El Hospital Viejo de Estella, ocupado para la creación de un nuevo gaztetxe

La vecindad lo recibió con “positividad” y Gobierno foral, propietario del edificio, va a denunciar

Julen Azcona - Sábado, 30 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Vista exterior del Hospital Viejo, ocupado desde el sábado pasado.

Vista exterior del Hospital Viejo, ocupado desde el sábado pasado. (JULEN AZCONA)

Galería Noticia

Vista exterior del Hospital Viejo, ocupado desde el sábado pasado.

estella-lizarra- El histórico edificio estellés conocido como Hospital Viejo se ha convertido desde el pasado fin de semana en el nuevo gaztetxe de Estella-Lizarra. Un grupo de jóvenes ocupó el pasado sábado el inmueble abandonado, situado entre las calles Cotarro y la Imprenta, para empezar de cero un proyecto “de autogestión, popular y juvenil”.

El motivo, según se difundió a través de un manifiesto en las redes sociales, es que Pinupe, el gaztetxe que hasta ahora existía en la ciudad del Ega y que se había ocupado en un lugar apartado en los alrededores de Remontival, “ya no satisface nuestras necesidades”.

Pinupe deja así paso a “una nueva generación” que, aseguran en la declaración, “viene con fuerza. Hemos ocupado este edificio abandonado por el poder público durante años para resucitar aquello que estaba muerto”, explican.

De momento, el gaztetxe no tiene nombre pero sí un símbolo reconocible, una casa amarilla brillando desde el interior de una bombilla. “Vamos a encender algo nuevo en Estella-Lizarra y hacemos un llamamiento a participar a cualquiera”, aseguran. “Tenemos muchos proyectos entre manos y muchos más que todavía están por descubrir”.

A lo largo de esta semana ya se han llevado a cabo diversos talleres culturales y sociales y hay programadas más de cara a los próximos días. De momento, la prioridad es un auzolan diario para la rehabilitación y limpieza del edificio, que se encuentra en un estado de dejadez del que se lamentan tanto vecinos como Ayuntamiento.

Reacción vecinalLos vecinos y vecinas del barrio de San Miguel fueron los primeros en recibir la noticia, a través de una asamblea informativa a la que se les invitó al día siguiente de la ocupación. “Sin entrar a valorar la legalidad de los hechos, la actitud de los jóvenes para con el vecindario fue muy positiva”, aseguró Mikel Roig, de la asociación de vecinos de San Miguel. “Les pedimos respeto por la seguridad, el ruido y la limpieza y la respuesta fue buena”.

A la asociación no ha llegado aún ninguna queja vecinal. “Lo que sí que hay es inquietud y preocupación por ver qué va a pasar;estamos expectantes”, afirma Roig.

Propiedad El Gobierno de Navarra, propietario del edificio desde que el Ayuntamiento estellés se lo cediera hace años, aseguró ayer a través de fuentes del departamento de Derechos Sociales que ha instado a su asesoría jurídica para que interponga una denuncia “de forma inminente. El juez dictaminará si procede un desalojo más o menos rápido”, afirmaron, añadiendo que normalmente “si los okupas lo abandonan motu propio se retira la denuncia”.

Desde el departamento entienden que “apropiarse de un uso que es de todos no es correcto” y destacaron que es su deber “velar” por sus bienes y hacer que se cumpla la ley “para todo el mundo. Además, cualquier percance que pudiera ocurrir incurre en responsabilidad pública al no haber medios de seguridad y accesibilidad en el inmueble”.

Respecto a la voluntad social de los jóvenes, desde Derechos Sociales señalaron que “el Ayuntamiento tiene competencias para ceder otros espacios para estos fines juveniles, sociales y culturales”.

Ayuntamiento El alcalde de Estella-Lizarra, Koldo Leoz (EH Bildu), aseguró que el Consistorio estellés no tomará medidas de desalojo porque “no tiene competencias. En caso de generar problemas en el vecindario, intervendrá Policía Municipal como en cualquier chabisque o vivienda que causa ruido o molestias”, añadió.

De momento lo que sí ha hecho el Consistorio es abrir un expediente informativo para recavar información de “las razones por las que han entrado al inmueble y la actividad que quieren desarrollar allá”, según explicó Leoz.

Antes de la ocupación, existía la idea de que el Ejecutivo cediese el edificio al Ayuntamiento para darle uso. Sin embargo, ninguna iniciativa llegó a buen puerto debido a que ni Ayuntamiento ni Gobierno foral quieren hacerse cargo de su rehabilitación.

Historia El conocido como Hospital Viejo de Estella-Lizarra lleva más de una década abandonado y en “malas condiciones”, tal y como coinciden vecinos, Ayuntamiento y Gobierno foral. En el pasado, fue sede de grupos culturales estelleses como la comparsa de gigantes, la banda de música o el grupo de teatro Kilkarrak. Tras la cesión de la propiedad a Bienestar Social, el edificio perdió su uso, con excepción de un pequeño espacio en la planta baja, utilizado como centro de Servicios Sociales.