “falta de previsión”. En nombre de UPN, el alcalde de Monteagudo, Mariano Herrero, apuntó que “es evidente que las cuentas son malas, pero es cierto que el resultado presupuestario es mejor de lo esperado”, por lo que apostaron por dar a la presidencia un “voto de confianza” y se abstuvieron en las cuentas, que fueron refrendas por PSN, I-E, Tudela Puede y ACI.

avisos desde hace 5 añosDesde el año 2013 (bajo la presidencia de UPN) el departamento de Intervención ya alertó de la situación y de que se debían adoptar medidas de forma inmediata. “Desde 2013 el resultado es negativo y se lleva incumpliendo la regla de gasto y cubriendo con remanente de tesorería”, al tiempo que, según las actas de la asamblea de noviembre, pedía la ejecución “urgente” del plan de saneamiento que se ha puesto en marcha este año (5 años después) y repetía que “desde 2013 llevo indicando que se debe acometer el Plan Financiero y que me marquen las pautas para su redacción”.

Este déficit viene por el desajuste de dos parámetros, un incremento en los gastos y un descenso en las transferencias corrientes, ya que los ingresos procedentes de las tasas seguían aumentando año a año. De esa manera, desde 2013, los balances comenzaron a mostrar déficit en lugar de superávit, como había sucedido hasta entonces.

Las cuentas de la Mancomunidad de 2017, aprobadas el miércoles reflejan una deuda viva de 1.015.000 euros, lo que significa el 8,9%, “unas cifras que no serían malas pero que se ve perjudicado por el resto de los parámetros. El remanente de tesorería de esta entidad asciende a 1,3 millones, lo que representa 700.000 euros menos de los que se registraron en 2016. Otro parámetro que es negativo es el incremento de la morosidad que ha crecido con respecto a 2016, dato fundamental para la caída de los ingresos y cuya recaudación no aumenta. “¿Hay algún plan o medida prevista para reducir esa morosidad?”, pregunto la edil de Cintruénigo de APC, María Cariñena. “Cada vez hay más morosos, pero no sé si podemos hacer más de lo que hacemos. Damos posibilidad de fraccionar, de aplazar, no se envía la vía ejecutiva hasta pasado un año”, respondieron desde la Mancomunidad.

la limpieza mancomunadaOtro de los temas importantes que se trataron en la asamblea hacía referencia al esperado informe sobre la limpieza urbana que varios ayuntamientos pretenden mancomunar. La primera sorpresa fue que Corella (gobernada por ACI y PSN), que está en la Permanente (presidida por PSN), ha decidido salir de este servicio y se gestionará la limpieza por su cuenta. Según explicó Tomás Aguado, “el martes o miércoles de la semana que viene se entregará a cada ayuntamiento un borrador del pliego en el que la Permanente lleva trabajando varios meses. Es un borrador, no es algo definitivo y esperaremos las propuestas que vengan de cada uno de los ayuntamientos que se quieran integrar. No se va a obligar a nadie a entrar. Los ayuntamientos dirán si o no y pueden hacer sus aportaciones”.

María Cariñena (APC) mostró su desconfianza por el pliego dado que “en el borrador se señala que todo el poder decisorio será de la Permanente y no de la Asamblea y el responsable será el gerente. Se va a dejar a los ayuntamientos que no podrán decidir sobre la rescisión del contrato en al menos 10 años. La asamblea y los ayuntamientos tendrían que tener más valor en la decisión porque son los que van a sufrir o no la limpieza”. De esa forma, parece que la licitación de la limpieza puede tardar varios meses y no es seguro que más municipios no se vayan a desligar del proyecto.

Ayer desde UPN, que no dijo nada en la asamblea a este respecto, se criticó que en Tudela se siga sin sacar a concurso la limpieza hasta que se mancomune este servicios.

cifras

Aumentar ingresos. La subida de las tasas prevista para 2018 y 2019 tiene como objetivo incrementar la partida de los ingresos, ya que los gastos se reducen poco y para equilibrar el presupuesto se necesita que haya más ingresos que gastos. Así, en el pasado año 2017 se recaudaron 10.368.564 euros y las previsiones son que en 2018 esta cantidad suba a los 11.024.000 euros y en 2019 a los 11.245.000 euros. Esto significaría que ese incremento supone para las arcas de la Mancomunidad de Residuos 656.395 euros más en 2018 y 220.499 euros más en 2019.

Más retribuciones. El año pasado, en 2017, la partida de retribuciones a los corporativos aumentaron en 12.000 euros, pasando de los 48.000 euros a los 60.000 ya que, según explicaron, fueron necesarias más reuniones.

Ausencias. En la asamblea estuvieron ausentes los representantes de Castejón, Ablitas, Cabanillas, Barillas y Fustiñana.