Reciclar los envases en san fermín tendrá premio

El día 9, en una máquina situada junto a los fuegos, se podrá dejar vidrio, latas, bricks y botellas
Se dará 10 céntimos por cada envase

Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

De i a d, Andoni Uriarte (Recircula), Ana Malón (Greenpeace), Andoni Romeo (Traperos), el concejal de Ecología, Armando Cuenca, y Camino Jaso, directora del área.

De i a d, Andoni Uriarte (Recircula), Ana Malón (Greenpeace), Andoni Romeo (Traperos), el concejal de Ecología, Armando Cuenca, y Camino Jaso, directora del área. (Foto: Iñaki Porto )

Galería Noticia

De i a d, Andoni Uriarte (Recircula), Ana Malón (Greenpeace), Andoni Romeo (Traperos), el concejal de Ecología, Armando Cuenca, y Camino Jaso, directora del área.

PAMPLONa- El Ayuntamiento de Pamplona, junto con Greenpeace, Traperos de Emaús, Retorna, Recircula, Acción clima y Ekologistak Martxan, va a llevar a cabo estos Sanfermines una prueba piloto para impulsar la recogida selectiva de residuos.

Así, la noche del 9 de julio, en el entorno de los fuegos artificiales, se instalará una máquina para que las personas que acudan al acto puedan depositar cuatro tipo de envases: vidrio, bricks, latas y botellas de plástico. Cada persona podrá echar hasta un máximo de 10 unidades en un solo viaje y recibirá 10 céntimos por cada envase depositado.

La máquina, de 8x6 metros, se instalará en la Vuelta del Castillo, junto a la calle Yanguas y Miranda, en la parte sur entre la estación de autobuses y el aparcamiento de bicis. Contará con un operario de apoyo así como de 20 voluntarios que también recogerán envases y abonarán los 10 céntimos por unidad.

El proyecto fue presentado ayer en Geltoki por el concejal delegado de Ecología Urbana y Movilidad del Ayuntamiento de Pamplona, Armando Cuenca, junto con la directora del área, Camino Jaso;Andoni Uriarte, de Recircula;Ana Malón, de Greenpeace y Compañía 3 Rs;y Andoni Romeo, de Traperos de Emaús.

El Ayuntamiento de Pamplona colabora en la iniciativa con la organización y promoción del evento, aunque no en las compensaciones económicas, que correrán a cargo de los colectivos. En este sentido, Armando Cuenca destacó que el Consistorio “apuesta al 100% por la reutilización de envases” y añadió la campaña de vasos reutilizables. Asimismo, dijo que “estamos trabajando en una ordenanza que va a regular el uso de envases reutilizables en grandes eventos festivos”.

Cuenca recordó que “los índices de reciclaje son muy bajos” e “incluso lo que se separa en el contenedor amarillo muchas veces no se separa suficientemente bien en el vertedero y acaba como un residuo más”. Por ello, apostó por el “reciclaje previo” para evitar que acabe en el vertedero y “evitamos invertir en la separación en el propio vertedero, que tiene una eficacia bastante baja”.

El edil confió en que esta experiencia piloto sea el punto de partida que lleve progresivamente a un sistema de recogida selectiva durante todo el año.

Por su parte, Ana Malón, de Greenpeace, explicó que la iniciativa forma parte de la campaña Navarra por los retornables, formada por varios colectivos, con la que se busca “poner un valor a los envases retornables”, una iniciativa que recorrerá diferentes localidades de Navarra y que recalará en Pamplona.

Malón añadió que, además de la prueba piloto de la noche del día 9, el 11 de julio los colectivos participantes celebrarán una rueda de prensa en la que darán a conocer los resultados de la campaña. “Queremos poner un valor a los envases” porque “es cuando la gente se responsabiliza”, dijo, y destacó que “todo lo que se recoge mediante este sistema tiene una calidad excelente que esos materiales puedan ser reutilizados o reciclados”.

Andoni Uriarte, de Recircula, indicó que la experiencia piloto es “demostrativa” y “está anclada dentro de la Ley Foral de Residuos de Navarra. Vamos a anticiparnos en Navarra a lo que las directivas europeas ya nos están proponiendo desde hace tiempo”. Añadió que con esta prueba “no se trata de obtener grandes cifras, sino que es una campaña comunicativa para que la ciudadanía sea consciente de que el residuo que tiramos a los contenedores o abandonamos por la playa, vale dinero, y se convierte en un recurso”. - E.P.