la carta del día

Los Caídos: un espacio para la reparación

Por Esther Cremaes y Mikel Armendáriz - Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

este lunes, un tribunal de lo Contencioso-Administrativo daba la razón a la hija del general Sanjurjo, en su intento de que los restos de este militar golpista en 1936 reposen en la cripta del Monumento a los Caídos de Iruña. Una decisión judicial que, como por desgracia nos está sucediendo bastante en tiempos recientes, podemos acatar pero en ningún caso comprender. Y, desde luego, creemos que esta sentencia debe ser recurrida por el Ayuntamiento;pero, sobre todo, no ha de ser utilizada políticamente por quienes (no nos cabe duda) van a caer en la tentación de hacerlo.

Hacemos estas consideraciones desde el máximo respeto a la familia de Sanjurjo, que tiene todo el derecho a intentar que sus restos no se muevan. No obstante, sí lamentamos que no haya calado en ellos la pedagogía democrática que hace injustificable que en un monumento público se rindan honores fúnebres a quien fue parte de una conspiración que acabó con un sistema democráticamente elegido. Y, a pesar del respeto profundo a ellos, y sin comparar dolores humanos, lo consideramos menos tolerable cuando hay aún miles de familias que buscan a sus seres queridos en las cunetas de nuestro país. Estos no piden honores o entierros en espacios públicos: simplemente quieren saber dónde están los restos de quienes les fueron arrebatados en lo que podemos y debemos llamar asesinatos masivos.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, resulta profundamente irresponsable que haya partidos políticos que celebren la sentencia antes mencionada como “una victoria contra el cuatripartito que reabre heridas”. Y más teniendo en cuenta que son estos mismos partidos los que han dejado abandonados a su suerte, durante décadas, a quienes buscan a los suyos en las cunetas. Es mucho más irresponsable esta acción política que la humanamente comprensible acción jurídica de la familia de Sanjurjo.

Cuando pedimos verdad, justicia y reparación, pedimos saber dónde están los que faltan, una Justicia que se les negó en vida, y una reparación que pasa, por ejemplo, por no honrar a los responsables de los crímenes que se cometieron con aquellos. Porque no: las heridas no se reabren por permitir que todos entierren a sus muertos. Las heridas no se reabren por recuperar espacios públicos y liberarlos de simbologías bélicas o dictatoriales. Es al revés: las heridas no se pueden cerrar si permanecen anomalías democráticas como esos enterramientos en Los Caídos. Una anomalía normalizada durante decenios, única en Europa. En un lugar de encuentro y paseo, a unos metros de un parque infantil, en el centro de la ciudad, no pueden ocupar un lugar público y privilegiado los restos de líderes militares que estuvieron detrás del asesinato de más de 3.000 navarros y navarras.

Porque nuestra tierra, recordémoslo, tiene esas cifras de víctimas sin que aquí hubiera frente de guerra. Hacer trincheras políticas, 80 años después, con esta cuestión... es algo que produce vergüenza ajena.

Los autores son concejales de Iruña por Geroa Bai y miembros de Zabaltzen Asociación Política

Últimas Noticias Multimedia