Discapacidad y ‘Teaming’ Cinfa

por David Erice - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Hace ya 2 años que escribí otra carta como ésta, en la cual hice pública la situación en cuanto a las ayudas a la adaptación de vehículos para facilitar la movilidad de personas con discapacidad y sus familias. En el año 2016 nuestro proceso de vida con una niña con discapacidad severa, su evolución y la necesidad de cuidar del futuro de nuestra salud (el de mi mujer y el mío) nos obligó a tener que colocar una plataforma en nuestro vehículo para que sencillamente mi hija pudiera salir de casa y hacer una vida con su familia lo más normal posible. Las ayudas por parte de la administración pública, cero euros. Gracias a la carta que leyeron cientos de personas, y gracias a un grupo de ellos, hicieron posible que la Obra Social de La Caixa, junto con un proyecto que Aspace Navarra presentó para 3 familias que solicitamos la ayuda, conseguimos sufragar en una parte el alto precio que supone la adaptación de nuestro vehículo. Desde aquí mi agradecimiento a todos los que hicieron posible esta ayuda. Desde la administración un funcionario del Gobierno de Navarra se puso en contacto conmigo mostrando interés y preocupación por la situación. Después de 2 años, se ha quedado simplemente en eso.

El año pasado, en el proceso de la vida de mi hija, un nuevo reto a plantear y resolver: la movilidad dentro de la vivienda. Mi hija va creciendo y moverla para darle de comer, asearla, echarla a dormir, montarla en su silleta especial, etcétera, tareas cotidianas y repetidas a lo largo de los días, conllevan un tremendo esfuerzo físico que mi mujer y yo debemos afrontar. No hay ni existe un manual, ni un patrón establecido que seguir para las familias con personas con discapacidad. Cada una debe y tiene que tomar decisiones a su criterio y necesidad.

Nosotros hemos decidido que para seguir conservando nuestra salud o al menos no deteriorarla con mayor rapidez, debíamos adaptar nuestra vivienda para poder mover a mi hija Anne. De nuevo, una vez más, nos encontramos con que las ayudas económicas para la rehabilitación de vivienda para persona con discapacidad ha sido de cero euros. El motivo es que mi mujer y yo, afortunadamente trabajamos y tenemos unas rentas que no nos permiten optar a las ayudas de la actual Ley de Vivienda, pero que tampoco, por otra parte, nos permite otras cosas para el resto de mi familia. Tenemos otros dos hijos que tenemos que vestir, dar de comer, llevar de campamentos, de vacaciones, actividades... pero tenemos que emplear nuestros ahorros en nuestra hija con discapacidad. Hemos adaptado nuestra vivienda, decidir cómo hacerlo ha sido también muy complejo. Desde estas líneas, agradecer el asesoramiento en algunas cuestiones técnicas al centro de apoyo a la accesibilidad que se inauguró el año pasado. Hemos preguntado por las posibles ayudas, además de para la obra de rehabilitación, que es costosa, para los diferentes elementos esenciales y específicos para el bienestar de mi hija, una cama articulada, una grúa, una camilla para la ducha… No hay partida ninguna para ello.

Bueno, menos mal que los proyectos Teaming que algunas empresas, cada vez más, están impulsando, permiten a diferentes asociaciones y particulares hacer frente a parte de los costes. En particular, mi familia y yo queremos agradecer públicamente a mis compañeros y compañeras y a la dirección de Laboratorios Cinfa por la ayuda que hemos recibido para hacer frente a una pequeña parte de la adaptación de la habitación de mi hija Anne. Muchas gracias.

etiquetas: cinfa, david erice

Últimas Noticias Multimedia