El paro baja en 1.282 personas en junio en Navarra, hasta 32.054

Navarra, la comunidad autónoma en la que más desciende el paro en el último año, un 10,81%, y la cuarta que más empleo crea

EP - Martes, 3 de Julio de 2018 - Actualizado a las 09:09h

Datos del paro en Navarra tras el mes de junio.VER VÍDEOReproducir img

Datos del paro en Navarra tras el mes de junio.

Galería Noticia

Datos del paro en Navarra tras el mes de junio.ReproducirVarias personas esperan junto a la oficina de Paulino Caballero del Servicio Navarro de Empleo (SNE). empleo, inem, desempleo, paro

PAMPLONA. El paro en Navarra consolida su trayectoria descendente al contabilizar el mejor dato registrado en un mes de julio desde antes de la crisis económica, con un descenso de 1.282 personas, lo que supone un descenso de 3,82% en un solo mes situándose la cifra global en niveles similares a finales de 2008. La Comunidad Foral es la comunidad autónoma en la que más baja el paro en los últimos 12 meses y la cuarta que más empleo crea.

El vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, ha presentado este martes las cifras registradas en las Agencias del Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL) al finalizar junio y que totalizan 32.054 personas en situación de desempleo.

El propio Laparra ha realizado una valoración positiva de los datos ya que “no solo continúa el descenso del desempleo sino que lo hace con intensidad”.

De esta forma, el paro desciende en 1.282 personas en un mes, un -3,85%, y en 3.884 personas paradas en un año, un significativo -10,81%. Es cierto que el mes de junio suele resultar favorable en cuanto a la caída del paro registrado pero hay que destacar que en términos anuales se trata del mayor descenso producido en junio desde incluso antes de la crisis.

Estos datos corroboran que a pesar de que efectivamente existe una persistente incidencia estacional que influye en el devenir del desempleo, las variaciones indican que la reducción de empleo continúa a buen ritmo, con descensos incluso más intensos que los producidos en el ciclo de bonanza económica. A todo ello, se suma que es previsible que el descenso del paro continúe aproximadamente hasta después del periodo estival a partir del cual puede que repunte debido a la mencionada incidencia estacional.

Tal y como se ha señalado, ese descenso anual del -10,81% resulta ser el mejor dato de los producidos en el mes de junio de los últimos trece años, siendo incluso mayor que los del periodo previo a la crisis. Los descensos anuales de los últimos años han sido los siguientes: en 2014, el desempleo registrado descendió un -8,4%, en 2015 la bajada se situó en el -8,9%, en 2016 fue del -7,6% y en 2017 se produjo un descenso anual del paro del -9,4%.

Por otra parte, no conviene olvidar que la cota máxima de desempleo se alcanzó en Navarra en febrero de 2013, en ese mes la cifra de personas desempleadas fue de 56.524. Es decir, desde entonces la reducción del paro ha sido del -43,3%, lo que supone un descenso de 24.470 personas paradas registradas. Sea como fuere, el nivel actual de paro ya es similar al de finales de 2008.

Por otra parte, en el Estado el desempleo ha descendido un -2,77% en un mes mientras que anualmente lo ha hecho un -5,97%. Por tanto, el paro desciende con mayor intensidad en Navarra tanto en términos mensuales como anuales. En definitiva, la diferencia con el Estado se amplia.

De hecho, en un año, Navarra ocupa la primera posición en la reducción anual del desempleo, por delante de Cantabria (-10,75%) y Galicia (-10,33%) y por delante también de las Comunidades Autónomas de nuestro entorno.

Respecto a la cobertura del Sistema estatal de protección por desempleo, los últimos datos presentados continúan evidenciando la importante limitación del sistema estatal de protección. La cobertura en Navarra sigue descendiendo. Por lo tanto, por una parte, se está produciendo un constante descenso del desempleo pero, por otra, las personas que continúan en paro cuentan con una menor cobertura por parte del Sistema Estatal de Protección. La tasa de cobertura por desempleo correspondiente al mes de mayo en Navarra, último dato disponible, es del 45,9%. Es decir, 1,1 puntos menos que la de abril y cuatro décimas más que la de hace un año. De hecho, como se ha explicado, continúa la tendencia descendente de la tasa de cobertura ya que se trata del cuarto mes consecutivo en el que desciende.

Con este nivel de cobertura, casi el 60% de las personas desempleadas no tienen cobertura por desempleo, exactamente un 58,5%. Así, si se tiene en cuenta al conjunto de la población desempleada, el número de personas paradas sin cobertura en Navarra se cifra en las 19.498 personas.

En definitiva, sigue descendiendo el desempleo pero las personas que continúan en paro tienen un menor nivel de cobertura por parte del sistema estatal. De ahí la gran importancia de contar con herramientas propias como la Renta Garantizada.

En el Estado, la tasa de cobertura asciende hasta el 56%, es decir, es 10,1 puntos superior que la tasa en Navarra. De esta forma, mientras que en la Comunidad Foral la tasa de cobertura ha crecido en un año únicamente en cuatro décimas, en el Estado ha aumentado en dos puntos.

Afiliación a la Seguridad Social y contratación

Acompañando al descenso del desempleo se une el aumento de la afiliación. De esta forma, se sigue consolidando la recuperación también en la creación de empleo.

En cuanto a los datos, el número medio de personas afiliadas a la Seguridad Social en Navarra se sitúa en el mes de junio en las 282.065, por tanto, 320 más que el mes anterior y 10.533 más que hace un año. Estos incrementos suponen en términos porcentuales un aumento del 0,11% en un mes y un crecimiento anual del 3,88%.

En comparación con el Estado, el aumento de la afiliación resulta superior en términos anuales aunque algo menor respecto al mes anterior. Así, en el Estado los incrementos han sido del 3,11% en un año y del 0,48% en un mes. En este sentido, hay que tener en cuenta otro elemento de especial trascendencia que no conviene olvidar, la distancia de la tasa de paro es de 6,2 puntos (IT18).

Por otra parte, se debe reseñar también que la comparativa con las Comunidades Autónomas de nuestro entorno que son además las que tienen menores tasas de paro (País Vasco, Aragón y La Rioja) muestra una situación, en cuanto al aumento anual de la afiliación en términos relativos, más positiva. Ya se ha indicado que en Navarra, la comunidad con menor tasa de desempleo, se ha dado un incremento anual de la afiliación del 3,88%. Pues bien, en el País Vasco, segunda con menor tasa de paro, el incremento anual ha sido del 2,18%;en La Rioja, tercera con menor proporción de personas desempleadas, el aumento ha sido del 2,95% mientras que en Aragón, cuarta con menos desempleo, el crecimiento anual de la afiliación ha sido del 2,53%. Por tanto, las diferencias en cuanto a creación de empleo han aumentado.

Respecto a la comparativa con el conjunto de las CCAA, Navarra ocupa la cuarta posición en cuanto al incremento anual de la afiliación por detrás de C. Valenciana (4,12% de aumento), Canarias (4,09%) y Madrid (3,98%).

Por otro lado, no conviene olvidar tampoco que la cota mínima de afiliación se alcanzó en enero de 2014 con 243.505 afiliaciones. Por tanto, si se tiene en cuenta el último dato de junio, se ha producido un aumento de 38.560 afiliaciones, un 15,8%.

Incremento de la contratación indefinida

En cuanto a la contratación, las cifras reflejan en este caso un descenso, tanto en términos mensuales como anuales, del número de contratos registrados en el mes de junio. Así, los contratos con centro de trabajo en la Comunidad Foral registrados en el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare durante el mes de junio de 2018 han sido de 33.974. Esta cifra supone un descenso de 1.561 contratos respecto al mes anterior, es decir, un -4,4% mensual. Por otra parte, en términos anuales las cifras de contratación resultan también algo inferiores ya que los contratos descienden en 1.330, un -3,8%. Sin embargo, los datos acumulados de la primera mitad del año reflejan un aumento del número de contratos del 5,1% con respecto al mismo periodo de 2017, año en el que se alcanzó una cifra histórica de contratación.

Otro elemento a destacar de manera especialmente positiva es que el incremento de la contratación indefinida ha sido claramente superior a la temporal. Así, si se tiene en cuenta el acumulado de lo que va de año, el número de contratos indefinidos ha aumentado anualmente un 18% mientras que la contratación temporal ha crecido respecto a los primeros seis meses de 2017 un 4,3%. En términos absolutos se han registrado en lo que va de año 12.957 contratos indefinidos y 174.299 temporales.

Estas variaciones han hecho que el peso de la contratación indefinida en esta primera mitad del año se sitúe en el 6,9% de la contratación realizada, proporción que se ha incrementado respecto a años anteriores.

A pesar de esa mejoría conviene destacar también uno de los indicadores que evidencian un aparente cambio de modelo laboral hacia una mayor flexibilidad. Del total de contratos temporales registrados durante el mes de junio, un 38,8% fueron contratos con una duración de una semana o menos. Es cierto que el peso de este tipo de contratos ha descendido ligeramente en los últimos meses pero sigue siendo considerablemente más alto que el de los años anteriores a la crisis. En definitiva, estos datos parecen evidenciar una tendencia hacia una mayor dualización del mercado de trabajo, de tal forma que han aumentado los empleos indefinidos pero también el peso de aquellos con un alto grado de flexibilidad e inestabilidad.

Desglose de datos del paro registrado

Por Agencias de Empleo, en términos mensuales, el paro ha descendido en todas las agencias salvo en la Agencia de Lodosa. Los descensos mensuales han sido los siguientes: Aoiz (-8,3%), Santesteban (-8,1%), Alsasua (-7,3%), Rochapea-Pamplona (-4,6%), Tudela (-4,5%), Yamaguchi-Pamplona (-4,4%), II Ensanche-Pamplona (-4,2%), Estella (-1,3%) y Tafalla (-1,2%).

En el caso de la Agencia de Lodosa, el desempleo se incrementa en un mes en 90 personas lo que supone un aumento del paro registrado del 7,6%. Este crecimiento deriva casi en exclusiva del aumento del desempleo procedente de la industria de la alimentación, circunstancia que como sucedió en el mismo mes del pasado 2017 (el aumento mensual del paro fue incluso mayor), revela la incidencia estacional en la principal rama de actividad de la zona que influye en estas fluctuaciones.

Respecto a la variación anual, se produce un descenso del paro en todas las agencias aunque también de diversa intensidad. En la agencia de Santesteban el descenso es del -17,1%, en la agencia de Lodosa (-13,6%), en la de Rochapea-Pamplona (-12,7%), en la de Yamaguchi-Pamplona (-11,9%), en la del II Ensanche-Pamplona (-11,6%), en la agencia de Estella (-8,8%), en la de Aoiz (-7,6%), en la Agencia de Tudela (-7,7%), en la de Tafalla (-7%), en la Agencia de Alsasua (-7%).

Respecto a la caracterización del desempleo, según sexo, el paro registrado se sitúa en las 19.297 mujeres, con un descenso mensual del -2,8% (549 mujeres paradas menos) y en 12.757 hombres, con un descenso del -5,4% (733 hombres parados menos en un mes).

Por otra parte, la variación anual desde la perspectiva de género sigue reflejando un descenso del desempleo un tanto desigual;este hecho deriva en una distribución del paro desequilibrada. El número de desempleados desciende anualmente en un -14,5% mientras que el descenso de mujeres desempleadas resulta menor, un -8,2%. De esta forma, actualmente la proporción de las mujeres desempleadas con respecto al total del paro es del 60,2% cuando a finales de 2009 llegó a ser del 49%.

Por Grupos de Edad, se produce un descenso mensual del paro registrado en todos los intervalos de edad: menores de 25 años (222 personas jóvenes desempleadas menos, un -6,9%), personas de 25 a 34 años (276 menos, un -4,5%), personas de 35 a 44 años (287 desempleados menos, un -3,6%), personas paradas de 45 a 54 años (330 menos, un -4,1%) y mayores de 54 años (167 personas desempleadas menos, un -2,1%).

De esta forma, los jóvenes desempleados y desempleadas menores de 25 años son 2.983 (un 9,3% del total), las personas desempleadas de 25 a 34 años representan el 18,4% del total del desempleo (5.903), los parados y paradas de entre 35 y 44 años suponen el 24% (7.684), los parados y paradas de entre 45 y 54 representan el 23,9% (7.674 personas). Por último, el peso del colectivo de personas desempleadas de 55 o más años supone el 24,4%, 7.810 personas.

En cuanto a la variación anual, las personas jóvenes desempleadas descienden un -15,3%, el grupo de entre 25 y 34 años experimenta un descenso del -10,2%, el descenso anual de las personas desempleadas de 35 y 44 es del -13,7%. Por su parte, las personas desempleadas de entre 45 y 54 años descienden en un año un -11,1% mientras que aquellas de más de 55 años lo hace un -6%.

Por nivel de estudios, siete de cada diez personas desempleadas siguen sin contar con una formación superior a la primera etapa de secundaria;suponen el 71,4% del total (22.928);de ellas, 2.858 tienen como nivel máximo alcanzado la educación primaria y 20.004 la primera etapa de educación secundaria. Por su parte, el desempleo de las personas con formación universitaria es del 9,7% del total (3.113 personas). En cuanto a la población desempleada con estudios universitarios, siete de cada diez siguen siendo mujeres (un 71,4%).

Por otra parte, según la nacionalidad, el 19,4% de las personas desempleadas en junio tienen nacionalidad extranjera, se trata de 6.233 personas. En cuanto a las variaciones mensuales y anuales, se ha dado un descenso del -2,5% del desempleo de la población extranjera respecto a mayo mientras que el desempleo de las personas con nacionalidad española se ha reducido mensualmente en mayor medida, un -4,2%. En términos anuales, el desempleo de la población extranjera ha descendido un -7,2% frente a un descenso del -11,6% del desempleo de personas con nacionalidad española.

En este sentido, hay que señalar que en un contexto generalizado de descenso del desempleo algunos colectivos como el de la población inmigrante o el de las personas mayores de 54 años, a pesar de la mejora, continúan soportando unos niveles de vulnerabilidad superiores. Por tanto, es necesario seguir incidiendo en el apoyo a los colectivos menos favorecidos para mejorar los niveles de cohesión socio-laboral.

En cuanto al desempleo de larga duración, (en este caso se trata del número de personas que llevan en paro más de un año de manera ininterrumpida), se sitúa en las 12.688 personas y representan el 39,6% del total del desempleo. A pesar de que se trata de un porcentaje elevado a tener en cuenta, también es cierto que ha disminuido ya que llegó a alcanzar el 43% en la primavera de 2015. Cabe añadir que se ha dado un descenso anual similar a la bajada del total del desempleo, un -10,7% frente al mencionado -10,9%. En términos mensuales ha descendido un -3%, mientras que el total del desempleo lo ha hecho el señalado -4,4%.

En relación con la edad y el paro de larga duración cabe añadir que del total de personas desempleadas de larga duración, casi cuatro de cada diez tienen más de 54 años (39,1%). Por otra parte, un 64,8% de las personas que llevan en desempleo continuado más de un año, son mujeres. De esta forma, el cruce de ambas variables (sexo y edad) indica que del total del desempleo de larga duración, una cuarta parte (un 25,1%) son mujeres de más de 54 años.

Por último, por sectores económicos, el desempleo ha descendido mensualmente en todos los sectores salvo en el sector agrícola que ha aumentado levemente. De esta forma, en el sector primario se ha producido un aumento mensual del paro del 0,4% (7 personas desempleadas más). En el sector industrial se ha dado un descenso mensual -0,4% (19 personas desempleadas menos);en la construcción la bajada se cifra en un -6,9% (129 personas desempleadas menos). Por último, es en el sector servicios en el que ha producido el mayor descenso en términos absolutos con una bajada de 1.079 personas desempleadas menos, lo que ha supuesto un descenso mensual de un -4,9%.

En términos anuales, es destacable que el paro haya disminuido en todos los sectores pero que lo haya hecho en mayor medida en la construcción y la industria, sectores especialmente afectados por la crisis. Así, porcentualmente destaca el descenso del -21,2% en construcción (470 personas desempleadas menos), seguido del descenso del paro procedente de la industria (-10,4%) lo que ha supuesto una reducción de 514 personas paradas menos en el sector. En cuanto al sector servicios se ha dado un descenso del -10,2%, lo que supone 2.382 personas desempleadas menos en un año. Por su parte, en el sector primario el descenso anual se cifra en el -8,6%, 179 personas desempleadas menos. Por último, el paro para quien no tenía un empleo anterior ha descendido anualmente un -9,8%, 339 personas menos.

En cuanto a la distribución sectorial, el paro del sector de servicios representa actualmente el 65,1% del desempleo registrado mientras que el desempleo procedente de la industria es del 13,8%, siendo del 5,5% el procedente de la construcción y el 5,9% el derivado del sector primario. El restante 9,7% son personas desempleadas sin empleo anterior. Conviene señalar que el peso del desempleo del sector industrial en junio es el menor de toda la serie (2006-2018). Llegó a alcanzar el 22% en junio de 2009 mientras que en 2006 era del 20,5%, es decir, aproximadamente siete puntos superior al actual.

Por último, el análisis del desempleo por subsectores económicos revela que el descenso mensual del desempleo proviene en gran medida de las mismas ramas que suelen ocasionar las bajadas del desempleo en mayo de anteriores años.

Como principales focos del descenso mensual del desempleo destacan las siguientes ramas:


Comercio al por menor (194 menos), Actividades sanitarias (176 menos), Administración Pública y Seguridad Social obligatoria (164 menos), Actividades relacionadas con el empleo (93 menos), Actividades de construcción especializada (91 menos), Servicios a edificios y actividades de jardinería (90 menos) y Servicios de comidas y bebidas (79 menos).

Por su parte, en cuanto a las ramas en las que se produce un incremento mensual del desempleo también se aprecia un evidente componente estacional ya que sobresalen las ramas relacionadas con la educación (150 personas desempleadas más en un mes), hecho derivado del fin del periodo lectivo y la industria de la alimentación (124 personas desempleadas más en un mes).

En cuanto a la variación anual del desempleo, en la mayor parte de las ramas de actividad se produce un descenso anual del desempleo;en todo caso cabe destacar las siguientes:

Servicios de comidas y bebidas (286 personas desempleadas menos en un año), Comercio al por menor (267 menos), Actividades de construcción especializada (258 menos), Administración Pública y defensa (254 menos), Industria de la alimentación (225 menos), Construcción de edificios (173 menos), Agricultura, ganadería y servicios relacionados con las mismas (159 menos), Actividades relacionadas con el empleo (159 menos), Comercio al por mayor e intermediarios del comercio (119 menos), Servicios a edificios y actividades de jardinería (110 menos) y Educación (110 personas desempleadas menos en un año).

CLAROS Y OSCUROS El sindicato CCOO ha afirmado que el "positivo" dato del descenso del paro en junio en Navarra "se ve empañado por la persistencia de problemas estructurales y por la baja calidad del empleo creado".

En opinión de CCOO, "lamentablemente, la precariedad sigue siendo la norma en la contratación". "Se firman muchos más contratos pero de muy corta duración, cerca del 40% de los contratos son de una semana o menos. Además, el 93,81% de los contratos firmados en junio son temporales y uno de cada cuatro contratos que se firman son temporales y parciales. En este aspecto, las mujeres sufren la peor parte, ya que son las que firman más contratos temporales y más contratos temporales y parciales a la vez", ha señalado el sindicato en una nota.

Además, CCOO ha asegurado que "el paro sigue teniendo rostro de mujer: 6 de cada 10 personas en desempleo son mujeres y si bien el desempleo desciende entre mujeres y hombres, los varones experimentan un descenso muy superior, 733 hombres menos frente a 549 mujeres desempleadas menos, por lo que se mantiene la brecha en el desempleo femenino".

El sindicato ha instado al Gobierno de Navarra a "ponerse manos a la obra para poder alcanzar acuerdos importantes para el avance del empleo de calidad y lidere el acuerdo de un Plan de Empleo para Navarra con medidas concretas y eficaces para combatir la precariedad laboral creciente".

En este sentido, CCOO ha destacado que el reciente Acuerdo Estatal de Empleo y Negociación Colectiva (AENC 2018- 2020), alcanzado el pasado 25 de junio entre las organizaciones sindicales y empresariales, "crea un escenario propicio para poder recuperar salarios, especialmente de los más bajos, redistribuir la riqueza y poner en valor el diálogo social para abordar cuestiones clave referidas a legislación laboral, protección social y pensiones".

Últimas Noticias Multimedia