Mesa de Redacción

Merece la pena

Por Alicia Ezker - Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

No se acaba el mundo, aunque lo parece. Iruña seguirá en pie el próximo día 15 de julio pero en puertas del día 6 la ciudad comienza su transformación para convertirse en un lugar único de fiesta continua. Una fiesta que aboga más que nunca por el respeto, la tolerancia y la igualdad. Unas fiestas libres, sin imposiciones, que tenemos que construirlas entre todos y todas, desde dentro y para dentro y desde fuera y para fuera, donde no sobra nada ni nadie, más que lo que nunca hace falta: los malos rollos y la mala gente. Pero estos días previos al Chupinazo tienen ya un ritmo diferente, una mezcla explosiva de acelere y ritmo cubano. Si algo define la imagen de la ciudad son las colas. Interminables esperas para casi todo, y eso, en un lugar habituado a la impaciencia, donde todo es para ya y donde un minuto es una eternidad, es difícil de gestionar. Pero no hay otra. Colas para renovar el DNI, para pasar la ITV, para hacer la compra, para coger boletos de la tómbola, para pedir en el banco el duplicado de la tarjeta, para conseguir un nuevo pantalón blanco. Todo tiene que estar listo para poder desconectar a las doce del día 6. El tiempo se va deteniendo, no falta nada, apenas dos días y ya el ritmo no será otro que el que nos marque la fiesta. No te quedes fuera, la espera merece la pena, el tiempo y la fiesta son nuestros.