La semana

De nuevo pedimos más transparencia

por F. Pérez-nievas - Sábado, 30 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

recuerdoque hace casi dos años escribía en esta misma columna sobre la necesidad de que organismos supramunicipales ofrecieran más transparencia e información a los vecinos que, en definitiva, son los usuarios de sus servicios. Pues casi dos años después aquí seguimos y sin demasiados cambios. Me vuelvo a referir a la Mancomunidad de Residuos de la Ribera, cuyas decisiones, reuniones y gestión parece no traspasar las cuatro paredes del edificio del paseo de Los Grillos. Desde esta entidad (que agrupa a las localidades riberas de Ablitas, Arguedas, Barillas, Buñuel, Cabanillas, Cascante, Castejón, Cintruénigo, Corella, Cortes, Fitero, Fontellas, Fustiñana, Monteagudo, Murchante, Ribaforada, Tudela, Tulebras y Valtierra) ni siquiera se manda ya a los medios de comunicación convocatoria de las asambleas generales que se celebran (al igual que hace la Comunidad de Bardenas), algo que si hicieron hasta hace, al menos, una década. Pero no sólo eso, sino que se adoptan decisiones que implican a los vecinos y no se explican, ni mediante rueda de prensa, ni siquiera a través de comunicados y esto no parece que preocupe a ninguno de los partidos políticos riberos. Nadie, a excepción de las formaciones minoritarias y locales de izquierdas que se han agrupado, han llamado la atención sobre el apagón informativo que existe sobre la Mancomunidad. Lo que sucedió con las basuras de Gipuzkoa o las sanciones que aplican y no comunican son solo un reflejo de lo que sucede a diario. Resulta que desde el año 2013 deberíamos estar inmersos en un Plan de Saneamiento porque la entidad tiene más gastos que ingresos desde hace cinco años. Se va a aplicar a partir de este año y eso supone que nos van a subir en 2018 casi 3 euros en nuestras tasas de basura. ¿Alguien del equipo de gobierno ha dicho algo? ¿Alguien de la oposición ha dicho algo? Ningún partido político habla de la gestión, del incremento de tasas, de las consecuencias del Plan de Saneamiento o de que la recogida selectiva de orgánico para compostaje esté completamente parada. Nadie parece preocuparse de su funcionamiento interno. Dentro de todo ello hay que destacar la labor de control que están tratando de realizar los grupos minoritarios de izquierdas de Corella, Tudela, Villafranca, Cintruénigo, Fustiñana, Fitero, Cortes, Castejón y Cascante (ARIZ).