Comienza ya la vigilancia policial en el “encierro subterráneo”

La Policía Nacional está revisando las galerías por las que discurre el itinerario para reforzar la seguridad

Domingo, 1 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- La Unidad de Subsuelo de la Policía Nacional revisa ya las galerías subterráneas de Pamplona bajo las calles del Casco Antiguo, entre ellas las que discurren por el recorrido del encierro, para reforzar las medidas de seguridad y evitar incidentes durante los próximos Sanfermines.

Tramos célebres del encierro de Pamplona como la cuesta de Santo Domingo, la plaza del Ayuntamiento o las calles Mercaderes y Estafeta tienen su paralelismo bajo tierra, donde se encuentran las galerías de servicios de la ciudad, que son objeto de especial vigilancia antes y durante los Sanfermines por parte de esta unidad especializada.

Las galerías de servicios de la ciudad, por las que discurren las tuberías de aguas fecales y otros elementos como cables de suministro eléctrico, de telefonía y de fibra óptica, entre otros, ya cuentan con importantes medidas de seguridad como cámaras de vídeo o sensores de movimiento para evitar entradas no autorizadas, pero en Sanfermines se refuerza la vigilancia en este lugar.

Así, la Unidad de Subsuelo -compuesta por un subinspector, un oficial y cuatro agentes-, realiza durante estos días revisiones periódicas más frecuentes de las que se hacen el resto del año. Este particular laberinto de galerías sigue el mismo patrón de las calles del casco antiguo y cuenta con un completo sistema de señalización, al igual que las vías situadas en la superficie. El cometido de esta unidad, que ha sellado por dentro las tapas de alcantarilla con cadenas y candados, es “hacer inspecciones periódicas para comprobar que todo está en orden y evitar que se pueda cometer de esta forma algún acto de sabotaje, algún acto terrorista o simplemente algún acto delictivo que repercuta en la ciudad”, ha explicado el subinspector Félix Valerio.

En las galerías, ha indicado, “hay cámaras de seguridad, candados con cadenas soldadas a las tapas para que no se puedan abrir desde el exterior, y tenemos sensores volumétricos que detectan en cuanto una persona accede sin estar autorizada. La seguridad no es total, pero sí muy importante. Ya estamos en los presanfermines, como se suele decir, y entonces las inspecciones son mucho más periódicas, se hacen cada menos tiempo para evitar que en un lapso corto puedan hacer algo” que afecte a la seguridad ciudadana, ha destacado el subinspector.

Desde que hay galerías de servicios en Pamplona, ha afirmado, prácticamente no se han detectado incidencias “por las medidas de seguridad que se han puesto”. No obstante, “anteriormente sí que se descubrió que miembros de la kale borroka introducían por las tapas de las alcantarillas cócteles molotov para luego ser utilizados en las manifestaciones y lanzados contra las fuerzas de seguridad del Estado. Gracias a las inspecciones pudimos detectarlo y que no se utilizasen y además poner los medios para que no pudieran tener la oportunidad de volverse a esconder”, ha declarado. Valerio ha asegurado que prácticamente todo el casco antiguo de Pamplona, en un 75-80%, cuenta con estas galerías “que dan, aparte de seguridad, un buen servicio, porque se evita hacer obras en superficie y no tener que abrir canalizaciones”. - Efe