Editorial de diario de noticias

La amnesia de la Justicia en Navarra

La sentencia de un magistrado de la Audiencia Provincial pone en evidencia una vez más la deriva perversa de algunos jueces, pasando por alto la Ley de Memoria Histórica y el pacto entre el Ayuntamiento y el Arzobispado

Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El titular de lo Contencioso-Administrativo número 2 ha dictaminado que los restos del teniente general José Sanjurjo y de otros dos combatientes franquistas vuelvan a la cripta de los Caídos de donde fueron exhumados en una sentencia a todas luces incomprensible. La clausura de la cripta y su descatalogación como cementerio fue una decisión acordada entre el Ayuntamiento de Pamplona y el Arzobispado, no una medida impuesta, y se hizo garantizando los derechos de reposo digno a sus familiares y ofreciendo alternativas para su sepelio. Quizá no sorprende tanto que el recurso ahora ganado (el Ayuntamiento ya anunciando que apelará al TSJN) provenga de unas familias con unos apellidos y vinculaciones concretas por las motivaciones políticas que se intuyen. O que la Ley de Memoria Histórica que avaló la resolución de alcaldía del 8 de noviembre de 2016 sufra una interpretaciónsui génerispor el mismo magistrado que también vio fraude de ley en la colocación de la ikurriña en el Ayuntamiento de Iruña y que dio la razón a las familias que habían recurrido el cambio de modelo lingüístico en las escuelas infantiles tras 30 años de ostracismo al euskera en esta ciudad. Una lecturaen la que no se ve necesario adoptar medidas para la retirada de símbolos y menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura en base a la presunta excepcionalidad de calificarlas de “estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados”. Una sentencia que considera que el espacio que ha dejado de ser un cementerio en realidad es un lugar de “culto privado” cuyo uso y disfrute recae en la parroquia de Cristo Rey. Como no podía ser de otra manera el PSN rechazó ayer la regresión en materia de memoria histórica. Y no es para menos. El debate social abierto en la ciudad sobre el futuro de los Caídos se suma a los pasos dados por el Gobierno de Sánchez para avanzar en una democracia madura y europea decidiendo exhumar los restos del genocida Franco y de Primo de Rivera. Mientras tanto, la justicia en Navarra permite que, entre otras, la familia de Sanjurjo, uno de los militares más activos en el golpe de 1936, regrese cual fantasma de la Dictadura al corazón de la ciudad. Y encima con Mola ya fuera... Decisiones más políticas que judiciales que se suman a la pretendida amnesia por los crímenes cometidos.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »