Uno de cada tres turistas ya solicita un alojamiento rural en Navarra

En 2017 se registra el récord de 429.233 viajeros
La Comunidad Foral es el primer destino rural del Estado elegido para este verano
Los hoteles acogen al 70% de los visitantes, a 1.021.499 personas

Sagrario Zabaleta Echarte - Lunes, 2 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Vista aérea de la foz de Lumbier.

Vista aérea de la foz de Lumbier. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Vista aérea de la foz de Lumbier.Vista del interior de una casa rural.

pamplona- Uno de cada tres turistas ya solicita un alojamiento rural en la Comunidad Foral, según los datos del Instituto Navarro de Estadística (Nastat), tras registrar el año pasado la cifra récord de 429.233 visitantes en este tipo de establecimientos (casas rurales, campamentos, albergues...). Entre 2012 y 2017, este perfil ha pasado de representar el 26% del total al 29%, tres puntos de incremento que marcan las demandas de ocio de estas personas.

Navarra se posiciona este año como el primer destino para practicar el turismo rural durante el verano en España, con un 44% de ocupación, según datos de Escapadarural que asegura que la ocupación media nacional durante julio asciende al 25% y se eleva al 34% en agosto. En otras estaciones del año, como navidades y Semana Santa, la ocupación supera el 90%, e incluso, puede llegar al 100% en la Comunidad Foral, pero en verano se mueve en unos porcentajes inferiores, porque muchos turistas se decantan por la playa.

El 76% de los turistas rurales en Navarra procede de otras comunidades y el 24% restante, del extranjero. La diversidad de recursos en las zonas rurales ha favorecido que estas personas combinen sus actividades con la naturaleza y las visitas culturales. Además este es “el programa de viaje no estructurado más frecuente entre los visitantes”, destaca el Gobierno de Navarra en su Plan Estratégico de Turismo para el periodo 2018-2025.

El alojamiento estrella en la Comunidad es la casa rural, con casi 800 censadas, según el último informe de Nastat, referente a 2015, último año en el que se realizó esta estadística. Aunque el plan estratégico del Gobierno advierte de que “el modelo de casa rural ha ido derivando parcialmente hacia fórmulas menos implicadas con la vida rural y adquiriendo más carácter de alquiler inmobiliario”, aspecto que se debe corregir para ofrecer el mejor servicio a los clientes, reitera.

piscina, barbacoa y mascotaPara el verano, los viajeros demandan que los alojamientos rurales dispongan, principalmente, de piscina, barbacoa, equipo de música y que acepten mascotas. Escapadaruralseñala que un 40% de los solicitantes de estos establecimientos pide piscina;un 39%, que se encuentre en entornos aislados;un 35% quiere asegurarse de que admiten animales y un 32%, que cuente con equipo de música.

El ranking de ocupación de alojamientos rurales por comunidades que lidera Navarra lo completan Asturias, en segunda posición, con el 40% de reservas;y Catalunya, en tercer lugar, con el 39%. Por provincias, Pontevedra es la más demandada, con un 48%, seguida por Barcelona (47%), Cádiz (46%) y Málaga (45%). En el otro extremo, están Cuenca (10%) y Guadalajara (13%).

campamentos y alberguesLos campamentos en Navarra se han mantenido más estables, con un leve crecimiento, de 22 a 25, aunque su demanda va creciendo, ya que en 2017 se contabilizó un nuevo récord de viajeros, con 163.699 personas, que registraron una estancia media anual de tres días, aunque en verano se elevó a cuatro.

La Federación Española del Camping (FEEC) indica que la ocupación en este tipo de establecimientos alcanzará el 80% en Navarra durante la época estival, porcentaje semejante al que registrarán otras comunidades de interior como La Rioja, Aragón, la Comunidad de Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha o Extremadura. La demanda crece hasta el 90% en la costa, como así ocurre en Andalucía, Murcia y Barcelona, aunque ese porcentaje vuelve al 80% en las comunidades del norte, como Cantabria, Asturias y Euskadi, por la climatología.

La patronal del sector destaca que un año más en España “los bungalós se confirman como el producto más demandado dentro de los campings con un 90% de las reservas;y las parcelas para caravanas, tiendas de campaña y autocaravanas presentan ya el 70%”. De esta forma calcula que el número de viajeros, tanto nacional como extranjero, que pasará al menos una noche en un camping durante estos meses en España, superará los 4,5 millones, con un incremento de más de 840.000 personas. En Navarra, el año pasado, más de 78.000 turistas eligieron un camping entre julio y agosto, con más de 285.000 pernoctaciones, con una media de casi cuatro por persona.

Los albergues, asociados al perfil de viajero rural y también a los peregrinos del Camino de Santiago, han proliferado en la comunidad, al multiplicarse por cuatro en una sola década, y disponer actualmente de cien, según Nastat. Este alojamiento acogió el año pasado a casi 29.000 personas, el 66% nacional y el 34% internacional, una cifra récord, que además supone un aumento del 41% respecto a 2014, primeros datos disponibles en Nastat.

“El turismo se consolida como un sector clave en la economía, especialmente en el ámbito rural local”, remarca el Gobierno foral.

El plan estratégico del sector analiza que “la imagen turística de Navarra se ha asociado tradicionalmente a los Sanfermines, y en menor medida, a otros elementos de su identidad, como la naturaleza, la cultura, la historia, el paisaje o la gastronomía local”. Estos atractivos, que se ofrecen en el ámbito rural y parte en el urbano de la Comunidad, hay que potenciarlos porque se presentan como “los segmentos de demanda de mayor interés y con mejor encaje en los nuevos nichos de mercado localizados en grandes ciudades de España y en los mercados centro europeos con mayor propensión de viaje fuera de temporada alta”, manifiesta dicho plan.

ocupación hoteleraEn el ámbito rural, la oferta de alojamientos incluye los hoteles rurales, que han experimentado un crecimiento espectacular, al pasar de uno en 2005 a 31 diez años más tarde, para captar también a esos viajeros que demandan patrimonio natural y cultural. Hoteles que junto a los urbanos alojan al 70% de los viajeros, a 1.021.499 clientes, del total que llegan hasta Navarra cada año. Esta cifra ha crecido de manera consecutiva desde 2012.

Entre las oportunidades que destaca el plan estratégico aparece “potenciar el segmento cultural y rural-naturaleza”;trabajar “el mercado turístico europeo, que ha tenido un buen comportamiento en los últimos años tanto en el crecimiento de la oferta y la demanda, como en la generación de ingresos y empleo”;y “asociar Pamplona a la marca Navarra para difundirla en mercados internacionales”.

una de las debilidadesSin embargo, entre las debilidades, el plan estratégico recalca “una falta de formación y cualificación profesional en una parte significativa de los trabajadores de las empresas orientadas al turismo;con carencia en el conocimiento y manejo de los idiomas”. Actualmente, casi 22.700 trabajadores desarrollan su actividad en este sector. Una encuesta elaborada por la Cámara Navarra de Comercio, Industria y Servicios a asociaciones y establecimientos turísticos desvela que el 88% de los preguntados reconoce que “no encuentra perfiles adecuados a sus necesidades, principalmente para personal en recepción, cocineros y camareros”, dice el presidente de esta entidad, Javier Taberna. Para resolver esta ausencia formativa, la Cámara, con la participación de seis asociaciones y 17 empresas, ha creado el Centro de Estudios Turísticos de Navarra (Cetna), con un programa inicial de 14 cursos.

Esta formación está diseñada para responder a la demanda de profesionales en diferentes áreas con conocimientos de idiomas, dirección hotelera y empresas de restauración, organización de eventos, innovación digital y marketing turístico, calidad de servicio y atención al cliente, revenue management, asistente de recepción de hoteles, creación de productos turísticos y turismo inclusivo para acercar el ocio a las personas con discapacidad. Los cursos son de diferente duración y formatos y, en algunos casos, se combina la modalidad presencial y a distancia. Se impartirán en las aulas de la Cámara de Comercio, aunque también se realizarán sesiones prácticas en algunas de las empresas y entidades adheridas al proyecto.

Estos programas están dirigidos a personas que deseen iniciar su carrera profesional vinculada al sector turístico y también para aquellos trabajadores en activo que deseen reciclarse y adaptarse a las nuevas necesidades de las empresas y clientes.

Últimas Noticias Multimedia