Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
por una confusión en el viaje

Putin regaló entradas a dos aficionados argentinos que se perdieron el duelo contra Croacia

Después de que su problema saliera a la luz, mandatarios regionales contactaron con los seguidores

EP - Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 18:44h

Putin, en una imagen de archivo en un acto oficial.

Putin, en una imagen de archivo en un acto oficial. (EFE)

Galería Noticia

Putin, en una imagen de archivo en un acto oficial.

MOSCÚ. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, regaló dos entradas para el encuentro entre Argentina y Nigeria a dos aficionados argentinos que se perdieron el partido contra Croacia en la fase de grupos por una confusión en el viaje, según ha informado este viernes el Kremlin.

Los dos hombres volaron a Rusia con la intención de ver a la albiceleste ante Croacia la semana pasada en Nizhni Nóvgorod, según señala la prensa local, pero, accidentalmente, fueron a la ciudad de Veliky Novgorod, unos 800 kilómetros más al oeste.

Después de que su problema saliera a la luz, mandatarios regionales contactaron con los seguidores, a quienes les dijeron que Putin les daría entradas para el partido de Argentina contra Nigeria en San Petersburgo cinco días después, informó el periódico Komsomolskaya Pravda. Argentina ganó 2-1 y se clasificó para octavos de final.

Cuando la agencia de noticias Interfax le preguntó al portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, si Putin había ordenado que los seguidores argentinos recibieran las entradas, lo confirmó. "Esa es la verdad", indicó.

"Nos dijeron que nos estaban dando entradas para el partido en San Petersburgo por orden de Vladimir Putin. Las cosas pasan para mejor. En el partido para el que teníamos entradas, Argentina perdió 3-0. Pero al final estuvimos en un partido histórico", dijo uno de los hombres, citado por el diario Komsomolskaya Pravda.

El Kremlin desea utilizar la Copa del Mundo para mostrar a Rusia como un país abierto y acogedor, y ha trabajado duro para abordar las preocupaciones sobre el hecho de que algunos visitantes internacionales tengan que viajar mucho entre las 11 ciudades anfitrionas en todo el país.

Aunque no se ha informado sobre inconvenientes importantes, algunos aficionados descubrieron al llegar a Rusia que tenían reservas de hotel en otras ciudades o billetes de trenes para un destino equivocado. Alrededor de 100 aficionados nigerianos, por ejemplo, se quedaron varados temporalmente en Kaliningrado a comienzos del torneo debido a problemas de visado.