‘Gogoan’ llega con 40 años de retraso

Cientos de personas dieron la bienvenida a la obra en recuerdo a las víctimas de la agresión policial de los Sanfermines del 78

Bea Ciordia | Javier Bergasa - Sábado, 30 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un aurresku colectivo puso el broche de oro a la inauguración de la estatua.

Un aurresku colectivo puso el broche de oro a la inauguración de la estatua. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Un aurresku colectivo puso el broche de oro a la inauguración de la estatua.

pamplona- Ya lo decía Ernest Hemingway en su emblemático libro Patria:“Es imposible matar la memoria”, una frase que está grabada a fuego en la piel de los integrantes de la plataforma ciudadana Sanfermines 78: Gogoan!, que ayer presenciaron, junto a cientos de personas, la inauguración de la escultura en honor a los sucesos acaecidos el 8 de julio de 1978 en los que murió el joven Germán Rodríguez Saiz.

Situada en plena avenida de Roncesvalles, epicentro de la represión policial que se saldó con la muerte del pamplonés y con decenas de heridos, 11 de ellos por impacto de bala, así como con la cancelación de las fiestas ese año, la estatua, bautizada con el nombre Gogoan, fue recibida entre aplausos y gritos eufóricos por los asistentes de todas las edades.

“Pamplona vivió aquel año en primera persona la naturaleza represora del Estado, y por eso es imprescindible luchar contra el olvido para mantener viva la memoria histórica”, explicó Xabier Díaz Esarte, miembro de la comisión de la plataforma ciudadana, quien además destacó la importancia de la ubicación de la nueva estatua, construida por la artista Dora Salazar.

Gogoan confiere dignidad a los edificios que le rodean y, sobre todo, contrarresta el mal yuyu que emana el Monumento a los Caídos”, apuntilló Díaz, haciendo hincapié en que la estatua es un “símbolo único del recuerdo y de la resistencia mostrados por Pamplona”.

movilización popularUna de las peculiaridades que hacen única a Gogoan es su naturaleza puramente ciudadana, ya que, tal y como insistieron desde la propia plataforma, su construcción se financió mediante un crowdfunding, es decir, a través de donaciones de individuos particulares, asociaciones, colectivos, peñas y todo el que quiso poner su granito de arena para que el recuerdo de los Sanfermines de 1978 estuviera presente en las calles de la capital navarra.

Con el fin de inmortalizar su contribución, la base de la estatua, una estructura de hormigón armado de 4.000 kilos con forma de cuerpo femenino, guardará en su interior una especie de caja del tiempo con los nombres de los 392 contribuyentes, que aportaron más de 30.000 euros, una cifra muy superior al objetivo marcado por los organizadores del crowdfunding.

Sanfermines 78: Gogoan!no ha contado en ningún momento con el apoyo de las instituciones, sino que se ha apoyado en asociaciones cívicas y en colectivos populares que en ninguna ocasión nos han dejado tirados”, añadió Díaz.

La creadora de la obra, por su parte, destacó que Gogoan es, ante todo, “una figura por y para Pamplona”. “La escultura va mucho más allá de lo plástico;su esencia busca reivindicar la lucha ciudadana, hacernos pensar y tratar de cambiar el complicado presente en el que vivimos”, explicó Salazar, nacida en Altsasu en 1963.

“Lo único que espero es que la estatua encuentre su sitio entre la gente, es decir, que sea aceptada por los pamploneses, que su mensaje cale en la sociedad y que, sobre todo, se convierta en un lugar de reunión y de memoria para los familiares de Germán y para el resto de afectados por los violentos incidentes de los Sanfermines de 1979.

Una de las intervenciones más personales corrió a cargo de Miren Egaña Descarga, quien, como testigo de primera mano de los altercados policiales, compartió su indignación y su dolor por lo sucedido. La voz de las peñas, por su parte, se hizo oír a través de uno de los integrantes de la Federación, Mikel Juriko López, que subrayó que “las nuevas generaciones continúan luchando para que cuestiones sin resolver como ésta tengan la atención y el trato que merecen”.

En este sentido, la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez Igarza trasladó ayer al Gobierno de Pedro Sánchez la petición para desclasificar todo lo relacionado con los Sanfermines de 1978.

fuerza morada“Lo que no se nombra no existe”, afirmó, en representación del Movimiento Feminista, Eunate Romero Leatxe, quien no dudó en destacar el trabajo “anónimo pero imprescindible” de los que colaboraron con Sanfermines 78: Gogoan!vendiendo pegatinas de la iniciativa en la calle, poniendo carteles por toda Pamplona e incluso explicando a los más mayores el funcionamiento de las plataformas de crowdfunding.

Tanto Egaña y Juriko como Romero y Nerea Pérez Ibarrola, historiadora de la memoria, representan, a juicio de la directiva de la plataforma, “la continuidad del largo esfuerzo por no olvidar y el interés por conocer el pasado para así mejorar el presente y estar listos de cara al futuro”.

La reciente puesta en libertad provisional de los integrantes de La Manada, acusados de violar en grupo a una joven en los Sanfermines de 2016, así como el caso de los ocho de Altsasu y el asesinato de Nagora Laffage en 2008, fueron temas que estuvieron muy presentes en la presentación en sociedad de Gogoan.

“Desde hace meses, Pamplona y Navarra están gritando con indignación ante la sentencias injustas y caprichosas que demuestran (como afirmó Uxue Barkos en abril de este año) que el Código Penal en Navarra se aplica en función del código postal”, dijo Díaz.

Más sobre Pamplona

ir a Pamplona »

Últimas Noticias Multimedia