Super 8 Pensar, planear, ¡a grabar!

Once chicas y chicos participan esta semana en un taller de cine organizado por la Filmoteca de Navarra con el que se inician en el lenguaje audiovisual.

Un reportaje de Amaia Rodríguez Oroz. Fotografía Oskar Montero - Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Bajo la dirección de Julio Mazarico, de negro, los alumnos del taller de la Filmoteca de Navarra graban una secuencia del cortometraje.

Bajo la dirección de Julio Mazarico, de negro, los alumnos del taller de la Filmoteca de Navarra graban una secuencia del cortometraje.

Galería Noticia

Bajo la dirección de Julio Mazarico, de negro, los alumnos del taller de la Filmoteca de Navarra graban una secuencia del cortometraje.

Pensar, planificar y, después, comenzar a grabar. Son las claves que el cineasta Julio Mazarico ha pretendido enseñar a lo largo de esta mañana a once chicas y chicos en el Taller de cine para jóvenes en super 8 mm, que ha sido organizado por la Filmoteca de Navarra y finaliza hoy su tercera edición. En estos días, los participantes han podido acercarse al lenguaje audiovisual y filmar una breve historia con una Super 8, la cual se proyectará en la misma Filmoteca el 6 de septiembre.

Eduardo Carrera, Uriel Tiberio, Gael Fernández, Tom Loughran, Alejandro Peña, Pablo Louazel, June Pérez, Alaitz Azcona, Carlos Oderiz, Álvaro de Iriza y Asier Ros son los y las jóvenes que han participado en esta tercera edición del taller. Con edades comprendidas entre los 12 y los 16 años, han podido asomarse a los mecanismos creativos del cine y usar formatos que, en principio, están en desuso pero que les ayudan a pensar y ser más reflexivos con el uso de la imagen y la grabación. “El digital ha traído a nuestras vidas mucha producción sin pensar, y en cambio este viejo formato te obliga a tener una fase previa de preparación del guion o los planos que se van a utilizar y otra fase de ensayo”, sostiene Mazarico, para quien utilizar este formato analógico resulta “de lo más didáctico”.

Para el cineasta tudelano, que este curso esté enfocado a personas jóvenes es “todo un acierto”, puesto que “es en estas edades cuando se despiertan los intereses por algo” y, si se consigue, “funcionan de maravilla”. Y son estos mismos quienes afirman que “está siendo muy interesante” el taller. “Sobre todo, porque estamos aprendiendo a hacer todo lo que hay antes de grabar, como a hacer el guion literario, pensar las escenas...”, sostienen. Aunque para algunos de ellos sea su primer contacto con el mundo audiovisual, la mayoría ya había filmado un corto o una pequeña película. No obstante, subrayan que lo interesante de este taller está en grabar de manera analógica. “No había visto en mi vida una Super 8 y me hacía ilusión probar;además, es muy diferente que grabar en digital”, destaca June Pérez.

día de grabaciónAyer fue el día de grabación, un día intenso puesto que “hay que poner en imágenes todo lo que hemos estado trabajando esta semana sobre el guion”, indica Mazarico. El cortometraje, de siete minutos de duración, comienza con una academia, cuyos alumnos se van de excursión, explica Álvaro de Iriza, mientras el profesor del taller le advierte de no desvelar más de la cuenta. La historia prosigue cuando uno de los alumnos se pierde y encuentra un libro con pócimas para convertir a los jóvenes en adultos y a los adultos en niños. “Y lo demás lo dejo para el día del estreno”, dice De Iriza, ya que el filme que ayer grabaron y hoy editarán se estrenará el 6 de septiembre en la Filmoteca de Navarra.

“Antes del día de grabación, hemos tenido un proceso de reflexión y de preparación que les viene bien a los chavales y que, además, les vale para muchos ámbitos de su vida”, apunta Mazarico, quien hace hincapié en la parte didáctica de estos talleres. “Hemos preparado muy bien todas las secuencias para que en el día de grabación el trabajo vaya rodado”, subraya. De hecho, el formato analógico es limitado, por lo que no se pueden hacer todas las repeticiones que les gustaría como, en cambio, sí se podrían hacer con una cámara digital. Pero el objetivo “no es la perfección de las tomas”, sino “todo lo que hay antes”.

Cada secuencia de este corto mudo está grabada por uno de los jóvenes participantes en el taller. Algunos afirman que les gusta más estar tras la cámara, aunque para otros es más divertido actuar. Lo que todos tienen claro es que esta experiencia está resultado “muy divertida” y que les hace plantearse dedicarse a esto cuando sean más mayores. Ahora, lo que tienen claro es que seguirán investigando y aprendiendo cosas sobre este lenguaje audiovisual que les parece tan “interesante” y “entretenido”.

apuntes

El taller. Se trata del III Taller de cine para jóvenes en super 8 mm, que finaliza hoy y en el que han participado once chicas y chicos con edades comprendidas entre los 12 y los 16 años y ha sido organizado por la Filmoteca.

El cortometraje. Desde el lunes, los participantes han ideado y planificado el guión de un cortometraje de 7 minutos, que grabaron ayer y hoy editarán. Se estrenará el 6 de septiembre.

Los participantes. Eduardo Carrera, Uriel Tiberio, Gael Fernández, Tom Loughran, Alejandro Peña, Pablo Louazel, June Pérez, Alaitz Azcona, Carlos Oderiz, Álvaro de Iriza y Asier Ros.