Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El parlamento de navarra pide el fin de la dispersión

La amplia mayoría del cuatripartito y PSN reclaman el fin de una política penitenciaria de excepción Solo UPN y PP rechazaron esta resolución histórica

Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Presentación de la dinámica ‘Orain presoak’ en la plaza de la Libertad de Pamplona, junto a las peñas sanfermineras.

Presentación de la dinámica ‘Orain presoak’ en la plaza de la Libertad de Pamplona, junto a las peñas sanfermineras. (Foto: Unai Beroiz)

Galería Noticia

Presentación de la dinámica ‘Orain presoak’ en la plaza de la Libertad de Pamplona, junto a las peñas sanfermineras.

pamplona- Era la última moción del día del último pleno del Parlamento foral antes de las vacaciones de verano, pero no por ello dejó de ser histórica al sumar una nueva y amplia mayoría: 33 de los 50 parlamentarios sumaron sus votos para pedir de forma unánime el fin de una política penitenciaria de excepción. El Parlamento de Navarra manifestó su “desacuerdo” con la política de alejamiento y, en este sentido, “dentro del nuevo tiempo abierto tras la desaparición de ETA”, entiende “necesaria” una nueva política que “evite un cumplimiento de penas privativas de libertad lejos de los lugares de arraigo social y familiar, facilitando así la relación con sus familiares, el bienestar de hijos e hijas menores de edad y el derecho de éstos a estar con sus progenitores”.

Con los votos a favor de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu, PSN e I-E, la Cámara foral apela “al cumplimiento de lo previsto en la Ley General Penitenciaria para evitar el desarraigo en el cumplimiento de las penas privativas de libertad conforme a los principios de reinserción y resocialización de las mismas”.

“El fin de las dispersión no es ninguna afrenta a las víctimas de ETA, no es pagar ningún precio a nadie. Es una decisión coherente, es el fin de una política de castigo añadido a las familias que no figura ni en el Código Penal ni en la legislación penitenciaria. Ni siquiera los que justificaban antes estas medidas enmarcadas en una estrategia de lucha antiterrorista pueden sostener este argumento. Hoy estamos en un tiempo nuevo y diferente, hoy ETA ya no existe. La justicia seguirá trabajando, y el Estado y la sociedad seguirá trabajando para dar una memoria y reconocimiento a las víctimas. Las víctimas deben tener garantizado su derecho a la reparación, pero no deben condicionar la vuelta a la normalidad penitenciaria”, explicó el parlamentario de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, en la defensa de la moción.

La resolución aprobada incluye un segundo punto en el que, a su vez, el Legislativo foral “considera necesario avanzar en las políticas de convivencia, para lo cual resulta oportuna la aplicación de principios como el de individualización, humanidad y reconocimiento del daño causado”.

Por parte del PSN;Inma Jurío Macaya indicó que “esta moción es continuidad de muchas otras”. “Hemos sufrido en nuestras calles y de forma más directa la violencia terrorista de ETA, violencia ilegitima. Hoy al partido socialista no se le va a poder criticar nunca los esfuerzos que ha hecho en la lucha antiterrorista y no se les van a criticar nunca sus políticas de memoria, estamos con las víctimas, pero la política penitenciaria es otra cosa, no son concesiones, no es humillarlas, es simplemente cumplir la legalidad”, señaló.

Tan solo los parlamentarios de UPN y PPN rechazaron esta propuesta. El parlamentario regionalista Carlos García Adanero aseguró que esta es “una cesión política”. “Esto no es una cuestión del buen rollo, cada uno tiene que pagar por lo que hizo, no creemos que no se haya cumplido la ley. Los principios están por encima de esto. Esta moción es una aberración”, sostuvo.

Mucho más fuera de tono fue el discurso de Ana Beltrán (PPN), que acusó a los socialistas de “encaramarse al Gobierno por la gatera” y “desenterrar a Franco y enterrar de nuevo a las víctimas del terrorismo”. “No nos importa nada que los que han asesinado estén lejos de sus familiares cuando los que han sido asesinados están bajo tierra”, añadió a su discurso. Fue tan solo la nota discordante de un debate que de forma general coincidió con que la desaparición de ETA inaugura un nuevo tiempo también en esta materia. - D. Burgui